Uno de los lagos más grandes del mundo hoy es un desierto tóxico

Uno de los lagos más grandes del mundo hoy es un desierto tóxico

30 de septiembre del 2014

El Observatorio de la Tierra de la NASA publicó unas imágenes que le están dando la vuelta al mundo. Se trata del antes y el ahora del mar de Aralm un cuerpo de agua ubicado entre la frontera de Kazajstán y Uzbekistán, dos antiguas repúblicas soviéticas de Asia central.

Las imágenes dejan ver cómo en 14 años el que fuera considerado como el cuarto lago más grande del mundo, se ha venido convirtiendo en un gigantesco desierto tóxico.

Este año la situación llegó a su punto más crítico. El lóbulo oriental del sur del mar de Aral —que en realidad era el centro del lago original— se secó completamente.

El desastre ecológico se dio por culpa de una serie de decisiones políticas. Hasta los años 60, el mar era nutrido por dos ríos, el Amu Daria y el Sir Daria, que llevaban nieve derretida de las montañas del sureste, y la precipitación local. Pero en esa década, la Unión Soviética desvió agua de los ríos hacia canales como suministro para la agricultura en la región.

Mar-Aral-C

La NASA explicó en un comunicado que con la pérdida de agua, el lago empezó a disminuir y sus niveles de salinidad a aumentar. Los fertilizantes y residuos químicos contaminaron el lecho del lago. A medida de que el lecho quedaba expuesto, los vientos movieron la tierra contaminada hacia tierras de cultivo circundantes, lo que significa que incluso más agua era necesaria para permitir que la tierra fuera apta para la agricultura.

El nivel del agua también ha cambiado el clima local. Sin el agua del lago para moderar las temperaturas, los inviernos se volvieron más fríos y los veranos más calientes, dijo el Observatorio de la Tierra.