Notas de “petrología” básica

3 Febrero 2023, 10:36 AM
Share
Creado Por
Ignacio Arizmendi Posada
"¿Ese Petro guerrillero, dispuesto a todo, es el mismo que nos gobierna gracias a que una parte de los ciudadanos le dio su voto en 2022? ¿Conserva intacto, o no, su bagaje ideológico totalitario?".

Muchos ciudadanos de dentro y fuera de Colombia se desconciertan e inquietan por las formas y las acciones del presidente Petro, como si no supieran o recordaran que quien ganó las elecciones en 2022 no fue una pera en dulce, sino alguien sobre cuyo perfil no queda mal recordar unas cuantas cosas, convencido de que tales ciudadanos podrían dejar de desconcertarse, aunque crezcan en inquietud. Por lo tanto, les serviría tener en cuenta notas de “petrología” básica como estas:

• El actual presidente colombiano se hizo guerrillero, en la década de los años 70, al formar parte del M-19, fuerza política armada, de inspiración marxista-leninista, con todo lo que ello implicaba.

• No ingresó de un día para otro o porque le pareciera muy atractiva la denominación, inspirada en el 19 de abril de 1970, fecha en la que, según los fundadores del M, el gobierno del presidente Carlos Lleras le robó las elecciones “al pueblo”, en cabeza del general Rojas Pinilla, para darle el triunfo al candidato del sistema, Misael Pastrana Borrero. No: Petro tomó las armas porque ya había sido mentalizado en la ideología citada, que propugna el uso de todas las formas de lucha que sean útiles para imponer y mantener “el gobierno del pueblo y por el pueblo” a cualquier precio, sin importar el tiempo y las circunstancias.

• Por lo tanto, hay que tener presente que el guerrillero Petro, alias “Aureliano”, tenía claro que el militar en esa fuerza le implicaba estar dispuesto a valerse de cualquier acción de lucha (asesinar, secuestrar, sabotear, infiltrar, incendiar, atentar, etc.) para neutralizar a quienes se opusieran al M-19 y al triunfo “del pueblo”. O sea, alguien listo a todo. Eso explica que ofreciera sus capacidades para imponer en Colombia un sistema similar al existente en Cuba (que lleva más de sesenta años, y sin aparecer aún el paraíso prometido: todo lo contrario), país que apoyó y albergó a no pocos miembros de la entonces recién fundada guerrilla comunista.

• Cabe preguntarse, entonces: ¿Ese Petro guerrillero, dispuesto a todo, es el mismo que nos gobierna gracias a que una parte de los ciudadanos le dio su voto en 2022? ¿Conserva intacto, o no, su bagaje ideológico totalitario? ¿O se hizo demócrata integral, amigo y respetuoso de las diferencias y libertades? ¿Se alejó de las convicciones doctrinales que orientan a organizaciones como las Farc, el Eln, el partido comunista y fuerzas afines, que buscan establecer un sistema de gobierno marxista, leninista, estalinista, maoísta, castrista, chavista… y petrista? 

• ¿Alguien lo sabe? ¿Alguna o algún periodista ha tenido el valor civil, el arrojo, la fuerza, “el-me-la-juego” de preguntarle sobre el particular? He leído o escuchado más de 500 preguntas de periodistas colombianos y extranjeros al Petro candidato y al Petro presidente, y ninguna –¡ninguna!– ha buscado concretar si el gobernante de ahora piensa igual al “Aureliano” de fusil y pistola de otros años.

• ¿Dejaría atrás el odio de clases como combustible para que “el pueblo” le marche? No parece. ¿Carece ya de la disposición a valerse de todas las formas de lucha para mantenerse y prolongarse en el poder? Lo dudo. ¿Se volvió creyente sólido de las libertades y pluralidades sociales, económicas, políticas, etc.? No lo sabe ni mirús. ¿Mandó al carajo todas esas consignas que le habrían servido en otros años para secuestrar, disparar, asaltar o detonar la carga a distancia? Me asalta la duda. Soy humano.

INFLEXIÓN. Si Publio Terencio Africano dejó consignado en su comedia “El enemigo de sí mismo”, año -165, el proverbio latino “Homo sum, humani nihil a me alienum puto” (“Hombre soy, nada de lo humano me es ajeno”), debo decir aquí que nada de lo de Petro me sorprende. ¡Y bien humano que es este hijo de Ciénaga de Oro!

*Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

KienyKe Stories