Policía cierra oficina de Uber en Medellín

Foto: @JonyChalarca

Policía cierra oficina de Uber en Medellín

18 de abril del 2017

De acuerdo con información suministrada por la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá a kienyke.com, en la mañana de este martes fue cerrada una oficina de Uber, ubicada en el centro comercial Vizcaya, en el sector de El Poblado.

La diligencia se dio, según las autoridades, “por una denuncia ciudadana anónima”. 

El cierre, explicaron las autoridades, se dio porque la oficina de Uber no contaba con la documentación requerida, según la razón social del establecimiento, que especifica el artículo 87 del Código Nacional de Policía.

En este caso, el responsable de la oficina del aplicativo no contaba con el registro en Cámara de Comercio ni el certificado de uso del suelo. 

De acuerdo con la Policía, la diligencia terminó a las 11:50 a.m. y el cierre fue fijado por ocho días.

El procedimiento a seguir, por parte de los encargados de Uber, será presentar la documentación requerida en los próximos tres días hábiles ante el inspector de Policia del barrio El Poblado, para que este determine si pueden reabrir su centro de trabajo.

Segundo cierre en el país

En Bogotá, el pasado 12 de abril, también fue cerrada una oficina del aplicativo en el centro comercial San Rafael de la localidad de Suba.

La razón fue la misma, violación del artículo 87 del Código Nacional de Policía. Pero las autoridades de la capital del país destacaron que dicho establecimiento no cumplía con el numeral 3 de la norma, que indica que, antes de entrar en funcionamiento, debían comunicar la apertura “al comandante de estación o subestación de Policía del lugar donde funciona el mismo, por el medio más expedito o idóneo, que para tal efecto establezca la Policía Nacional”.

En un comunidado, Uber manifestó  que “el nuevo Código de Policía, en su artículo 87 numeral 3, es muy claro en que el requisito de comunicar la apertura de un nuevo establecimiento no es aplicable en este caso, ya que este centro de atención opera desde el 19 de julio de 2016, incluso antes de la expedición del Código”.

Frente a este nuevo hecho, los voceros de la empresa en Colombia, manifestaron que el sellamiento al centro de atención a socios conductores en Medellín “es un acto inaceptable que perjudica a miles de ciudadanos locales que han encontrado en Uber una alternativa de ingresos flexibles”.

Además explicaron que aunque es una medida temporal, que generó un comparendo educativo sin multa, “fue un procedimiento irregular basado en un artículo del nuevo Código de Policía, cuya aplicación a este tipo de establecimientos cuestionamos”.

Por esa razón, añadieron los voceros, “dadas las fallas de procedimiento y la violación de las normas cometidas por los agentes, iniciaremos las acciones legales correspondientes para evitar futuros abusos. Mientras tanto seguiremos operando con normalidad en todo el país asegurando la libertad de elección para los colombianos.”

Paro de taxistas

Por la falta de decisiones del Gobierno Nacional sobre el funcionamiento de la plataforma en el país, el gremio de los taxistas anunció para el proximo 10 de mayo un paro nacional.

En Medellín, de hecho, el cierre de la oficina de Uber coincidió con una marcha que convocaron los conductores de este servicio de transporte para exigir soluciones y garantías para ejercer su labor.

Según los organizadores de la protesta, a la que asistieron unos 50 conductores, la petición a las autoridades es que cierren el servicio de Uber porque desarrollan su trabajo ilegalmente.