Los negocios de la familia Aguilar: música, religión, lujos y política

Publicado por: christian.sandoval el Jue, 29/07/2021 - 13:38
Share
La familia de Richard Aguilar, ahora capturado por presunta corrupción durante su paso por la Gobernación de Santander, posee múltiples negocios. Su madre, por ejemplo, decidió probar suerte en la música vallenata.
Hugo Aguilar es capturado por presuntos hechos de corrupción.

El senador de Cambio Radical, Richard Aguilar, se ha convertido en tendencia por estos días luego de que la Corte Suprema de Justicia ordenara su captura en medio de un proceso penal que se adelanta en su contra por presuntos actos de corrupción entre 2014 y 2015, mientras se desempeñaba como gobernador del departamento de Santander. 

Así las cosas, se escribe un nuevo capítulo en la intrincada historia de su familia, que estaría marcada por la relación de su padre con los paramilitares y varios actos de corrupción. Por otro lado, la más alejada de esa realidad es su madre, la pastora y conferencista Aida Luz Villa, quien en 2003 incursionó en la música vallenata bajo el seudónimo de la "Cantora de Dios", siguiendo los pasos del juglar Abel Antonio Villa (su padre).

El pasado martes, precisamente, la opinión pública se movió bastante por cuenta de un video en el que quedó registrada la captura del político toludeño en una exclusiva zona de Bogotá.

Los delitos por los que es investigado desde marzo del presente año son: contrato sin cumplimiento de requisitos legales (determinador), interés indebido en la celebración de contratos (autor), concierto para delinquir agravado y peculado por apropiación a favor propio y de terceros (coautor). 

De acuerdo con la Corte Suprema, la providencia fue adoptada en desarrollo de la investigación por supuestas irregularidades en varios contratos suscritos entre 2014 y 2015, cuando el hoy senador Richard Aguilar se desempeñaba como gobernador del departamento de Santander.

La Sala de Instrucción indicó que estos hechos también lo involucran en una posible concertación para delinquir y en los cuales, al parecer, "abusó del poder que ostentaba y vulneró los principios de economía, planeación, transparencia y selección objetiva, fruto de lo cual se habría apropiado –para sí y para otros– de dineros públicos".

Así por encima, algunos de las obras en las que Aguilar habría participado y en las que presuntamente realizó acciones indebidas, fueron el reforzamiento del Estadio en la Villa Olímpica de Bucaramanga (2015), obras de mejoramiento en la carretera San Gil–Charalá (2014) y en el corredor vial Agroforestal y Energético (2014), así como labores de mejoramiento en la vía Bucaramanga–Floridablanca (2014).

Uno de los testigos estrella contra Aguilar, es precisamente Octavio Reyes, uno de los contratistas para el reforzamiento del Estadio Alfonzo López de Bucaramanga, quien confesó una red de coimas para dicho contrato que incluían un 10% para el exgobernador; un 3% para Julián Jaramilllo, asesor de la gobernación durante el mandato de Aguilar; y 3% para la pareja de esposos Lenin Pardo ( intermediario) y Claudia Toledo (entonces secretaria de infraestructura).

Por supuesto, la situación ha generado un verdadero revuelo en el mundo político y judicial. Más ahora cuando, según informó su abogado a Kienyke.com, Aguilar decidió renunciar al Senado para evadir la competencia de la Corte y trasladar su caso a la justicia ordinaria. Misma estrategia utilizada por Álvaro Uribe Vélez para evitar su proceso por manipulación de testigos y fraude procesal con este tribunal.

Los negocios de la familia 

 

Esta no es la primera vez que el apellido Aguilar figura dentro de los temas de mayor importancia en los medios de comunicación. Cabe recordar que su padre, el teniente coronel retirado Hugo Aguilar, comandante del Bloque de Búsqueda, fue nada más y nada menos quien habría dado de baja al narcotraficante Pablo Escobar Gaviria el 2 de diciembre de 1993

No obstante, esa gloria está opacada por un manto de corrupción y parapolítica que habría llegado en los años posteriores de vida pública de Aguilar. Entre 2004 y 2007 éste fungió como gobernador de Santander, mismo cargo que llegó a ocupar su hijo. Aún así, cuando quiso ser reelegido para tal puesto en 2011, fue inhabilitado y destituido por la Procuraduría quien determinó que su campaña fue apoyada por las Autodefensas Unidas de Colombia y en 2013 fue enviado a la cárcel por concierto para delinquir agravado. 

De forma simultánea, a Hugo Aguilar se le impuso una multa que superaba los seis mil millones de pesos para indemnizar a las víctimas del Bloque Central Bolívar de las Autodefensas. Monto que, tras salir de la cárcel, aseguró no poder costear. 

Ahora bien, en 2017 la polémica volvió a encenderse por cuenta de una foto publicada por el periodista Daniel Coronel, en la que se veía al expolicía conduciendo un carro de alta gama, marca Porsche por las calles de Bucaramanga. Según informa el portal Cuestión Pública, la investigación destapó un entramado de 32 bienes avaluados en más de seis mil millones de pesos que la familia Aguilar esperaba esconder de la justicia. 

Tras esa situación, agrega Cuestión Pública, fueron detenidos por enriquecimiento ilícito y lavado de activos el excoronel junto con su exesposa, su exsuegra y Yesion Albeiro Sáenz.

Por otra parte, la madre del ahora senador capturado, Richard Aguilar, aparentemente lejana de estas eventualidades, también está con distintas empresas en las que Hugo Aguilar fungió como gerente, así como fue partícipe en la compra-venta de distintos predios como fruto de su separación. 

“Aida Luz Villa ha participado en negocios inmobiliarios con predios en los que también aparecen los nombres de su ex esposo, Hugo Heliodoro Aguilar; la hermana de éste, Mary Aguilar; y Nelson Ayala Pineda, concuñado de Hugo Aguilar”, asegura el medio en su investigación.

Luz Villa fungió como representante legal de las siguientes razones sociales: la Fundación Social, Cultural e Internacional Abel Antonio; Bujari S.A.S; y Gissella K A V Y CIA Ltda, con matrícula cancelada desde ya hace varios años.

No obstante, como ya se había mencionado, desde hace ya un tiempo la madre del político de Cambio Radical decidió incursionar en la música vallenata. Aparentemente alejada de los pleitos de la familia, ahora canta en honor a su padre, como lo demostró en su primer sencillo "Regalo de Dios".

Más allá de eso, la investigación de Cuestión Pública también destacó entramados empresariales familiares que incluyen al hermano de Richard Aguilar, Hugo Abel Aguilar; a Nelson Ayala Pineda; entre otras personas cercanas.

Lo cierto es que la situación de esta familia, tan  prometedora dentro de la opinión pública tras el triunfo del Gobierno sobre el Cartel de Medellín en los noventa, es cada vez más compleja y confusa. Sus relaciones con la parapolítica, transacciones millonarias que contrastan con declaraciones modestas y cada vez más casos de corrupción siguen dando de qué hablar en la realidad política nacional.