Durante dos horas agonizó ejecutado en EE UU

Durante dos horas agonizó ejecutado en EE UU

24 de julio del 2014

Durante 90 minutos, Joseph Wood resopló desesperadamente para poder respirar, antes de morir. La ejecución se ha considerado un fracaso y enfrenta serias críticas. Las autoridades carcelarias del Estado no tardaron en salir a defenderse diciendo que el acusado no sufrió, pues antes de la inyección letal se le aplicó un sedante que lo dejó totalmente inconsciente. Agregaron que, fuera de los ronquidos, al acusado no demostró otras señales como gestos o exclamaciones. El Gobernador del Estado, Jan Brewer, llegó incluso a decir que lo que sufrió Wood no es comparable al “horripilante y vicioso sufrimiento que causó a sus dos víctimas y el dolor de por vida que dejó a sus familias”. Wood fue hallado culpable del asesinato de su novia y su suegro en 1989.

Previo a la ejecución hubo todo un debate sobre las drogas que serían empleadas para la ejecución. Un producto recientemente aceptado por varios estados dejó serias dudas sobre su eficiencia tras ser utilizado. El mismo condenado denunció que sería objeto de un experimento.

La traumática ejecución de Joseph Wood en Arizona ha dado nuevos argumentos a los opositores de la pena capital en Estados Unidos.  El abogado de Wood denunció que a su cliente le fue violado el derecho que le concede el artículo 8° de la Constitución estatal, el cual dice garantizarle el derecho a una ejecución que no sea cruel o inusual.