Liliana Bitar Castilla

Cordobesa. Senadora del Partido Conservador. Vicepresidenta de Comisión Tercera Senado. Economista, especialista en Gerencia. Más de 24 años trabajando en el sector público. Sus principales preocupaciones son el impulso del emprendimiento, así como el empoderamiento económico de la mujer.

Liliana Bitar Castilla

Menos retórica y más acción

La semana pasada recibimos con desilusión y preocupación los datos revelados por el DANE sobre el desempeño de la economía durante el 2023. De acuerdo con esta entidad, el PIB creció tan solo 0,6%, lo que evidencia un estancamiento de la economía y el riesgo latente de una eventual recesión. Dado este panorama, se requiere que hagamos una evaluación crítica de las políticas y prácticas actuales, pues es necesario replantear el rumbo antes que la realidad económica nos atropelle y no exista retórica capaz de consolarnos.

En primer lugar, la baja ejecución presupuestal del 2023 explica en parte el nivel bajo de crecimiento de este año. Muestra de ello, es el componente del PIB de administración pública y defensa que constituyó la tercera fuente positiva en el balance de 2023, aportando tan solo 0,5 puntos porcentuales a la variación anual. Una ejecución oportuna y eficaz del presupuesto es indispensable para la dinamización de la economía; alerta que habíamos lanzado desde la Comisión Tercera del Senado en el segundo semestre del año pasado. Pese a este llamado del Congreso y de otros sectores, el Gobierno sólo logró ejecutar el 87,3% de los recursos aprobados para esa vigencia y en inversión, apenas el 71,3%.

Por otra parte, desde la perspectiva del gasto, si bien es cierto que la política monetaria contractiva del Banco de la República ha tenido efectos en la reducción de la demanda interna y, por consiguiente, en la inflación, llama la atención la fuerte caída de la inversión, la cual explica en gran medida el bajo crecimiento económico de 2023. Según el DANE, la formación bruta de capital fijo cayó en todos los trimestres del año y cerró en 2023 con una variación negativa de 24,8%. Esto resulta alarmante, ya que este indicador se refiere a la inversión realizada en bienes de capital que se utilizan para la producción de otros bienes y servicios en el futuro. Por lo tanto, es un indicador clave que contribuye al crecimiento económico y al desarrollo a largo plazo del país.

En este sentido es importante que el Gobierno Nacional reevalúe sus políticas y sus prácticas. La retórica sin acción no nos va a llevar a nada, el discurso confuso, contradictorio y que afecta a sectores específicos sólo acrecienta los problemas que hoy enfrenta la ciudadanía y golpea aún más la ya maltratada economía nacional. No se entiende cómo se aumenta el gasto burocrático mientras los ingresos de la nación caen. El año pasado se dejaron de recaudar 11,2 billones de pesos, por lo que resulta ocioso y desconsiderado con la ciudadanía aumentar el gasto con las circunstancias actuales del país.

En este mismo sentido, el Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió, a través de su equipo técnico, sobre los riesgos latentes de recesión y un escenario muy complejo para la economía colombiana. Principalmente, menciona las presiones que generan las reformas que está impulsando el Gobierno (Salud, Laboral y Pensional) y la manera en que estas pueden generar desequilibrios en las finanzas públicas. Además, si no se tienen en cuenta las reformas dentro de los planes de gasto, podría llevar a un incumplimiento de la regla fiscal. Lo anterior, amenazaría nuestra calificación de riesgo, lo que a su vez aumenta los costos de endeudamiento y deteriora la inversión privada, llevando al país por una senda económica muy peligrosa.

De lo anterior, es evidente que la política fiscal del Gobierno debe tener en cuenta los resultados en términos económicos y buscar generar incentivos positivos que permitan al país superar el riesgo latente -y cada vez más cercano- de recesión. El camino a transitar no es el de crear más ministerios ni embajadas, sino el de ajustar el gasto y ejecutar responsablemente el presupuesto en aras de recuperar la ruta del crecimiento.  

Finalmente, es de suma importancia que el Gobierno Nacional comprenda que ya hace un año y medio tiene la responsabilidad de administrar el país y que esta tarea, que de por sí es compleja, se debe hacer con serenidad y sin apasionamientos, pues lo que está en juego es el patrimonio de la nación, es decir, el patrimonio de todos los colombianos.

Creado Por
Liliana Bitar Castilla
Más KienyKe
Petro recuerda 'La vorágine' y dice que Colombia sigue con el odio de hace cien años.
Así lo mencionó el presidente de Brasil en su intervención durante la inauguración en la Feria Internacional del Libro de Bogotá este miércoles.
En el aniversario de la muerte del nobel colombiano, ambos países rindieron homenajes a García Márquez.
Por segundo día consecutivo los taxistas se toman las calles de la capital colombiana para protestar.