Así se vivió la ‘Gran Toma de Caracas’

Así se vivió la ‘Gran Toma de Caracas’

1 de septiembre del 2016

Una multitudinaria marcha se llevó a cabo este jueves en Venezuela. A la llamada Toma de Caracas convocada por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) asistieron decenas de miles de manifestantes que llenaron las calles de la capital del país en un acto sin precedentes por la cantidad de personas apoyando la creación de un referendo que revoque el mandato de Nicolás Maduro.

Lea también: Del miedo de morir en la guerra a morir de hambre en Venezuela

Las horas previas a la marcha fueron marcadas por una serie de declaraciones del presidente Maduro que tensionaron aún más un ambiente político polarizado y agresivo. El mandatario solicitó a la Sala Constitucional “levantar la inmunidad a todos los cargos públicos, empezando por la inmunidad parlamentaria en Venezuela, si fuese necesario, para defender la paz, para combatir el golpismo y la violencia política”.

Además: “Hoy se demostrará el deseo de cambio de la gente”: Capriles

De esta forma amenazó con quitar a los principales líderes opositores su inmunidad, lo que causó especulaciones con respecto a su posible intención de meter presos a los parlamentarios de la MUD. De paso acusó a Henrique Capriles, Leopoldo López y Lilian Tintori de estar detrás de un plan golpista.

Pese a esto, a las 10 de la mañana, hora local, inició la gran Toma de Caracas. Poco a poco las calles se llenaron de cientos de personas que a los pocos minutos ya eran decenas de miles. Vestidos de blanco, las caras pintadas y con grandes pancartas, los venezolanos protestaron en contra del gobierno y la profunda escasez de productos.

Alt Noticia Toma de caracas venezuela-C2

“Libertad, libertad, libertad”, era uno de los cantos que se escuchaban en las avenidas repletas. “Va a caer, va a caer. Este gobierno va a caer”, coreaban las voces que retumbaban acompañados de pitos y vuvuzelas.

Los principales líderes opositores se ubicaron en diferentes puntos de la marcha que atravesó la avenida Francisco de Miranda, la más importante de Caracas. Acompañados de sus fieles seguidores y portando camisetas con la palabra ‘PAZ’ hablaron ante una la multitud.

“Estoy emocionada porque el pueblo despertó”, dijo Lilian Tintori, esposa de Leopoldo López, quien se encuentra preso desde el 17 de febrero del 2014. “Hemos tomado la decisión del cambio en paz. Nuestro mensaje a todos los venezolanos es que bajo el método de la no violencia lo vamos a lograr. Somos la mayoría”, agregó.

De paso aprovechó para pedir la libertad de su esposo y hacer un llamado a que las manifestaciones se desarrollaran en paz, sin ningún tipo de confrontación con la fuerza pública.

Por su parte Henrique Capriles denunció que en lugares donde se marchaba había barricadas para impedir su paso: “Tenemos unidades que han tenido que sortear obstáculos y eso hay que condenarlo. El responsable de trancar toda Venezuela el día de hoy es Nicolás Maduro”.

También cuestionó las declaraciones de Maduro acerca de su solicitud de quitar la inmunidad a los parlamentarios: “No lo puede hacer (…) si Maduro se leyera un poquito la Constitución que él mismo firmó, de repente no dijera esas barbaridades”. De paso aprovechó para convocar a una nueva marcha el próximo 9 de septiembre.

La Toma de Caracas fue mundial

La otra gran opositora que dijo presente fue María Corina Machado. Junto a un gran grupo de venezolanos intentó ingresar a Caracas. Valiente, se puso cara a cara a los uniformados, fuertemente armados, que trataron a toda costa de impedir su ingreso.

Pese a esto, continuó liderando las manifestaciones, las cuales tuvieron réplicas en todo el país. Las principales ciudades venezolanas también fueron testigos de marchas y protestas.

Time Square, en Nueva York, también recibió una oleada de venezolanos apoyando la Toma de Caracas. Otras partes del mundo como París también fueron testigas del inconformismo de los opositores.

Sin embargo, los chavistas también realizaron movilizaciones con el fin de opacar a los contradictores de Maduro. Pese a esto, la convocatoria no fue tan masiva, y apenas si fue registrada por medios locales e internacionales.

«Estamos ante un inminente golpe de Estado. La tarea nuestra es derrotar el golpe de Estado para poder conquistar la paz y garantizar la continuidad de nuestro trabajo en función de la Revolución Bolivariana», ha dicho Aristóbulo Istúriz, vicepresidente de la República.

A pesar de los llamados a la paz, el medio La Nación aseguró que hubo unos pequeños focos en los que hubo disturbios entre los asistentes a la marcha y la fuerza pública.

El propósito de la Toma de Caracas era presionar al Consejo Nacional Electoral para que realice el referendo revocatorio al mandato de Nicolás Maduro, y forzarlos a cumplir los plazos . De no convocarse antes del 10 de enero del próximo año, de ser vencidos los chavistas, no se llamará a elecciones y será el vicepresidente quien tomará el poder.