Consejos de alimentación para reducir el estrés

Publicado por: ingrid.matamoros el Jue, 19/11/2020 - 15:45
Share
Muchas personas no están familiarizadas con los beneficios de una dieta balanceada y cómo puede reducir el estrés.
estrés

Debido los cambios que se han presentado por las medidas frente a la pandemia de Covid-19, los horarios laborales y pasar el tiempo de recreación en la casa, pueden ser causas para tener un nivel alto de estrés que dejan detrás la importancia de tener una dieta balanceada.

Expertos aseguran que el cuerpo como alerta de manera natural 'acelera' el sistema nervioso al detectar posibles ataques, peligros o amenazas inesperadas, pero cuando el cuerpo se dispone a combatir el estrés, constantemente el sistema inmunológico se debilita convirtiéndose en un problema a la hora de protegerse contra enfermedades o infecciones.

La clave está en que las personas adquieran una dieta rica en proteínas y nutrientes que ayudarán a que el sistema inmunológico se encuentre saludable y así evitar diferentes enfermedades. Asimismo, los alimentos reconfortantes con alto contenido calórico pueden estimular la liberación de ciertos químicos en el cerebro que hacen sentir bien a los seres humanos por un corto plazo.

Quizás no se pueda eliminar el estrés de raíz, pero una dieta adecuada traerá beneficios y será la respuesta para manejar el estrés, por lo que Susan Bowerman, directora Sénior de Educación y Capacitación en Nutrición Mundial en Herbalife Nutrition, explicó que alimentos se deben consumir, cuáles no y algunos hábitos correctos.

Para realizar una dieta balanceada:

  • Elige comidas balanceadas. Intente incluir proteínas magras, como pollo, huevos, lácteos descremados, carnes magras, pescado, legumbres o productos de soya, en cada comida. Las proteínas sacian el hambre y ayudan a mantenerte mentalmente alerta. Complete la comida con frutas y verduras frescas y cereales.
  • Coma periódicamente y no salte comidas. Cuando esté estresado, es fácil posponer comidas o directamente saltarlas, pero esto reducirá los niveles de energía y es posible que, cuando finalmente coma, termine comiendo en exceso. Si el estrés le quita el apetito, intente comer cantidades más reducidas con mayor frecuencia durante el día.
  • Evite recurrir a la comida para reducir el estrés. En su lugar, una caminata enérgica o una taza de té de hierbas pueden ayudar. Si siente necesidad de comer, los alimentos duros y crocantes ayudan a liberar estrés porque hacen trabajar los músculos tensos de la mandíbula. Intente comer un puñado de almendras o zanahorias baby como refrigerio.
  •  Reduzca la cafeína. Cuando las personas están estresadas a menudo sienten falta de energía y recurren a la cafeína como energizante, pero esto puede alterar el sueño. Si la cafeína no lo deja dormir por la noche, beber café y té descafeinados.
  •  Intente que la hora de la comida sea un momento agradable, lejos del trabajo y otras fuentes de estrés. Si come en el escritorio mientras trabaja o paga las cuentas durante la cena, algo tiene que cambiar. Tómese un poco más de tiempo para tranquilizarse y relajarse mientras come: es probable que coma menos y disfrutes más.