Camarón que se duerme…

Publicado por: daniel.guerrero el Jue, 04/06/2020 - 11:02
Share
Las videollamadas en tiempos de pandemia le vienen pasando factura a varios despistados y en las sesiones del Senado algunos han quedado en evidencia.
Sesiones virtuales del Senado y Congreso

Las sesiones virtuales del Senado no paran de ser objeto de críticas entre los colombianos, quienes han visto cómo a través de estas videollamadas sus representantes políticos se insultan entre ellos o son captados por cámara y micrófono en algunas incómodas situaciones, como a la senadora Aída Avella, a quien acusan de dormir en plena reunión.

Todo sucedió cuando el presidente del Senado, Lidio García, brindó la palabra a Paola Holguín en medio del encuentro y, por razones desconocidas, quien apareció en pantalla fue Avella, lo cual sucedió en dos ocasiones y en ambas pareciera tener los ojos cerrados.

  

Sin embargo, la parlamentaria salió al paso de las críticas y se defendió a través de sus redes sociales, en las que aseguró que en ese momento se encontraba mirando el celular, pero otros contradicen su versión y dicen que, de hecho, el motivo por el cual se activó su cámara fue por lo que pareciera ser un ronquido.

“Gracias por estar tan pendiente, a veces reviso el celular como todo el mundo, ¿Puedo o el uribismo tampoco deja?”, expresó la senadora de la bancada Decentes.

  

El video de Aída Avella recordó al momento en el que el entonces senador del Partido Conservador Roberto Gerlein, fue captado en 2018 por una cámara del recinto con los ojos cerrados y se popularizó en Twitter la etiqueta #MeDuermoComoGerlein, por lo que él mismo aseguró que se encontraba meditando las palabras de sus colegas con los ojos cerrados.

  

Además, la aparente siesta de Avella es lo menos escandaloso que ha sucedido en estas reuniones virtuales en la política colombiana, en las que, por ejemplo, recientemente fue captado en cámara el congresista del centro Democrático Juan Pablo Celis en una extraña posición por la que también se desató una ola de críticas en su contra.

  

Todas estas situaciones son calificadas por el pueblo colombiano como “vergonzosas” y dejan en entre dicho la seriedad con la que algunos toman la responsabilidad y confianza que les han brindado los votantes colombianos al poner estos cargos en sus manos.