La verdadera historia de Joe Biden

Publicado por: maria.vargas el Mié, 20/01/2021 - 08:04
Share
Por: Robinson Castillo.
Robinson Castillo

Joe Biden ha tenido una vida de superación. Desde muy pequeño fue tartamudo, pero la voluntad reiterada lo llevó a convertirse en uno de los grandes oradores. Sabe perfectamente el significado de la palabra esfuerzo.

“La tartamudez no puede definir quién eres” afirma Biden cuando le tocan el asunto. El demócrata  transformó esta limitación verbal, en una particular solvencia de palabra. Es muy locuaz al hablar.

En la escuela fue humillado por ser tartamudo, sufrió todo el bullyng posible. Pero encontró en la poesía, que recitaba frente a un espejo, el método para ponerle fin a la adversidad.

Cuando Biden tenía apenas 10 años de edad, su padre se quedó sin trabajo. Y le tocó dedicarse a diversas actividades, como limpiar calderas y vender autos. La mamá de Joe Biden también influyó en su personalidad. Les aconsejaba desde niño que nadie es mejor que ustedes y ustedes no son mejores que nadie. Esto forjó la personalidad del presidente número 46 de EE.UU.

“Si no eres leal, no eres una persona digna” dijo Biden en una entrevista al periodista Evan Osnos. Eso convierte al mandatario de los EE.UU en un político en el que se puede confiar. Es la antítesis de la traición.

Estudió derecho en la Universidad de Siracusa en Nueva York. Se graduó en el puesto 76 de una promoción de 86 estudiantes. Durante su paso por las aulas le tocó repetir una materia. Luego trabajó como defensor público.

En 1972 apareció la política en la vida de Biden y desde entonces la política fue su vida. Apenas con 29 años de edad se lanzó al Senado, nadie creía en esa candidatura, que usó como slogan: “El entiende lo que sucede hoy”, para reforzar la aparente debilidad por su juventud. Y logró ganar el escaño

Pero después del triunfo electoral llegó la tragedia familiar. Un tráiler golpeó la camioneta que conducía su esposa Neilia junto a sus tres hijos. La esposa y la pequeña Naomi no sobrevivieron. Sus otros dos hijos Hunter y Beau sufrieron heridas de consideración. Biden pensó seriamente en el suicidio.

Logró sobreponerse al dolor, por el amor a sus dos hijos sobrevivientes. Años después volvió a casarse con quien hoy es la primera Dama de EE.UU Jill Jacobs, una maestra de literatura de Filadelfia.

En 1987 se lanzó por primera vez a la presidencia, pero fue una fugaz campaña de apenas 4 meses y apenas semanas después, otra vez se vio de frente con una calamidad: sufrió un aneurisma.

En 2007 intentó por segunda vez la campaña presidencial, pero también fracasó por no lograr una recaudación de recursos considerable. Después Barack Obama le ofrece ser su fórmula vicepresidencial, pero Biden le dice no, posteriormente reconsidera gracias a su esposa Jill. Hizo historia siendo el segundo, del primer presidente negro de los EE.UU.

Otro duro golpe familiar apareció en 2015. El hijo mayor de Biden falleció a causa de un cáncer cerebral. Esto motivó al hoy presidente de EE.UU a liderar proyectos sociales para ayudar a pacientes con esta enfermedad.

EE.UU tiene a su presidente más longevo, pero tal vez a uno de los políticos más leales de los últimos tiempos. Ese es un bien muy escaso en estos tiempos del engaño.