Procuraduría pide medidas en Relleno Doña Juana

30 de enero del 2019

El ente de control pide vigilancia al proceso de ampliación.

Procuraduría pide medidas en Relleno Doña Juana

Luego del anuncio del alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, para ampliar la operación del relleno sanitario por 37 años más, la Procuraduría le solicitó a la alcaldía tramitar los respectivos permisos ambientales y el estricto seguimiento y control por parte de la autoridad ambiental.

El ente de control, además, advirtió la necesidad de garantizar la continuidad y la eficiencia en la prestación del servicio público de aseo en su componente de disposición final, sin generar un impacto a los usuarios y a las comunidades que viven cerca al relleno.

Así mismo, la Procuraduría General de la Nación advirtió a la Alcaldía de Bogotá, a la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios y a la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) sobre la deficiente operación del Relleno Sanitario Doña Juana que puede generar impactos sanitarios y ambientales en la ciudad.

“La disposición de residuos por fuera del área licenciada y la proyección de alcanzar la cota de disposición autorizada en 4 años, requiere con carácter urgente el despliegue de planes de acción, procesos sancionatorios y medidas definitivas para afrontar estas problemáticas”, asegura la Procuraduría.

De igual manera, el ministerio público, instó a agilizar los procesos sancionatorios que por los posibles impactos al medio ambiente y a las comunidades, así como por las deficiencias en la operación del relleno que deriven en una ineficiente prestación del servicio público.

El ministerio público recordó la existencia de carencias en el sistema de tratamiento de lixiviados y en la recolección y evacuación de gases, deficiencias derivadas de la construcción y operación del relleno que han generado inestabilidad de la masa de residuos y su derrumbe en dos ocasiones.

“Las mencionadas problemáticas potencializan los impactos ambientales estimados para el proyecto, con incumplimientos de las normas sobre emisiones atmosféricas, calidad del aire y olores ofensivos, emitiendo sin el adecuado control, gases de efecto invernadero (causantes del calentamiento global). Así mismo, el vertimiento de los lixiviados sin el apropiado tratamiento, altera las propiedades fisicoquímicas del cuerpo de agua receptor (río Tunjuelo), del cual cabe mencionar es uno de los principales afluentes del río Bogotá”, concluye.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO