Hillary Clinton se quedó con la nominación demócrata

Hillary Clinton se quedó con la nominación demócrata

8 de junio del 2016

La estadounidense cantó victoria en la carrera a la candidatura presidencial de su país por el Partido Demócrata. Así lo hizo este martes luego de darse a conocer los resultados en los estados de Nueva Jersey, Nuevo México, Dakota del Sur, Montana, California y Dakota del Norte, en los que llegó al mágico número de 2293 delegados, derrotando de esta forma a Bernie Sanders.

Este es un hecho histórico, pues sería la primera vez que una mujer cuenta con buenas posibilidades de quedarse con un lugar en la Casa Blanca, luego de haber fracasado en 2008, al ser derrotada por el actual Presidente, Barack Obama.

“Gracias a vosotros hemos logrado que en la historia de nuestra nación una mujer sea nominada por uno de los grandes partidos”, dijo Hillary durante un discurso.

Además esto significaría que los estadounidenses deberán elegir en noviembre entre la que sería la primera mujer presidente y Donal Trump, una celebridad y magnate de los bienes raíces.

Pero Clinton no es la primera mujer candidata al que es considerado el puesto electoral más importante del mundo. Victoria Woodhull fue candidata en 1972 por el Partido por la Igualdad de Derechos, y posteriormente en 1884 y 1888 lo hizo Belva Ann Lockwood.

Sin embargo Hillary Clinton es la primera mujer en lograr llegar a la máxima instancia en las elecciones presidenciales representando a uno de los dos partidos políticos más importantes del país.

Pero Clinton, a pesar de ganar en las primarias demócratas, no logra convencer a la totalidad de los miembros de su partido. Incluso muchos de los votantes han declarado a medios locales su intención de no votar por Hillary sino por Sanders, llegado el caso que consiga una candidatura independiente, de no ser así, votarán por el Partido Verde.

De esta manera los principales candidatos a sentarse en la Oficina Oval son los que generan, según algunos expertos, más desconfianza que confianza. Por un lado está Trump, que mediante sus polémicas declaraciones e inexperiencia en la política nacional es visto como un candato peligroso, mientras que Hillary Clinton lleva a cuestas la imagen de su esposo, que representa la política tradicional y es acusada de muchas de las malas desciciones de política exterior mientras fue Secretaria de Estado en el gobierno de Obama.