Nicolás Otero Álvarez

Nicolás Otero Álvarez es abogado especialista en derecho contencioso-administrativo de la Universidad Externado. Se desempeña como asesor y litigante independiente en derecho administrativo, inmobiliario y urbanístico. Lector y fotógrafo aficionado.

Nicolás Otero Álvarez

Milei en el poder: un desafío para la política colombiana

Un nuevo 'salvador' político, ¿o una sierra para cortar la cordura? El reciente elogio de Javier Milei hacia Margaret Thatcher no sorprende, dada su postura como economista libertario. Sus propuestas vanguardistas, a la par de su estilo peculiar de cabello, incluyen recortes de gastos, privatizaciones y la dolarización de la economía argentina, país del que asumirá la presidencia el 10 de diciembre de 2023. Su objetivo: luchar contra el comunismo, el estatismo y el colectivismo.

Aunque los mercados no han reaccionado negativamente ante este outsider solitario y sin experiencia política, algunos inversionistas oportunistas han considerado su posible caos como darle dulces a un niño a cambio de dependencia económica. Afortunadamente, Milei carece de la gobernabilidad necesaria para ser el león que se autoproclama.

Su ascenso, junto con victorias como la de Geert Wilders en los Países Bajos, evoca triunfos pasados como los de Donald Trump o Jair Bolsonaro, pero también la sombra de figuras como Chávez y los Castro. Todos comparten un patrón: socavar la racionalidad del discurso mediante la manipulación del electorado. A días del balotaje, Milei ya daba por sentado que cualquier fracaso sería producto de un fraude electoral.

Su asociación con el expresentador de Fox News, Tucker Carlson, plantea interrogantes. ¿Qué podemos esperar de alguien vinculado a afirmaciones sobre la manipulación de las máquinas de votación en Estados Unidos a favor de Joe Biden? Mientras Europa debate la prohibición del Corán, en Estados Unidos se erigen muros y se permite el porte de armas, como si retrocediéramos a la Edad Media. No es descabellado pensar que, de ser europeo, Milei abrazaría una campaña antiinmigrante con el respaldo del Estado que tanto desprecia.

Los populistas de derecha encuentran más obstáculos en América Latina debido a la desigualdad que hace evidentes los problemas, llevando a la ciudadanía descontenta a las calles. La respuesta correcta ante la polarización y el abuso en redes es la estabilidad, pero los partidos tradicionales han minado la confianza de los electores, que votan por venganza. ¿Cómo se ve el mundo desde abajo, con apenas dos comidas diarias? La victoria surge del descontento argentino ante un Gobierno marcado por una inflación del 140 % y casi 20 millones de personas en la pobreza.

Javier Milei se presenta como defensor del libre albedrío, justo cuando la neurociencia concluye que este no existe. Afirma que la legitimidad de las decisiones proviene de la voluntad, sin reconocer que este fundamento es compartido por la religión cristiana. Al menos ha dejado de atacar al papa Francisco, un primer indicio de cordura en este personaje irascible que asumirá la jefatura de Estado en un país que ha pasado de Jorge Luis Borges al queísmo generalizado. Milei es un predicador de su propia ideología: «¡Aplaudan a la motosierra de la libertad, carajo!».

La nave de los locos, el Bosco (CC)
Créditos:
Creative Commons

Este representante indigno encarna una lectura acrítica de la economía que promueve el capitalismo salvaje del siglo XIX, causante de hambre, descontento y revoluciones. ¿Lleva Argentina hacia un estallido social? Eso dependerá del éxito que no auguro para su Gobierno. Ya ha advertido su intensificación en el control sobre protestas y manifestaciones, señalando cómo tratará a la oposición y a la prensa.

Por ahora, se verá forzado a negociar y, al estilo de Gustavo Petro, sus reformas serán inviables. Quizás logre metas modestas mediante acuerdos con actores políticos tradicionales. Cambiará nombres y fusionará ministerios para convertir el servicio público en algo más mercantil.

Poco a poco abandonará sus ideas y optará por eufemismos libertarios, ya que el minarquismo llevaría a los argentinos de regreso a una sociedad primitiva, a las cavernas. Se hablará de clientes en lugar de ciudadanos, de gerentes en vez de directores, de la cartera de Capital Humano en lugar de Trabajo. Eventualmente, se desgastará y delegará la gestión en manos de individuos más hábiles, como Mauricio Macri y Patricia Bullrich.

Ante el fracaso del Gobierno del Cambio, vislumbramos el surgimiento de nuevos líderes radicales también en Colombia. Las crisis generan nuevos problemas y darán cabida a que narcisistas desprevenidos como Abelardo de la Espriella y sus aliados se presenten como alternativas al Pacto Histórico.

Con la caída de la imagen de Gustavo Petro, la ciudadanía enfrentará dilemas éticos debido al fanatismo por lo políticamente correcto, debilitando la democracia. Para prevenir contingencias, debemos fortalecer los cimientos de la república: opinión informada, participación inclusiva y respeto por el ordenamiento jurídico.

Solo cuando estos pilares se ven amenazados, las teorías conspirativas, los autoproclamados salvadores de los desafortunados y la admiración por figuras criminales como el Joker encuentran eco. Esto plantea un desafío para el centro político en todo el mundo, ya que la crisis financiera de 2008, la crisis migratoria de 2015, el cambio climático, la pandemia y otros retos actuales requieren la sensatez y cordura de sus representantes.

No caigamos en la trampa del descontento popular que permite a individuos ignorantes tomar el poder. Es hora de alzar la voz en contra de la mentira y abogar por un centro fuerte, liderado por personas con carácter capaces de reconocer errores y escuchar a sus oponentes. ¿Estamos a la altura del desafío?

¡Escríbame y charlamos! nicolas@noasy.com.co o @NicoOterAlvarez en X

Creado Por
Nicolás Otero Álvarez
Más KienyKe
Desde Kienyke.com lamentamos el fallecimiento de los cuatro uniformados de la Policía Nacional.
La candidata obtuvo un total de 13 votos en la última reunión de los Magistrados de la Corte.
Cuatro uniformados perdieron la vida en los hechos que son materia de investigación.
El abogado Hollman Ibañez analiza para Kienyke.com esta situación que podría convertirse en una bomba de tiempo electoral.
Kien Opina