Alan Jara investigado por corrupción

9 de marzo del 2018

El exgobernador completa tres investigaciones en su contra.

Alan Jara

La Fiscalía General de la Nación aseguró que Alan Jara recibió dineros provenientes de contratos para el sistema de salud en el Meta. El ente investigador encontró cheques y comprobantes de pago girados a nombre de funcionarios de la región.

Todo empezó en 2015, con un contrato por 24 mil millones de pesos destinados a la compra de equipos para abastecer hospitales a cargo de la Empresa Social del Estado en el Meta (ESE). Pero, en la implementación, se terminó pagando 13 mil millones de pesos más que en el contrato inicial. Según la Fiscalía, ese monto adicional fue usado para el pago de sobornos.

Las personas vinculadas en los pagos son, aparte del exgobernador del Meta Alan Jara, Wilmar Barbosa actual alcalde de Villavicencio, Jacobo Matus secretario privado del alcalde Barbosa y Jaime Rodríguez candidato a la Cámara de Representantes. Ellos aparecen en los cheques por los cuales se desviaron los fondos destinados por la ESE.

Según pudo establecer la Fiscalía, se realizaron giros a una cuenta en Estados Unidos por cerca de 1.600 millones de pesos. Los otros 2.000 millones que recibió el exgobernador, fueron entregados por terceros que el ente investigador ya tiene identificados.

Aunque en ese momento Alan Jara no había sido elegido Gobernador, sí ocupaba el cargo de presidente de la Junta Directiva de Meta Solución Salud. Los dineros que el exgobernador recibió fueron, al parecer, hechos por el contratista Global Environment and Healt Solution LCC.

Otras de las investigaciones que afronta Jara son el detrimento municipal que ha causado el proyecto Llanopetrol. Por este caso la Procuraduría ya formuló cargos al exgobernador, porque expidió más de 11.000 millones de pesos para la refinería que no están justificados y no le correspondían a la Gobernación.

El ente de control también lo investiga por irregularidades durante su administración del Fondo Ganadero del Meta por la presunta omisión de preservar los intereses del departamento y la posible extralimitación en sus funciones.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO