El camino del desapego

Publicado por: david.palencia el Mié, 02/06/2021 - 08:36
Share
Creado Por
Armando Martí
Cuando logramos identificar y aceptar nuestro “ego enfermo”, nos damos cuenta que es el verdadero culpable tanto del sufrimiento personal como de las enfermedades físicas y mentales, las adicciones y las dependencias afectivas.
El camino del desapego
Créditos:
Iulia Mihailov

Cuando logramos identificar y aceptar nuestro “ego enfermo”, nos damos cuenta que es el verdadero culpable tanto del sufrimiento personal como de las enfermedades físicas y mentales, las adicciones y las dependencias afectivas.

Esta toma de conciencia habilita un cambio importante en nuestra calidad de vida, con el fin de despertar a un nuevo nivel espiritual por encima de los sentidos conocidos, activando la intuición y el lenguaje del corazón para experimentar y disfrutar en su justa medida el mundo material. 

Algunas de las motivaciones para el ejercicio del desapego son la paz interior, la conciliación, la serenidad, la armonía, la compasión y la amabilidad hacia nosotros mismos y hacia los demás, cuyo fruto es lograr alcanzar la salud integral.

La voz del Terapeuta y Escritor Armando Martí© para la sección Konciencia de KienyKe.com. Escúchalo, disfrútalo y compártelo:

Por eso, debemos poner nuestros planes y expectativas en manos de una inteligencia superior a nuestra soberbia, la cual actúa en el universo mucho más allá de la racionalidad de causa y efecto. 

Muchas veces, esta acción nos libera de la insoportable sensación de la ansiedad y de ciertos vacíos los cuales nos dominan y someten de forma continúa, impidiéndonos la felicidad. 

Al desapegarnos, dejamos de invertir nuestra energía emocional y mental alimentando sentimientos tóxicos de ira, celos, venganza, mentira y manipulación, utilizados para desafiar y demostrar que queremos estar por encima de los demás. 

Si pudiéramos renunciar a la inútil necesidad de tener siempre la razón, lograríamos dar un salto de fe y despertar hacia un nuevo y más sano amor hacia nosotros mismos, recobrando la llave para abrir la puerta hacia la libertad personal. 

Este amor se manifiesta más en dar que en recibir, pues en la medida que damos a los demás, en esa misma medida recibimos una renovada energía positiva que nos convierte en soluciones y no en problemas para la sociedad. El camino del desapego siempre será el indicado para descubrir la vida simple, donde radica la esencia de la verdadera felicidad.

Por: Armando Martí