Gobierno Petro, ¿el gran derrotado en la puja por el Senado?

Vie, 21/07/2023 - 11:06
El gobierno Petro podría empezar a verla más difícil para sacar adelante sus reformas con la nueva presidencia del Congreso.
Créditos:
@ivannamevasquez/ Angélica Lozano/ Gustavo Petro

Lo que se vivió en la instalación del Congreso de la República el 20 de julio, fue un intenso espectáculo político que derivó en un escenario mucho más complejo para el avance de las reformas del gobierno de Gustavo Petro. Votación que definió el ajedrez con el que se jugará durante todo este periodo legislativo y en el que, aún con algunas fichas fieles al ’cambio’, se dejó evidencia del poder que aún ostentan algunos partidos tradicionales

Luego de un largo camino en el que Angélica Lozano llegó a darse muchas veces como ganadora, el senador Iván Name se llevó la presidencia del Congreso con 54 votos frente a 50. Una pelea a voto limpio en el que terminó de paso perdiendo el gobierno nacional, que le entregó su apoyo de última hora a Lozano. 

Las opciones eran claras desde el principio, especialmente si todo se ceñía a los acuerdos alcanzados por las bancadas al inicio del nuevo Congreso: por lo menos en el caso del Senado, el Pacto Histórico la tuvo el primer año con Roy Barreras y Alexander López; mientras estaba previsto que el segundo año se la llevara el Partido Verde, luego el Conservador y finalmente el Partido Liberal. 

Lea además: El irónico trino con el que Petro se burló de Pacho Santos

Cumplir estos acuerdos es importante, en primera instancia, para garantizar que la política legislativa no se vuelva un auténtico caos por la puja de poder y representatividad. Así se hizo, aunque con un giro inesperado que terminó arrojando por fuera de la contienda al senador Inti Asprilla y dejando fuera de combate a Angélica Lozano (con bastante poder dentro de los verdes). 

Iván Name, nuevo presidente del Congreso
Créditos:
Senado

El primero en caer fue Inti, quien retiró voluntariamente su candidatura para evitar romper la votación y por el apoyo inesperado del Gobierno hacia Lozano, no sin antes calificar lo sucedido como la “primera derrota política” de su vida. 

“Es traumático ministro Velasco ver al gobierno hacer campaña por la persona con la que me enfrenté arduamente en el partido para que Gustavo Petro fuera presidente, es sumamente doloroso”, fue el mensaje que dejó Asprilla en medio de la sesión del 20 de julio. 

La caída de Angélica Lozano 

En medio del discurso de Inti Asprilla, el senador explicó que a última hora el gobierno había decidido que “una derrota de la senadora Angélica Lozano es una derrota de ellos”, lo cual redujo la competencia entre ella y el senador Iván Name. O más bien, entre el gobierno y sus antiguos amigos de coalición que esperaban recordarle que la aplanadora no necesariamente sigue funcionando a voluntad. 

Los votos que marcaron la diferencia entre Lozano y Name habrían sido, al parecer, los del Centro Democrático, el Partido de la U, el Conservador, Cambio Radical e incluso algunos de la coalición de gobierno como Jota Pe Hernández o Paulino Riascos. Este último de hecho se volvió a mostrar tremendamente crítico respecto a las decisiones democráticas dentro del Pacto Histórico. 

No obstante, ya avanzada la jornada electoral dentro del Congreso se podría decir que había cierto consenso en que Angélica Lozano se llevaría la presidencia. La misma senadora había asegurado que existían los votos y que esperaba representar a las “mujeres berracas”, mientras que el ministro del Interior Luis Fernando Velasco llevaba días celebrando las mayorías.

Le puede interesar: Los congresistas que lideran la lista de inasistencia a sesiones

“Tenemos 65 senadores y 120 representantes en el papel (...) No quiero ser arrogante, yo no quiero ser triunfalista, pero por lo menos después de un ejercicio muy fuerte en el último mes, creemos que podemos llegar a esos números ”, le dijo el MinInterior a La Silla Vacía en días previos a la elección, antes de que faltando un día Name confirmara oficialmente que postularía su nombre. 

Al final, como bien se sabe esta situación no llegó a buen término y fue Iván Name quien se llevó la presidencia del Congreso. Un tema que más allá de los números o las pujas dentro del Congreso, sugiere un escenario muchísimo más complejo para las reformas del Gobierno

Si bien a la presidencia de la Cámara llegó una persona cercana, con el representante liberal Andrés Calle, al Senado llega una figura mucho más crítica frente a los objetivos del gobierno. Nada más recordar que Name, elegido con cerca de 40 mil votos, en las presidenciales le entregó su apoyo político a la apuesta de Rodolfo Hernández. 

Sin embargo, más allá de la posible preocupación del Gobierno, una de las primeras declaraciones de Name tras resultar electo fue que su interés es que Gobierno, cortes y demás estamentos “puedan trabajar de forma cohesionada (...) porque las reformas son propuestas que el Congreso estudia o no de acuerdo a las conveniencias del país”. 

De esta manera, queda claro que lo más viable para el gobierno en este punto es la conciliación, teniendo en cuenta que el nuevo presidente llega con una visión más estricta respecto a la labor del Congreso de ser “filtro para las leyes que no son convenientes”. Indicando, entre otras cosas, que el debate de las reformas podría hacerse mucho más demorado.

Más KienyKe
El presidente se mostró muy preocupado por lo que sucedió en las últimas horas en la embajada de México en Quito.
WOM Colombia solicita acogerse a reorganización empresarial para pagar acreencias.
El artista de música popular compartió un viejo recuerdo de aquellos días en los que empezaba a darse a conocer.
La iniciativa forma parte de la estrategia África 2022-2026 del Gobierno de Colombia y las reuniones estarán gestionadas por la Agencia Presidencial de Cooperación Internacional de Colombia.
Kien Opina