Metro subterráneo tiene estudios más avanzados que el elevado: Contraloría de Bogotá

Publicado por: richard.ladino el Mié, 04/03/2020 - 16:52
Share
En un informe el organismo de vigilancia distrital reveló el estado de ambos proyectos.
Metro de Bogotá

En un informe titulado 'Primera línea del metro para Bogotá PLMB. Finanzas del Distrito Capital', la Contraloría de Bogotá reveló que los estudios del metro subterráneo llegaron a un nivel de ingeniería básica avanzada (ingeniería de detalle), mientras que los del elevado solamente alcanzaron el nivel de factibilidad.

El documento cuenta con 29 páginas en las que el organismo de control compara los dos proyectos para la futura construcción del metro de Bogotá. Uno que fue presentado en la alcaldía de Gustavo Petro y el otro que fue estructurado por la administración de Enrique Peñalosa. 

Uno de los primeros puntos que evidencia este estudio se lee que con relación a las estaciones, "tres de las siete propuestas presentadas consideraron una distancia promedio de 1 km entre una y otra estación, dentro de ellas se encuentra la del metro subterráneo, mientras que la del elevado plantea una distancia de 1,5 km, es decir menos estaciones en su recorrido con relación a la mayoría de las propuestas y, por tanto, mayor distancia para que los usuarios puedan acceder directamente al servicio". 

Frente al costo de los proyectos, la Contraloría explicó que el metro subterráneo del Consorcio L1, tiene un costo de US$ 7.550,8 millones (18,8 billones de pesos) y un costo km promedio de US$ 207,8 millones (697.903,1 millones de pesos), siendo el más costoso; le sigue en valor el de Systra para el metro elevado en todo su trazado, con un costo de US$ 4.244,5 millones (14,3 billones de pesos) y un costo km de US$ 177,2 millones (595.048,1 millones de pesos). Lo que daría un diferencia de 4.5 billones de pesos.

En otro aparte del texto, la Contraloría de Bogotá dice que persisten algunas inquietudes, como por ejemplo, "en qué medida las estaciones planteadas para el metro elevado, su entorno y la renovación urbana que se requiere, genere externalidades que afecten en tiempo y en dinero el nuevo proyecto". 

Y agrega que se trata de una situación que difiere, "con el proyecto subterráneo pues la construcción de este tipo de estaciones y la renovación urbana implica modificar parte de la infraestructura y las construcciones de la ciudad, para adaptarla a nuevos usos y a diferentes actividades, para lo cual se requiere cambiar el ambiente urbano de una manera bien planificada, pues el estudio de factibilidad no es suficiente para detallar con mayor certeza estos eventos". 

La primera conclusión que lanzan desde la Contraloría Distrital es que los estudios del metro subterráneo llegaron a un nivel de ingeniería básica avanzada (ingeniería de detalle), mientras que los del elevado solamente alcanzaron el nivel de factibilidad, es decir, se hace necesario llevar los estudios del proyecto del metro elevado a una definición más detallada, para determinar de manera más precisa su costo y sus bondades frente a los del metro subterráneo.

Además comentan que el mejoramiento en la calidad del servicio de transporte y la reducción en tiempos de viaje sería el impacto principal atribuido a la construcción la primera línea del Metro de Bogotá.

Conozca el informe completo aquí: