Trump defiende su derecho a compartir información con Rusia

Fot:Shutterstock

Trump defiende su derecho a compartir información con Rusia

16 de Mayo del 2017

Este martes, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, defendió su derecho a compartir información con Rusia, luego de que el debate público se concentrara en las acusaciones de que compartió información clasificada con diplomáticos rusos en su reunión del pasado miércoles.

A través de una serie de tuits, Trump aseguró que :

“Como presidente quise compartir con Rusia (en un evento abierto de la Casa Blanca), lo que es mi derecho absoluto, hechos pertinentes sobre terrorismo y seguridad en los vuelos. Razones humanitarias, también quiero que Rusia aumente su lucha contra el IS y el terrorismo”.

De esta forma, el presidente parece defender y admitir que compartió información con el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergéi Lavrov, luego de que la Casa Blanca hubiese negado reiteradamente las acusaciones promovidas por un artículo de The Washington Post. 

Hace 12 horas, el diario estadounidense publicó un artículo, citando fuentes de los servicios secretos de EE.UU., en el que señaló que Donald Trump reveló información ultrasecreta sobre el Estado Islámico al ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergéi Lavrov, y al embajador de Rusia en Washington, Sergéi Kislyak.

La información revelada incluiría planes del EI para realizar atentados en aviones con bombas escondidas en computadores portatiles.

Además, el presidente habría revelado detalles del operativo que EE.UU. realizó para detectar el plan del EI, incluyendo el nombre de la ciudad en que se detectó; lo que representa información altamente delicada que, en poder de los servicios secretos rusos, con gran cobertura en la zona, le podría permitir a Moscú descubrir la fuente de Estados Unidos.

La fuente de esta información sería  un “aliado” de Estados Unidos, que podría pertenecer a un grupo político, un Gobierno o una organización aliada, que no habría dado permiso para compartir esta información.

Por esto, la información había sido mantenido en el máximo secreto y era conocida por un número mínimo de personas.

Por ello, según el diario, la revelación del mandatario habría generado un fuerte malestar en los servicios de espionaje puesto que puso en peligro la seguridad de la fuente y compartió más información con los rusos que con los aliados del país. 

La Casa Blanca había desmentido la investigación y declaró como “falsa”. Incluso, el consejero de Seguridad Nacional, el general Herbert McMaster, quien estuvo presente en la reunión, había sostenido que no se habló de ninguna operación militar y “que tampoco se discutieron métodos ni fuentes de inteligencia”.

El encuentro de Trump con los diplomáticos rusos se realizó un día después de que el jefe de Estado despidiera al director del FBI, James Comey, quien investigaba los vínculos entre el mandatario y del Gobierno de EEUU y el Gobierno de Rusia