El mal momento que pasó Salud Hernández en el pueblo de Francia Márquez

Publicado por: christian.sandoval el Vie, 13/05/2022 - 12:10
Share
Varios obstáculos vivió la periodista Salud Hernández haciendo un reportaje en el municipio caucano de Suárez, entre amenazas, violencia y cultivos ilícitos.

En medio de las elecciones presidenciales, la Colombia rural queda muchas veces invisibilizada a pesar de que la mayoría de estos territorios ponen una gran parte del electorado. En ese marco, suceden encuentros como el tenso momento que vivió la periodista Salud Hernández en el departamento del Cauca, donde realizaba un reportaje para Revista Semana sobre el pueblo en el que Francia Márquez fungió durante años como una importante lideresa social y ambiental. 

Para ahondar en este territorio, actualmente golpeado por el recrudecimiento del conflicto y el inevitable golpe económico de la pandemia, Hernández visitó el municipio de Suárez, tanto en su casco urbano como el rural, intentando llegar a varios corregimientos donde asegura haber sido varias veces interceptada por personas y grupos armados que impidieron violentamente su paso. 

El primero de estos encuentros sucedió intentando llegar al corregimiento de Betulia, donde hombres armados de la disidencias de las Farc, específicamente de la columna “Jaime Martínez”, asesinaron en 2019 a Karina García, candidata a la alcaldía de Suárez, su madre y un escolta de la UNP. Sin embargo, intentando ingresar, fue interceptada por dos jóvenes guerrilleros que la retuvieron para llevarla ante su comandante.

Dos guerrilleros adolescentes, armados con arma corta, y uno de unos 11 años que manejaba una moto, me obligaron a parar (...) No he podido seguir más allá del casco urbano de Betulia, porque un comandante de la ‘Jaime Martínez’ me ha hecho acompañarle hasta un punto para decirme que no podía seguir adelante, que esto es zona roja y que yo además habló mal de ellos”, aseguró en su reportaje. 

Por otro lado, lo que vio en este territorio, que ya había visitado con anterioridad, fue el crecimiento del casco urbano gracias a la “bonanza cocalera”, un comercio de tamaño importante e incluso publicidad de las disidencias en honor a Manuel Marulanda, el recordado líder de las Farc.   

El segundo encuentro, paradójicamente involucró a la comunidad, esta vez del corregimiento de La Toma, donde miembros del Consejo Comunitario la habrían seguido y varios vecinos la amenazaron e increparon porque según ellos la periodista solía afirmar que Francia Márquez era guerrillera. 

“La guardia y otros vecinos rodearon la camioneta, uno dijo que la iba a quemar, le tomaron fotos a la placa y después de una larga discusión donde alegaron que no me daban paso porque yo acuso a Francia de guerrillera, algo que nunca hice porque sería una falsedad, me tuve que regresar a la cabecera municipal”, aseguró. 

El “polvorín” que denuncia Salud Hernández 

 

Por lo demás, el reportaje de Salud Hernández mostró varias realidades de uno de los territorios más complejos en materia de violencia y orden público. Un lugar donde, asegura, son las disidencias las que mandan mientras que el Ejército dedica sus esfuerzos a cuidar la represa de La Salvajina. 

De forma simultánea, la periodista mostró cómo las montañas de Suárez se pintaron de coca en los últimos años por cuenta de una bonanza cocalera que nació como respuesta a la pandemia. “Tanto nativos como forasteros siembran coca. En esta zona es el ELN el que manda, por eso el Consejo Comunitario no quiso que yo registrara el cambio”, aseveró. 

Suárez, Cauca

El pueblo de Francia Márquez se ha convertido en un polvorín. La pandemia empujó a muchos agricultores tradicionales a echarse en brazos de la coca, uno ve cultivos ilícitos por todo lado. Hay corregimientos como La Toma, cuyo Consejo Comunitario impulsó a Francia con mucha fuerza, que antes era solamente de minería ilegal de oro y ahora también tienen cultivos ilícitos”, agregó la periodista. 

Un impulso que no es gratuito, ya que señala que muchas de las fuerzas políticas que se han unido para apoyar a Francia, esperan que esta “se acuerde de ellos” en caso de ganar. Un territorio que, con sus mil problemas y la violencia que ahora vuelve a dirigir a los niños a la realidad de una guerra eterna, plantea una compleja dinámica de “la ley sobre la ley” que termina secuestrando la libertad de los ciudadanos y silencia a todas aquellas voces que quieren mostrar lo que sucede.

KienyKe Stories