Suiza pinchó la ‘Rueda’ de Ecuador sobre la hora

Suiza pinchó la ‘Rueda’ de Ecuador sobre la hora

15 de junio del 2014

Suiza y Ecuador sabían que la de hoy era una final anticipada. En Brasilia, europeos y suramericanos se vieron las caras conociendo que este sería un enfrentamiento directo por un lugar en los octavos de final y aquel que se quedara con la victoria tendría más aspiraciones.

La paridad entre ambos fue notoria desde el primer minuto. Desde el pitazo inicial ninguno pudo imponer sus condiciones. Las opciones claras de gol se ausentaron, la disciplina defensiva de ambos imposibilitó la generación de peligro en cada uno de los arcos.

Sin embargo, una pelota parada, destrabó el partido. Un tiro libre de costado a favor de Ecuador encontró la cabeza de Enner Valencia quien cabeceando al piso aprovechó la poca reacción del arquero Benaglio y abrió el marcador al minuto 22. Con la apertura del marcador el rumbo del partido tomó otra dirección.

Los helvéticos reaccionaron y se hicieron a la posesión del balón y la velocidad de sus laterales para empatar pero no fue hasta el inicio del segundo tiempo que este llegó. Ecuador supo defenderse cuando la pelota estuvo en movimiento pero Suiza le dio una cucharada de la medicina que le propinaron los suramericanos.

Un gol de camerino igualó el partido. Cuando el reloj marcaba 47 minutos, un tiro de esquina fue la solución a la incapacidad suiza por no encontrar el gol. Ricardo Rodríguez centró como con la mano a la cabeza de Mehmedi que cabeceó cómodo e infló la red del arco defendido por Alexander Domínguez.

Por el espectáculo, a buena hora llegó el empate. La necesidad de victoria en ambos oncenos hizo que arriesgaran para lograrla. Más allá de eso, ninguno encontró la precisión para ser asertivo en los metros finales pero cuando todo parecía estar definido llegó el golpe contundente de los europeos. Un contraataque ejecutado con la precisión de un reloj suizo, le dio la victoria a los helvéticos gracias a la anotación de Haris Seferovic al minuto 93.

Ecuador se quedó con las manos vacías. Perdonó a su rival en la jugada anterior al gol fatal y lo pagó caro. Por su parte, Suiza se quedó con un botín que pareció escapársele pero recuperó cuando menos pensaba. La fortuna le dio un minuto más en su reloj y lo aprovechó de la mejor manera.

Por: Sergio Jácome

En Twitter: @Sergio_Jacome