José Blandón, un rebelde con causa en Panamá

Gabriela Caballero - Kienyke

José Blandón, un rebelde con causa en Panamá

18 de diciembre del 2018

El candidato panameñista José Isabel Blandón tiene una larga historia de rebeldía, ha sido apresado, estuvo exiliado y formó parte de las juventudes que se opusieron a la dictadura militar de Manuel Antonio Noriega, en los años 80 fue un activo opositor y fundó el movimiento “Conciencia Juvenil”, hoy es el alcalde de Ciudad de Panamá, aspira a la Presidencia y a pesar de que para sus detractores está mimetizado con el “establishment”, él sostiene que es consecuente con sus épocas de revolucionario y su pensamiento político no ha cambiado y sigue intacto.

Este abogado y politólogo ha sido diputado de la Asamblea Nacional en dos períodos y tiene una carrera política muy activa, aspira a llegar al Palacio de las Garzas para realizar las transformaciones que su país requiere, pero no a través de leyes sino de una reforma constitucional y está convencido que logrará transformaciones de fondo en la forma de elegir a los diputados, que es donde se concentra en buena medida la corrupción política en Panamá, transformar la justicia, mejorar la educación y trabajar para sacar de la pobreza a los panameños menos favorecidos

Desde su cargo en la alcaldía ha debido enfrentar señalamiento por la adjudicación de un contrato para la construcción de aceras por 100 millones de dolares en 2015, con la cuestionada firma Odebrecht y que forma parte del Plan de Revitalización del Eje Urbano de la Ciudad de Panamá, una de las banderas de su administración en su momento se defendió diciendo que no se puede retirar de un proceso licitatorio a una firma por el simple hecho de que está siendo investigada en “otro país o dentro de Panamá” y que el consorcio brasilero no se presentó a nuevos procesos de contratación.

Y precisamente es en el sector de justicia en el que considera debe hacerse una gran reforma porque considera que en el país “no se administra justicia de manera imparcial y oportuna” y añade que debe crearse un “nuevo sistema para elegir y ratificar a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, que garantice la independencia del Órgano Judicial.”

Entre democracia y dictadura

El candidato presidencial por el panameñismo hace una afirmación sorprendente, que dice es el resultado de la consulta que se hace en la región a través de ‘latino-barómetro’, sobre qué quieren los habitantes: “A la mayoría de la población le da igual si vivimos en dictadura o democracia siempre y cuando se le resuelvan sus problemas económicos.”

Para un enemigo declarado de las dictaduras como él, ésta realidad le produce un malestar muy grande y dice que el resultado de ese sondeo es “preocupante, en esta coyuntura en la que algunos piensan ‘me da igual tener menos democracia si tengo mejor situación económica’, para mi esto es importante , el país lo que necesita es más democracia, el problema de desigualdad y de distribución de la riqueza no son un problema ocasionado por la democracia, sino por las imperfecciones de la democracia”

Considera que está listo para gobernar al país y señala que su experiencia como alcalde de la capital le ha permitido ver la administración pública de forma diferente y dice que una de las principales lecciones es que hay que acabar con el centralismo y la concentración de poder desde el gobierno central.

Reconoce que el país a pesar de las circunstancias favorables de su economía no ha logrado tener un estándar de vida equilibrado para todos los panameños: “A pesar del crecimiento económico, del presupuesto del que dispone no cumple con los estándares internacionales de porcentajes mínimos asignados en el presupuesto, por ejemplo de educación o de administración de justicia. Hay gran porcentaje que se dedica a obras civiles pero el capital humano se quedo atrás.”

José Isabel Blandón tiene 51 años, es un buen defensa en el fútbol, es gran lector y le gusta escribir, en su juventud su rechazo a los horrores de la dictadura del hoy condenado general Noriega lo llevó a enfrentarse con su padre José Blandón Castillo un destacado miembro del Partido Revolucionario Democrático, que apoyaba al general, tiene ancestros nicaragüenses y puertorriqueños y por eso entiende lo que es ser una familia de inmigrantes, como los miles de venezolanos que se han refugiado en la ciudad que hoy gobierna, pero aboga por mayores regulaciones y control.

En 2014 llegó a la alcaldía de la capital de Panamá con 97% de los votos, ha tenido aciertos y desaciertos y a pesar de que los habitantes de la ciudad se quejan del descontrol en el manejo de las basuras, de los deshechos, del mal suministro de aguda potable y del caos vehicular por cuenta de las obras en los andenes no le faltan bríos para señalar que está listo para liderar los destinos de su país a partir del 1 de julio de 2019.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO