Jhon Jairo Armesto

Periodista independiente, relacionista pública y cronista de memoria histórica de Chapinero, localidades del norte de Bogotá y en general del patrimonio hispánico e indígena presentes en Colombia y América Latina. Estudiante Administración Pública Territorial de la ESAP.

Jhon Jairo Armesto

¡Un Momentino por favor!

En las correrías de esta columna por los restaurantes que han propiciado en Chapinero Alto una auténtica revolución y renacimiento de la industria gastronómica colombiana, llegamos a un gastro bar especializado en vinos propiedad de socios italianos, pero con el alma puesta en nuestro país, ofreciendo lo mejor de sus conocimientos, vidas y experiencias compuestos de un calor de hogar, calidez y calidad humana en cada uno de sus rincones. Momentino es la pausa necesaria ante el ruido para vivir tranquilo en Chapinero.

restaurante-chacinero
Créditos:
Fotos Jhon Armesto

Una noche de viernes fría y precedida de una tarde lluviosa en este clima indeciso y frío de la capital en esta segunda etapa del año. No obstante, al entrar y salir de Momentino, la calle 61 a la altura de la carrera 5 estaban llenas de automóviles estacionados por comensales que visitarían tanto a Momentino, como a los otros restaurantes de la zona que ha resucitado la movida gastronómica pospandémica no solamente del norte de Bogotá, sino del país en Chapinero Alto, entre ellos Mesa Franca, amigos, colegas y hermanos de Mr. Romano, de quienes hace algún tiempo se realizó una gran reseña que inicia esta serie de apoyo a este gran movimiento. 

Entro al restaurante, y ya había parejas y grupos de amigos departiendo al calor de alguna de las más de 150 referencias de vinos tanto de países del Cono Sur como Argentina, Chile y Uruguay que ya son familiares en nuestro mercado, como los provenientes de países tradicionales en el consumo vinícola como Francia, Italia y España, además de nuevos países como Austria, Alemania, Hungría y República Checa, que desde hace algunos años se hacen cada vez más frecuentes y asequibles para una cada vez más creciente, curiosa y culta clientela que quiere convertir al vino en un estilo de vida. 

“Precisamente ese es el objetivo, democratizar la cultura del vino. No hay nada más democrático que el vino. En Europa, se acompañan las comidas tradicionalmente con diferentes tipos de vinos, a precios muy asequibles. Ya se está empezando a acabar eso de que el vino es solamente para las clases altas y privilegiadas de la sociedad”, apunta Tommaso Campeone, empresario ítalo-británico y socio cofundador de Momentino con ocho años de vivir en Colombia, enamorado de su gran diversidad ecológica y de paisajes. Junto a otros dos amigos visionarios: Pablo Di Meglio, argentino de ascendencia italiana que declara haber llegado hace dos años, como muchos extranjeros, también por amor, pero a alguna de nuestras bellas e íntegras mujeres; y a Ignacio Roggero, argentino-italiano también deciden a finales de 2021 fundar una vinoteca que marcará la pauta en que el buen gusto debe ser asequible para todos. 

No obstante, para aquellos que aún no están familiarizados con el vino más allá de las ocasiones especiales, y quiere disfrutar dentro de lo normal, Momentino sigue siendo el lugar indicado, ya que se manejan cinco referencias de cervezas artesanales de Cundinamarca. Sí, en Momentino se apoyan los proveedores locales de insumos de excelente calidad, provenientes de los campos colombianos. Solamente por dar un ejemplo, las burratas -de las que hablaremos más adelante- y en general varias recetas que involucran queso, concretamente de la modalidad mozzarella, es de la joven empresa colombiana Dibufala, pioneros en el expendio de productos lácteos provenientes de ganado bufalino en el mercado nacional (llegando a escenarios importantes como Expo La Barra, Bogotá-Madrid Fusión, AgroExpo entre otros).  

Todo lo anterior, hace que la comida sea en cada plato, en cada entrada un perfecto matrimonio de originalidad entre los excelentes ingredientes, los mejores vinos y la calidez humana del equipo de trabajo que se encuentra allí. Hay recetas tradicionales familiares como las albóndigas con receta original italiana de la abuela de Pablo, servida sin espaguetis, contrario a lo convencional. Pero también hay platos con fusiones interesantes, como la ya mencionada burratta realizada con leche de búfala distribuida lógicamente por Dibufala, acompañada con una mermelada de pimientos, con tomates cherry, almendras y un pesto de receta casera preparado con albahaca; lo anterior es una mezcla sensacional de sabores entre el inicial dulce matizado por los tomates, la crocancia y sabor salado de las almendras hasta llegar a la frescura y cremosidad de la burratta. 

Previo a esta magistral degustación, nuestros anfitriones reciben a este servidor con una copa de vino tinto proveniente de la región de Aragón, en España, de la parte más cercana a los Pirineos (cordillera ubicada en la frontera entre España y Francia donde está enclavado el principado de Andorra), lo que hace que al provenir de partes de alta montaña, muy cerca de nieves perpetuas, hace que sus cepas tengan características únicas en cuanto a su color, aroma, sabor y fermentación. Posteriormente, unas deliciosas empanadas argentinas hechas de harina de trigo y rellenas de carne de lomo de res cortado a cuchillo, acompañado por el tradicional chimichurri que tradicionalmente acompaña los churrascos o otras piezas cárnicas del tradicional asado, adornado por un ajolí, salsa de ajonjolí mezclado con pimienta roja que matiza el sabor pero no es picante. Todo delicioso, ecléctico e increíble. 

Un lugar que todos los jueves tiene actividades y música en vivo, apoyando a los artistas y nuevos talentos locales. Y ese talento local, está presente en el personal de Momentino, en el esfuerzo, profesionalismo e historias de vida que nos conectan con lo que somos. Kelly, trabaja como mesera desde el inicio de Momentino a finales de 2021, proveniente de Sardinata, municipio de Norte de Santander ubicado en la región de Catatumbo que históricamente ha sido azotada hasta la actualidad por muy fuertes dinámicas de violencia, ausencia de Estado y falta de oportunidades, siendo una de las regiones agrícolas y minero-energéticas más prósperas del país. Gracias a su trabajo, puede estudiar, vivir en Bogotá y ayudar económicamente a su familia que aún vive en el territorio. 

Venir a Momentino, además de una experiencia única, es un lugar amigable y de precios justos, con platos entre los US$7 a los US$ 20, copas de vino entre los US$3 a los US$ 15 y botellas que van desde los US$ 15 a los US$ 100 la más costosa, teniendo en cuenta origen, tiempo añejamiento, cepa y variedad. Momentino está ubicado en la Calle 61 No. 5-30, Chapinero Alto. Reservas al teléfono-Whatsapp 315 239 8775 o al correo electrónico reservas@momentino.co. Horarios: Lunes y martes 4:00 p.m. a 10:00 p.m., miércoles 4:00 p.m. a 11:00 p.m., jueves a sábado de 4:00 p.m. a 12:00 am. Domingos no abre. 

¡Un Momentino por favor! ¡Salud por Chapinero Alto y por la industria colombiana!
Posdata: Este próximo 22 de julio, de 4:00 p.m. a 6:00 p.m., en Momentino se realizará una cata de vinos de La Rioja, acompañados de tapas interesantes para aquellos que quieren aprender y degustar más de la cultura del vino y la alta cocina. Costo: $119.000 por persona. Mayor información y reservas a los datos de contacto. 

Creado Por
Jhon Jairo Armesto
Más KienyKe
El Gobierno anunció una serie de medidas para mitigar el consumo excesivo de energía en los hogares.
El Consejo Nacional Electoral presenta nuevas pruebas sobre financiación prohibida y tope de costos de la campaña del hoy presidente.
El ministro de Hacienda, Ricardo Bonilla, participó en el llamado Colombia Investment Roadshow (CIR), un acto destinado a atraer nuevas inversiones.
La diseñadora colombiana deberá pagar 18 meses de cárcel tras declararse culpable de contrabando de artículos de cuero elaborados con pieles de animales exóticos.