La verdadera fuerza del amor

Publicado por: david.palencia el Jue, 13/05/2021 - 08:40
Share
Creado Por
Armando Martí
El amor maduro es un extenso proceso de cambio que se fortalece dentro del cambio. Es un mejoramiento continuo que nos conduce a dejar la ilusión de ser perfectos por la realidad de ser perfectibles.

La pasión es un elemento poderoso para sentirnos vitales. No desde el concepto occidental de poder, que se utiliza con el fin de controlar al otro, sino por medio del concepto oriental del camino del Tao.

Esta filosofía nos enseña a conocer, experimentar y trasformar nuestros instintos para conseguir fortalecer la mente y la voluntad, logrando la superación de los deseos inútiles que son las causa de muchos de los sufrimientos humanos. También, este camino medio nos da la opción de elegir permanecer juntos en pareja sin forzar la naturaleza del amor.

La voz del Terapeuta y Escritor Armando Martí© para la sección Konciencia de KienyKe.com. Escúchalo, disfrútalo y compártelo:

Conectarse integralmente al amor en pareja, implica la aceptación tanto del uno como del otro, experimentando y gozando del sexo, la recreación del erotismo junto con el complemento emocional positivo y negativo para construir un proyecto inteligente de vida juntos.

Sexo y amor son la eterna pregunta con respuestas similares desde todos los ángulos religiosos, románticos o científicos. En esencia, son la cara de una sola moneda: unificación y no división. Al intentar apartarlas, aparece la reprensión que abre las puertas a múltiples patologías mentales. 

Desde nuestro inconsciente y para sobrevivir, pretendemos dividirnos de todas las cosas, sin entender antes, que es imposible separarnos de nosotros mismos.

Cuando menos lo pienses, donde menos lo esperes, con quien nunca imaginaste que sucedería, en cualquier ambiente y a cualquier día, el amor se nos revela con la certeza inesperada de que nos hemos enamorado.

El amor emerge desde la profundidad del alma, transformando las emociones de formas inimaginables. Y, allí donde antes había dudas, surge una nueva claridad que nos invita a rendirnos para gozar del derecho de amar y ser amado.

  El amor maduro es un extenso proceso de cambio que se fortalece dentro del cambio. Es un mejoramiento continuo que nos conduce a dejar la ilusión de ser perfectos por la realidad de ser perfectibles. De esta forma, construimos una relación con nosotros mismos, ya que amar es vincularse y el relacionarse le da sentido a la existencia. 

Amar no es condicionar. La libertad y la confianza son los elementos claves para conservar la pareja. Los amantes del amor no ocultan sus debilidades y falencias, pues saben que, desde esa verdad y esa sinceridad siempre podrán renacer juntos. 

Por: Armando Martí