Canchas sintéticas: un cambio social para Bogotá

Canchas sintéticas: un cambio social para Bogotá

11 de agosto del 2017

Cada vez que llueve la cancha de fútbol del barrio Bilbao, en la localidad de Suba, se llena de charcos y barriales, hecho que hace imposible que los niños puedan jugar. Esta es la situación que se vive en muchos parques de la ciudad, en los que las canchas están en mal estado. De hecho, miles de personas ni siquiera cuentan con un lugar cerca y adecuado en el cual puedan disfrutar de este popular deporte.

Esto cambiará en poco tiempo con las más de 100 canchas sintéticas que la administración de Enrique Peñalosa a través del Instituto Distrital de Recreación y Deporte (IDRD) construirán en la capital, para que grandes y chicos puedan jugar fútbol de manera gratuita y con las mejores condiciones.

Juan José Martínez, habitante de este barrio, ve con esperanza cómo su barrio y la vida de sus vecinos cambiarán, porque antes de que este proyecto se hiciera realidad “este lugar era un caos. Los niños son felices al jugar fútbol, pero lo hacían en malas condiciones. Si hace sol es un tierrero terrible, pero si llueve, entonces se vuelve en un campo lleno de charcos. Queremos que los ‘pelados’ tengan un lugar decente para jugar y distraerse”.

Canchas I

Con esta iniciativa se busca construir canchas sintéticas e iluminadas en todas las localidades de la ciudad. Cada una de ellas contará con una certificación de la FIFA tanto por el tapete físico como por la construcción.

En diálogo con KienyKe.com, Orlando Molano, director del IDRD, aseguró que este proyecto busca mucho más que solo la construcción de estas canchas: “Queremos devolverles a los bogotanos espacios de participación comunitaria, donde puedan recrearse de una manera segura. Sabemos que un niño en el deporte es un niño que le ganamos a la droga y la delincuencia. El deporte tiene la particularidad que exalta valores como la colaboración, el trabajo en equipo, disciplina y mucho más. Espacios como estos ayudan a que sea posible”.

En total habrá una inversión de 90.000 millones de pesos para la construcción de 100 canchas, de las cuales ya fueron entregadas siete entre 2016 y 2017, 16 están en construcción y otras 22 ya fueron contratadas. Este año se esperan entregar 40 canchas.

info-canchas

“Las canchas serán manejadas por el IDRD y no por privados. Tendrán prioridad los colegios públicos, después la comunidad y los deportistas, quienes accederán de manera gratuita. Luego vienen las escuelas de fútbol, que al lucrarse de esta actividad deberán realizar un pago por su utilización”, aseguró Molano.

El mantenimiento de estas canchas sintéticas, a diferencia de aquellas de grama natural, es más económico al ahorrarse el riego y el constante desgaste que estas presentan. Un tapete de caucho tiene un uso promedio de cinco años.

“Una cancha de fútbol 11 beneficia a 22 niños por uso. Si al día se realizan 10 partidos, son 220 personas que la utilizaron. Al año serían cerca de 79.000 usos solo en una cancha. Con todas las canchas son más de un millón de personas que podrán realizar esta actividad y beneficiarse de este proyecto”, comentó el director del IDRD.

Otro de los puntos que la administración busca alcanzar con este proyecto es el de llegar a lugares con altos índices de inseguridad, donde hay colegios cerca, pero hay canchas en mal estado para ser reemplazadas. Para esto se realiza un trabajo en conjunto con la Secretaría de Seguridad, Secretaría de Educación y alcaldías locales en busca de beneficiar a las comunidades en estado de vulnerabilidad.

Al respecto, Molano envió una invitación a los bogotanos para que participen y vuelvan a salir al parque con su familia. “Muchos de ellos estaban abandonados y llenos de vendedores y consumidores de droga. Con esto lo que buscamos es hacer que el parque vuelva a ser un espacio de convivencia y participación ciudadana”, apuntó.

La comunidad de barrios como El Olaya, Salitre o Bosa Los Naranjos ya disfrutan de estas canchas construidas, mientras que en El Carmelo, El Recreo y La Igualdad la construcción ya está avanzada y se espera que en los próximos meses puedan entrar en funcionamiento.