"Cochise" desesperado por su ruina económica

Publicado por: admin el Mar, 06/08/2013 - 04:56
Share
El más grande ciclista colombiano del siglo XX, Martín Emilio Cochise Rodríguez, no deja de pedalear, a sus 71 años, pero atraviesa por una dolorosa crisis económica, que lo obliga a rebuscarse e
"Cochise" desesperado por su ruina económica
El más grande ciclista colombiano del siglo XX, Martín Emilio Cochise Rodríguez, no deja de pedalear, a sus 71 años, pero atraviesa por una dolorosa crisis económica, que lo obliga a rebuscarse el sustento de cada día. Había obtenido una pensión de cuatro salarios mínimos (poco más de dos millones de pesos), pero renunció a ella por sugerencia de Coldeportes, que le ofreció un contrato de publicidad y asesoría. Hoy no tiene una cosa ni la otra. Cochise (nombre que incluyó en su cédula de ciudadanía) es récord mundial de la hora, ganador de cuatro vueltas a Colombia, campeón mundial de los cuatro mil metros persecución en Italia y ganador de una veintena de competencias panamericanas y nacionales. Como Nairo Quintana (segundo en el Tour de Francia) y otros grandes ciclistas colombianos de origen humilde, Cochise empezó su carrera –es su historia- trabajando en una farmacia como repartido de medicamentos. Luego se montó en una bibicleta de turismero y años después en una profesional. Con el tiempo se convirtió en leyenda. La diferencia con Quintana y los corredores de hoy, es que en los años de gloria de Cochise “pagaban con medallitas y copas”, mientras ahora reciben millones de euros. Coldeportes le propuso a Cochise suspender la pensión para recibir un contrato como promotor de una campaña denominada “Supérate”, para incentivar el deporte entre los jóvenes de estratos bajos. La dicha le duró poco, hasta diciembre anterior, y desde el primero de enero no recibe ni la pensión ni el dinero del contrato, que no fue renovado. -“La verdad es que hoy tengo problemas hasta con el pago de los servicios, sin hablar de la salud y la subsistencia a nivel general. Mi señora está que me saca de la casa…” Martín Emilio Cochise, Kienyke Sin embargo, Cochise no se declara pobre. “Pobre es aquel que está ahí en una acera, o pidiendo limosna, aunque yo estoy por poner la gorrita. Estoy teniendo muchas dificultades y se lo digo honestamente”. En su opinión, el gobierno no debería regalarle todo pero sí darle un mejor tratamiento. “La gente me saluda en la calle y piensa que soy millonario. Eso es mentira. La verdad es que a mí me da pena tocar este tema en público, pero lo tengo que hacer. Nunca he hecho nada malo, soy juicioso, no me tomo un trago, y si lo hago no sobrepaso los límites. He sido correcto. Le hago publicidad al deporte. Me parece que el Gobierno me ha tratado más bien regular”. El gran Martín Emilio Cochise hoy no hace tantas bromas como siempre. Ha perdido el buen humor por tantas deudas y problemas, aunque trata de seguir poniendo buena cara en los actos públicos. "¡Es que la vida así es muy verraca!", expresa desconsolado.