Micrófono abierto: la pesadilla de los congresistas en las sesiones virtuales

Publicado por: juan.sacristan el Vie, 31/07/2020 - 15:57
Share
Las sesiones virtuales y el micrófono abierto le han jugado malas pasadas a los congresistas en la sesiones virtuales. Un recuento de las más sonadas.
Micrófono abierto

La pandemia por coronavirus impuso un cambio en la sociedad y el trabajo político no quedó exento de esta situación. El Congreso tuvo que recurrir al trabajo remoto o virtual a través de plataformas, para poder cumplir con sus funciones desde la casa.

Lejos del debate jurídico que significó para el Congreso de la República empezar a sesionar a través de la virtualidad, esta reforma histórica que llevó a la primera instalación virtual del poder legislativo fuera del Capitolio, ha dejado en sus primeros meses varios sucesos para el recuerdo.

El suceso más actual de debate que provocó la virtualidad fue la andanada de groserías que dijo la senadora Angélica Lozano en el debate que precisamente se centró en reglamentar las sesiones virtuales para el Congreso. Pero este no es el único que ha causado revuelo en redes sociales por excéntrico y curioso.

Tal vez en un intento de explicación de estos sucesos, el exministro de Salud Alejandro Gaviria, actual rector de la Universidad de los Andes, acertó al reflexionar que: “El mundo descubre, en medio de la pandemia, que los políticos son seres humanos; descubrimiento que ocasiona, no podía ser de otra manera, una oleada de indignación”

“Con estos hijueputas no se puede hacer nada”: Angélica Lozano

La senadora del partido Alianza Verde no se percató de que tenía el micrófono abierto en la sesión y todos los congresistas de la Comisión Primera del Senado escucharon su indignación por los comentarios que hicieron los usuarios de redes sociales en un trino del senador Gustavo Bolívar.

Lea también: ¿Por qué Angélica Lozano madreó a Gustavo Bolívar en el Congreso?

El trino del senador Bolívar indicaba que Lozano y otros congresistas estuvieron ausentes en la votación de su proposición para reducir 14 millones del salario de los Congresistas, por concepto de gastos de representación. 

El hecho causó risas en la Comisión, principalmente por parte de Gustavo Petro y Armando Benedetti, quienes bromearon del hecho y trataron de avisar a Angélica Lozano que apagara su micrófono.

“Te odio, te odio”, le dijo la hija de Paloma Valencia a su mamá

Justamente en un foro con expertos constitucionalistas para analizar la legalidad y pertinencia de las sesiones virtuales, se presentó otro evento doméstico que involucró a la senadora del Centro Democrático Paloma Valencia.

Cuando ella se disponía a intervenir para plantear sus preguntas a los invitados, su hija se sentó en el regazo para llamar su atención. La senadora no detuvo su trabajo y le dijo a su hija Amapola que en ese momento no podía ayudarle porque estaba en plena sesión.

Le puede interesar: Hija de Paloma Valencia le armó pataleta en pleno foro del Congreso

La menor, frustrada por no obtener la atención de su madre, armó una pataleta y le dijo: “Te odio, te odio”. La frase de Amapola fue usada por usuarios de redes sociales para atacarla por sus posiciones políticas, a lo que la senadora finalmente contestó: “Si me odian como Amapola, entonces sé lo mucho que me quieren”.

 

Sesionando en calzoncillos

Otro de los hechos curiosos de las sesiones virtuales lo dejó para el recuerdo el representante a la Cámara por Santander, del partido Centro Democrático, Juan Pablo Celis.

La plataforma Zoom le jugó una mala pasada al representante Celis, dado que escoge aleatoriamente la cámara principal por la que emite sonido. Mientras llamaban a lista en la Comisión Tercera, la cámara del representante se puso de principal y se vio al congresista acostado y en ropa interior.

Apenas se percató de que estaba siendo visto por todos, se sentó rápidamente. El hecho causó risa, especialmente de la secretaria de la Comisión Elizabeth Martínez Barrera, quien se encontraba en ese momento llamando a lista y se percató de lo que sucedió.

“Me califica de saboteador”, le dijo Gustavo Petro a Antonio Sanguino

Los senadores Antonio Sanguino y Gustavo Petro se enfrascaron en una discusión en el Senado de la República por una frase sacada de contexto que se escuchó, sin intención, durante la sesión virtual.

La mesa directiva le abrió el micrófono para darle la palabra para exponer su proyecto de ley por el que la nación se asocia a la celebración del quinto centenario de fundación de la ciudad de Santa Marta. En ese momento, mientras esperaban la intervención, el senador Sanguino no escuchó porque estaba recibiendo una llamada por teléfono.

En ese momento se le oye decir: “No, le hacemos un favor a Petro pues para que lo sabotee”. El presidente en ese momento del Senado, Lidio García Turbay soltó una carcajada y le dijo “ojo con esas jugaditas, senador”, mientras le anunciaba que estaba siendo escuchado.

La frase molestó a Petro quien pidió luego la palabra para decirle al senador que le explicara por qué lo calificaba como saboteador o con quién estaba hablando. “Que ese senador explique qué estaba queriendo decir con que Petro sabotea, porque yo no soy un saboteador ni estoy aquí en calidad de saboteador”, afirmó el senador Gustavo Petro.

Posteriormente el senador Sanguino explicó que la frase escuchada estaba fuera de contexto. “Tenga la plena seguridad de que me estaba refiriendo a usted en un comentario solidario con lo que está viviendo usted y lo que hemos vivido muchos opositores en Colombia”, le dijo Sanguino a Petro.

 

El madrazo de Fabián Castillo

El micrófono abierto también dejó mal parado al senador Fabián Castillo, autor de la reforma a la Salud, quien como presidente de la Comisión Séptima del Senado insultó a otro senador sin percatarse de que tenía el micrófono abierto.

Lea también: Reforma a la Salud: sin EPS y médicos de familia, los puntos principales

Castillo recibió una llamada y en medio de la sesión se le escuchó decir: “Que más hermano. No joda, en el mismo verguero, este hp Motoa no nos quiere dejar votar”, en referencia al senador Carlos Fernando Motoa, quien se opone desde la pasada legislatura a votar proyectos de manera virtual. 

El senador Castillo se disculpó posteriormente con el senador Motoa, quien pidió la palabra y le dijo que esa no era la forma de referirse a los miembros de la corporación.