Moonlight: El camino hacia el mar azul

Publicado por: maria.vargas el Jue, 25/06/2020 - 14:27
Share
Por: Carlos Yaya.
Moonlight reseña pelicula

Este escrito contiene spoilers... 

El director-escritor Barry Jenkins, configura una impactante travesía visual sobre identidad en "Moonlight". 

Durante el primer tercio de la cinta, Chiron, un pequeño e introvertido niño negro, se enfrenta a la vida sin entender el comportamiento de su madre adicta y porqué es golpeado por sus compañeros del colegio. Recibe entonces el consuelo de Juan, un traficante de drogas, quien aconseja al silencioso niño a esperar al momento apropiado para entenderlo todo. 

Esta sección del filme provee un interesante estudio sobre cómo un pequeño puede ser clasificado y estigmatizado por actitudes de las cuales todavía no es consciente. Su madre sabe que camina extraño y sus compañeros de colegio le torturan por su aspecto, pero Chiron solo es dejado con la obligación de esconder algo de su personalidad que no está bien, aprendiendo que su sensibilidad es un crimen comparado con la violencia socialmente aceptada para un niño de su edad.

Asimismo, se nos expresa visualmente cuál es la imagen de masculinidad más idónea: cuando Juan es introducido en la historia, la presencia del actor Mahersala Ali domina la pantalla y las personas a su alrededor. Este hombre controla el barrio y es talentoso para sus negocios; no obstante, más adelante entendemos que, si bien Juan es un hombre sensible, su ambición implica dañar a las personas de su comunidad para poder obtener beneficios económicos a través de la venta de drogas. La escena más esencial de los contados pero poderosos minutos de la actuación ganadora del Óscar de Ali, confronta a Juan con sus contradicciones: preocuparse por Chiron como un hijo, incluso si reconoce que está lastimando al venderle heroína a su mamá.

reseña moonlight 1

En estos primeros minutos también se introduce un motivo muy importante: el color azul. Juan le cuenta sobre su infancia a Chiron y sobre cómo los negros se ven azules a la luz de la luna. Chiron le pregunta a Juan si, de hecho, él es azul; su figura paterna le responde que no: uno tiene la oportunidad de decidir quién es en la vida y que pronto llegará su hora de hacerlo. 

En el siguiente tercio del filme, Chiron, vive con miedo y parece igual de reprimido que en su infancia. Con la cabeza abajo, se enfrenta al matoneo de sus compañeros, la violencia de su madre y los sentimientos que su amigo Kevin despierta en él. Años atrás, Juan le había prometido el color azul como un paso 

inicial para encontrar su identidad, pero su madre y Kevin terminan portando este color mientras le hieren: su mamá le roba dinero para comprar drogas y Kevin, después de haberle demostrado afecto en un momento muy privado, termina golpeándole para justificar su hombría ante unos abusadores escolares. Este momento es aún más triste cuando notamos que Chiron portaba una camisa azul tanto en honor a Juan como a los minutos que pasó con Kevin. 

Chiron, sometido y degradado por tal abuso, se convierte en un hombre distinto en el tercer acto. Ya no es el mismo chico sensible; su miedo al rechazo y a ser herido por su sexualidad, configuran toda una nueva persona: un narcotraficante musculoso e imponente. Copiando el físico de Juan, pero no su honestidad y empatía, Chiron continúa perpetuando los ciclos de violencia de su comunidad: arriesga su vida siendo un criminal y su integridad personal solo para mantener una idea de fuerza y masculinidad. De repente, su nueva imagen corre el riesgo de quebrantarse cuando recibe la primera llamada de Kevin en décadas.

reseña moonlight 2

Jenkins no solo explora toda esta odisea a través de su inteligente narrativa, explora la vida de Chiron a través de motivos visuales. Los colores cambian en cada segmento de "Moonlight" representando la progresión del conflicto interno de su protagonista, alguien cada vez más introvertido por el efecto del miedo y las pocas posibilidades que le ha dado su entorno para aceptarse a sí mismo. Varios son los colores de su represión, pero el azul simboliza las oportunidades y la posibilidad de levantar la cabeza. La fotografía también hace lo posible para aferrarse a Chiron, encerrarle y poner más barreras a su personalidad, antes de enfrentarle a las posibilidades que el mar azul le presenta: un espacio de tranquilidad donde no existen fachadas, solo el estado más puro de su ser. 

La historia y el ritmo de la película presentan una interesante desviación del típico viaje del héroe. Si bien Chiron es un personaje pasivo y los saltos de tiempo no permiten abrazar al personaje convencionalmente, la narrativa de Jenkins no funciona como una historia en la que un protagonista triunfa con facilidad; “Moonlight” es una fantasía que atraviesa los recuerdos de una persona para que entienda cómo forjó su carácter, la masculinidad que expresa ante los demás y su verdadero espíritu. 

Carlos Yaya Twitter: @elcinematografo01

Facebook: https://www.facebook.com/ElCinematografo2016/

Instagram: elcinematografo96