Las sanciones por traficar tortugas hicotea en Colombia

12 Abril 2022, 04:49 PM
Share
La tortuga hicotea es una especie apetecida en Semana Santa pero su comercialización es ilegal ya que se encuentra en vía de extinción.
Créditos:
laderasur

Con la llegada de las festividades de la semana mayor, son muchos los lugares del país en los que, por tradición, se evita el consumo de carnes rojas por respeto a las creencias religiosas del catolicismo, los colombianos suelen reemplazar la proteína de cerdo o res por pescado. Sin embargo, el consumo de animales silvestres como la tortuga hicotea preocupa a las autoridades. 

Esta práctica es muy común en la costa caribe colombiana.  Por ejemplo, en el departamento del Magdalena, se decomisaron 148 animales de esta especie en operativos realizados durante el año 2021, cifra que se replican en otras zonas de esta región. 

La problemática ambiental que representa la caza furtiva de hicoteas ha traído como consecuencia que este animal esté dentro de la lista de especies en vía de extinción del país. 

Por tal motivo, la comercialización de su carne es ilegal y puede acarrear graves sanciones para las personas que se dedican a su tráfico durante Semana Santa, fecha en la que su consumo aumenta exponencialmente. 

La Ley 599 del 2000 dicta que beneficiarse económicamente de la venta de especies como la hicotea es castigado con penas intramurales que van desde los 60 hasta los 135 meses de cárcel y con multas que pueden llegar a los 43.750 salarios mínimos legales vigentes. 

Por su parte, la Ley 1333 del año 2009 dispone multas de 5.000 salarios mínimos y una pena máxima de 108 meses de cárcel por el acto punible de explotación ilegal de fauna. 

Asimismo, en el código penal se tiene dispuesto un apartado que sanciona a los traficantes de animales  silvestres con penas entre los 32 y 90 meses de cárcel y una multa de 15.000 salarios mínimos. 

Igualmente, la Ley 1774 de 2016 pena este tipo actos con sanciones de 5 a 60 salarios mínimos y penas de cárcel que llegan hasta los 36 meses. 

A pesar de que los animales están cobijados bajo un marco legal inflexible que castiga su maltrato y comercialización, el consumo de carne de hicotea es una problemática que año a año afecta a la población de esta especie, sobre todo en las regiones de ciénaga, lugar donde crecen y se reproducen. 

Gracias a los esfuerzos realizados por el Ministerio de Ambiente en materia de protección de fauna silvestre, se han logrado recuperar de las garras del tráfico ilegal un total de 144 mil animales entre los años 2010 y 2019 durante operativos realizados por las autoridades ambientales de la mano de la Policía Nacional. 

“La conciencia y la educación ambiental son las rutas a través de las cuales todos comprenderemos mejor que al cuidar la fauna y la flora estamos cuidando la vida en el planeta. Se ha avanzado mucho en este sentido, pero falta. No se trata de poner restricciones ni de un asunto de normatividad solamente, sino de que cada uno de nosotros juegue el papel que el planeta y nuestra inmensa biodiversidad nos piden”, señaló el ministro de ambiente Carlos Eduardo Correa al momento de presentar estas cifras.

KienyKe Stories