El mal de la piratería y el subreporte en Colombia

31 de agosto del 2018

A lo largo de los años la ilegalidad ha representado un atraso significativo en las diferentes industrias colombianas. Una de ellas, y probablemente la más afectada, es la de la televisión que abarca temas de información y entretenimiento. Es por eso que en el marco de Andicom, el congreso referente en tecnologías de la información […]

El mal de la piratería y el subreporte en Colombia

A lo largo de los años la ilegalidad ha representado un atraso significativo en las diferentes industrias colombianas. Una de ellas, y probablemente la más afectada, es la de la televisión que abarca temas de información y entretenimiento.

Es por eso que en el marco de Andicom, el congreso referente en tecnologías de la información y comunicación TIC en la región, celebrado en la ciudad de Cartagena, la directora de la Autoridad Nacional de Televisión, Ángela María Mora, hizo énfasis en dos situaciones que se están presentando: la piratería y el subreporte.

El primer fenómeno describe cómo un particular o empresa se pone en disposición de prestar un servicio de televisión sin contar con el permiso, o licencia, de contrato de concesión que otorga la ANTV. Es decir sin ningún tipo de legitimidad para prestar el servicio.

Respecto al subreporte, se trata de una situación en la que un operador de televisión cerrada, por suscripción o comunitaria, no reporta la totalidad de usuarios que poseen.

Al no hacer el respectivo informe de usuarios, e incluso ingresos, el estado o la DIAN, junto con la Autoridad, pierden ingresos por la falta de este insumo teniendo en cuenta que el sector vive de ese capital que se derivan de esta actividad.

Mora expresó que se va a trabajar con las autoridades que sufren de estas malas prácticas de subreporte y piratería. “Estamos en compañía con la DIAN, la SIC y la Fiscalía debido a que somos aliados porque la ANTV, además de realizar denuncias y decomisos administrativos, no podemos hacer democisos judiciales. Por eso la idea es combinar intereses para erradicar este mal”, explicó.

Por otro lado, los comportamientos que constituyen la prestación ilegal de un servicio televisivo se ven en la lupa cuando se contrata con una empresa de cable, y con el receptor que estas brindan, o el famoso ZBox, la persona o entidad empieza a distribuir la señal entre usuarios.

Es aquí donde las autoridades regulan que se esté pagando por el uso del servicio y no por su reproducción. En este punto se vuelve una cabecera, en términos técnicos, de un servicio particular del que solo se está autorizado de usar y no replicar para entrar a ser vista como una actividad pirata y clandestina.

En temas de subreporte, se explica cuándo las autoridades exigen conocer el número total y real de beneficiados por el servicio. “Algunos dicen que tiene 500 usuarios cuando en realidad tienen 5.000 y solo factura sobre los 500 y no por los 5.000 que generan impuestos de IVA sumada a la contraprestación que se le debe pagar a la ANTV.

En Colombia, hasta la fecha, el departamento del Cauca y Santander han sido los que más piratería han presentado.

Estas malas conductas generan sanciones y declaran incumplimientos contractuales con repercusiones monetarias para los subreportes. Los temas de piratería y clandestindiad le corresponde a la Fiscalía.

Las medidas

Gracias al trabajo conjunto, en el momento en el que la ANTV tiene información verificada o sospechas de dichos comportamientos, envía el respectivo informe a la SIC y a la Fiscalía para que hagan los allanamientos y retiren las cabeceras.

Las normas que permiten combatir esta enfermedad, como las acciones efectivas de denuncias se están realizando y marchan a la perfección.

La ANTV, como entidad, pide a los alcaldes y personeros soporte con el fin de controlar la piratería debido a que son ellos los primeros, al menos en municipios pequeños, en enterarse.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO