“Hay cuadros de corrupción en la policía y eso no me deja dormir”: General Palomino

“Hay cuadros de corrupción en la policía y eso no me deja dormir”: General Palomino

27 de octubre del 2014

El general Rodolfo Palomino, director general de la Policía, admite que algunos de sus hombres son corruptos “y eso no me deja dormir”. Al confesarlo, señala que “es muy doloroso, tengo cuadros de corrupción en la policía, que no puedo negar”.

“Pienso -complementa- que aquí todavía hay mucho por hacer. Hace poco tuvimos que capturar en Córdoba policías que infortunadamente suministraban información a bandas criminales. Hemos tenido que capturar, integrando o sirviendo a organizaciones delictivas en el Valle, incluso también en Boyacá y Cundinamarca. Esto es como el mejor hortalero que consigue el mejor terreno, lo prepara de la mejor manera, planta la semilla en procura del mejor fruto, pero si no lo está deshierbando, la mala hierba inobjetablemente siempre va a crecer; lo que nos toca es estarla quitando”.

¿Qué significa para la policía la detención de alias Marquitos?

Muchos colombianos comparten el regocijo por la captura de Marcos Figueroa, pero resulta que en cada cuadra o en cada barrio puede haber un Marcos Figueroa local al que tenemos la obligación de capturar, y ese delincuente local o focalizado es el que tanto daño le hace a la comunidad, y es al que estamos en la obligación de contrarrestar, de combatir.

Hace cerca de año y medio logramos obtener las órdenes de captura contra Marcos Figueroa, un bandido que nos desafió no solamente como institución sino a la sociedad entera.

¿Estaba siendo protegido por la clase política de La Guajira?

Alias Marquitos Figueroa es un bandido que no solamente realizaba sus actividades criminales sino que tenía la complicidad de varias personas.

El daño que este bandido le ha hecho a La Guajira y al Cesar ha sido grande, no solamente afectando mediante homicidios a las personas que se oponían a sus propósitos criminales sino que también estaba realizando presiones y extorsiones a muchas administraciones municipales, y si se quiere departamentales también.

La senadora Claudia López sostiene que sectores de la policía apoyaban a Figueroa….

Nadie sabe la sed con la que otro bebe, dicen por ahí. Para poder llegar a un bandido de estos que se protege, indudablemente, por muchos bandidos, no es sencillo. Pero hay una vocación institucional inquebrantable, innegociable, que nos ha permitido llegar a este resultado, y creo que los hechos hablan por sí solos.

Hay que admitirlo porque es cierto, ha habido policías protegiendo a delincuentes. Pero policías corajudos y tozudos, que permiten celebrar buenos resultados, tenemos que seguir combatiendo, con especial énfasis a quienes se equivocan en el comportamiento y en el cumplimiento de su deber.

¿Policías y políticos protegían a Figueroa y otros delincuentes?

Hemos tenido policías corruptos, claro que sí, de eso no hay duda, no es presunto, es probado. Y pienso que caerán muchos civiles, muchos políticos, igualmente comprometidos.

La Guajira ha estado azotada por el fenómeno de la corrupción que proviene también de los actos de intimidación de este bandido. Cómo me duele el asesinato de alcaldes y alcaldesas allá en La Guajira.

Recordemos el asesinato de Yandra Brito por el salvajismo y el cinismo con que estos bandidos integrantes de la banda le dieron muerte. Aquí se cierra un capítulo pero esperamos que se abra otro en donde la mayor victoria nuestra debe ser la recuperación de la confianza de la ciudadanía en sus instituciones, y que podamos decir que Marcos Figueroa y sus secuaces quedan a buen recaudo.

Sobre otro tema, ¿es inentendible la impotencia del Estado colombiano para enfrentar el robo de celulares?

Se ha avanzado, aquí hay un inobjetable avance, quizás no el suficiente. Es un problema no solo de Colombia, sin que eso suene a conformismo. Y seguimos trabajando, con ayuda internacional, para enfrentar el flagelo.