Venezuela deporta 185 colombianos y detuvo 8 paramilitares

Venezuela deporta 185 colombianos y detuvo 8 paramilitares

23 de agosto del 2015

Venezuela deportó a 185 colombianos indocumentados y detuvo a otros ocho acusados de ser paramilitares, anunciaron autoridades de la zona fronteriza cerrada desde el pasado miércoles y desde ayer bajo estado de excepción.

“Con el apoyo del Consulado General de Colombia hemos deportado pacíficamente a 185 ciudadanos colombianos sin ningún tipo de documentación” y además fueron detenidos ocho miembros de la “banda paramilitar colombiana Los Urabeños”, declaró a la emisora estatal de televisión VTV el gobernador del fronterizo estado Táchira, José Vielma Mora.

Los paramilitares, dos de ellos adolescentes, añadió Vielma, son “promotores del narcotráfico y tráfico de menores” y “se presume que alguno tiene relación con el intento de asesinato” de los tres soldados y el civil heridos el miércoles, hecho que actuó como detonante para el cierre de la frontera en Táchira y la declaración del estado de excepción por parte del presidente Nicolás Maduro.

El general de división Temístocles Morantes Torres, jefe militar del Táchira, dijo en la misma transmisión de VTV desde Táchira que la operación militar y policial con “más de 2.500” miembros de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y cuerpos de seguridad, con el apoyo de blindados, se cumplió en una zona “invadida”.

Precisó que se trató de una revisión “casa por casa” en un conjunto de 300 viviendas de casi un total de 2.000 que deben ser allanadas en las próximas horas en San Antonio del Táchira.

“El abordaje simultáneo y cronometrado” tras un “acordonamiento inicial” de la zona se cumplió contra personas que “de manera voluntaria accedieron a que fueran revisadas”, destacó el general.

El gobernador destacó a su vez que en la operación participaron fiscales, jueces y autoridades de la Defensoría del Pueblo que constataron el “buen trato” a los civiles.

“Todos fueron tratados como manda la ley” y “en estricto respeto a los derechos humanos”, por lo que “no hay ningún tipo de vejamen y tampoco de tortura”, subrayó Vielma.

Por su parte, el presidente Nicolás Maduro descartó que pueda dar marcha atrás y anular su orden de cerrar la frontera y anunció que la reabrirá solo cuando se restablezca la paz en el lugar.

En la reunión que sostendrán el próximo miércoles las cancilleres de Colombia, María Ángela Holguín, y Venezuela, Delcy Rodríguez, para analizar la situación “vamos a llevar una agenda” en ese sentido, dijo Maduro en un acto con obreros petroleros de su país.

Será una agenda, insistió, para “restablecer la normalidad, la paz y la legalidad en la frontera y hasta tanto no se restablezca yo no voy a abrir esa frontera. Hasta tanto no se restablezca y dejen el ataque desde Colombia contra nuestra economía seguirá cerrada”, insistió.

Según el gobierno venezolano, las medidas adoptadas recientemente son contra la inseguridad y el contrabando, consta el cierre desde esta semana y por tiempo indefinido de un tramo de unos de 100 kilómetros de la porosa frontera con Colombia de más de 2.200 kilómetros.

Maduro justificó la medida en una emboscada que el miércoles dejó heridos a tres soldados y a un civil, y a una persistente fuga de alimentos, medicinas y combustibles, productos que en un 40 % se van de contrabando a Colombia desabasteciendo a Venezuela, y también para encarar al hampa y al paramilitarismo colombiano, sostuvo. Con información de la agencia de noticias EFE.