Demanda por demora en revisión de cigarrillos electrónicos

Demanda por demora en revisión de cigarrillos electrónicos

28 de marzo del 2018

Una demanda colectiva, conformada de varios grupos que se oponen a la venta y consumo del tabaco en Estados Unidos, presentaron contra la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), ante un tribunal federal, por la demora que ha surgido en la presentación de un estudio de los cigarrillos electrónicos.

La demora en los estudios obedece a una decisión del gobierno de Donald Trump. 

Según los detalles de la demanda, la FDA no ha cumplido con los requisitos porque permitió extender el plazo para que los fabricantes de cigarrillos electrónicos sean obligados a una revisión de sus productos. Mientras tanto, se siguen vendiendo y consumiendo sin saber siquiera el riesgo potencial real que pueden tener en la salud.

Los grupos antitabaco señalan que el peligro sobre todo es para los niños: “La FDA no justificó debidamente el haber rasgado el marco estatutario”, según la demanda presentada por la Asociación Estadounidense de Cardiología, la Academia Estadounidense de Pediatría, la Campaña por Niños libres de Tabaco y otros. 

La FDA, por su parte, no ha dado ningún comentario.

Los cigarrillos electrónicos son artefactos emisores de vapor que se han convertido en una industria de 4 mil millones de dólares en Estados Unidos, aun cuando no hay casi ningún estudio o investigación sobre los efectos o consecuencias que pueden causar a largo plazo. Además, siempre los han promovido como que ayudan a dejar de fumar a los fumadores de tabaco tradicional pero esto tampoco ha podido ser comprobado.

Lo popular que son entre los menores y los jóvenes, preocupa a estos grupos por el  impacto potencial que pueden tener en las estadísticas de tabaquismo adulto en el futuro.

Un informe realizado por órdenes del gobierno en enero comprobó que hay “pruebas sólidas” de que “los jóvenes que fuman cigarrillos electrónicos tienen mayores probabilidades de probar los convencionales. Alrededor del 10% de estudiantes de secundaria utilizan los electrónicos, según las cifras federales más recientes”.