Ley de Comida Chatarra, ¿será el fin de los excesos?

Publicado por: christian.sandoval el Vie, 06/08/2021 - 18:01
Share
El presidente Iván Duque finalmente sancionó la Ley de Comida Chatarra, un hecho histórico que garantiza el etiquetado frontal de excesos en los alimentos. Congresistas celebran el triunfo de la iniciativa.

Finalmente fue sancionada la ley de Comida Chatarra, que tras ser aprobada por el Congreso de la República duró poco más de un mes en el gabinete presidencial. Una controvertida pero a todas luces necesaria ley que no prohíbe nada, pero garantizará la implementación de un etiquetado frontal de advertencia que dará a conocer a los consumidores el contenido nutricional real de los productos comestibles o bebidas ultraprocesadas. 

Un etiquetado que advertirá a las personas, entre otras, cuando un producto supere los umbrales de procesamiento establecidos por el Ministerio de Salud.

En ese sentido, como aseguran sus principales autores, el senador Juan Luis Castro y el representante Mauricio Toro, la ley quiere aportar a la construcción de medidas eficientes que prevengan en la población colombiana Enfermedades No Transmisibles (ENT), como la obesidad, hipertensión, diabetes, entre otras, las cuales se relacionan principalmente con los malos hábitos alimenticios. 

Por supuesto, los promotores de la iniciativa no han demorado en manifestar su alegría por este hecho que consideran histórico y anunciaron que, a partir de este momento, empieza un nuevo ciclo en el que el Gobierno tendrá que actualizar su legislación con respecto a lo considerado en el cuerpo de la ley. Para ello dispondrá de un año. 

“Por fin el presidente Duque firmó la Ley Comida Chatarra, que exige que los productos ultraprocesados tengan un etiquetado donde informen sus excesos de azúcar, de grasas, de sodio y colorantes. Esta ley es un triunfo para las organizaciones ciudadanas que desde hace seis años han promovido este tipo de normas que buscan proteger los derechos a la salud y a la información de todos los colombianos”, aseguró Toro en su cuenta de Twitter. 

Acerca de algunos comentarios sobre el etiquetado y la existencia de normativas previas que ya regulaban esta materia, el representante aseguró que cualquier resolución que haya sido emitida por el Gobierno tendrá que acomodarse a la nueva ley en cuanto ésta es superior.

Esos mensajes hacían referencia a la resolución 810, una ‘jugadita’ del Gobierno que salió a los pocos días de ser aprobada la Ley de Comida Chatarra en el Senado. Se trata de una decisión adoptada por el Ministerio de Salud en la que se establecía el etiquetado formal de los alimentos en Colombia, pero con una diferencia fundamental: las etiquetas serían circulares y no octagonales, como lo demandan los promotores de la ley.

Un debate que, a pesar de que parezca no tener mayor relevancia, concentra uno de los mayores puntos de diferencia entre el Gobierno y la ahora ley de la República. Mauricio Toro, por ejemplo, consideró en su momento que el etiquetado de la resolución estaba “concertado con la industria” y asegura que estarán muy pendientes de que se escoja el “etiquetado frontal con más evidencia científica”.

Por supuesto otro de los que celebró la decisión fue el senador Juan Luis Castro, también autor de la ley.

Junto a ellos, celebraron varios congresistas y actores civiles que defendieron desde el principio la necesidad de aprobar este proyecto, como una forma generar conciencia sobre la alimentación y de respetar los derechos de la ciudadanía a estar bien informada sobre lo que come.

Las cosas así, el etiquetado exigido por la nueva Ley de Comida Chatarra tendrá que ser ser de alto impacto preventivo, claro, visible, legible, de fácil identificación y comprensión para los consumidores, con mensajes inequívocos que adviertan al consumidor de los contenidos excesivos de nutrientes críticos.

La reglamentación de los parámetros técnicos de este etiquetado estará en cabeza del Ministerio de Salud, que debe definir la forma, figura, símbolos, textos, valores máximos, colores, tamaño y ubicación en los empaques de los productos que deban contenerlo, basándose en evidencia científica disponible.

Cabe mencionar que en Colombia, el 21,5% de los hogares consume alimentos ultraprocesados. Como asegura la Organización Panamericana de la Salud, en América el 44% de las muertes son causadas por enfermedades relacionadas con dietas poco saludables.

Para este organismo, "las advertencias nutricionales en el frente de los envases de los alimentos que advierten del contenido excesivo en grasas, azúcares y sal, son la mejor manera de ayudar a las personas a evitar compras no saludables". Un mal para el que Colombia empieza a tomar cartas en el asunto con la nueva ley. 

KienyKe Stories