Colombia ha perdido 7 millones de años de vida por el conflicto armado

Publicado por: sebastian.alvira el Jue, 24/09/2020 - 10:15
Share
La Comisión de la Verdad realizó un acto de reconocimiento del impacto del conflicto armado en la salud de los colombianos.
Colombia ha perdido 7 millones de años de vida por el conflicto armado

El conflicto armado interno ha tenido un impacto tan fuerte en la salud de los colombianos que, según los cálculos del comisionado Carlos Beristain, el país ha perdido cerca de 7 millones de años de vida. Esta cifra surge luego de promediar que cada persona asesinada en el país perdió cerca de 35 años de vida posible y que son cerca de 200.000 los muertos que se estiman por la guerra.

El conflicto no solo ha significado pérdida de años vividos, sino también de calidad de vida, y por eso "la Comisión busca ir hasta el fondo, hasta las raíces de lo que nos pasó”, dijo el comisionado Saúl Franco. 

El comisionado afirmó que médicos y comunidades han visto afectada su salud como consecuencia de la guerra en Colombia. Además, la salud como derecho humano universal se ha visto deteriorada en distintas dimensiones, por la inversión en la guerra y no en servicios médicos.

“Somos menos felices cuando nos amenazan y estigmatizan, cuando la realidad y las noticias están llenas de masacres y teñidas de sangre y cuando las ausencias de los secuestrados, desparecidos, exiliados y asesinados no nos dejan dormir y nos impiden saborear lo que comemos”, dijo Franco.

 

Según el registro único de víctimas, a lo largo del conflicto armado en Colombia han sido desplazadas 8.056.993 millones de personas, es decir, alrededor del 15% de la población colombiana ha sido víctima de este hecho violento. Perder su territorio causó un profundo malestar emocional, mental y físico.

Cabe recordar que, los grupos armados intimidaron al personal de la salud tildándolos de colaboradores del bando enemigo. Ejercer su profesión les costó legitimidad, tranquilidad e incluso la vida.

El padre Francisco de Roux, presidente de la Comisión de la Verdad, indicó que es de vital importancia comprender que no se puede seguir tolerando lo intolerable, que es necesario trabajar con entusiasmo por la vida para honrar la memoria de quienes trabajando por la salud le enseñaron a a los colombianos a amar la vida. 

"Ante esta sacralidad de la vida, lo sagrado no son las instituciones, las empresas, ni los bancos, ni el estado, ni el ejército y tampoco la guerrilla, lo sagrado es la vida como se da particularmente en cada ser humano", afirmó el padre De Roux.

 

La Comisión ha podido registrar al menos 2.419 infracciones a la Misión Médica ocurridas entre 1958 y 2019; es decir, atentados o vulneración de derechos sobre bienes, personal sanitario y actividades de carácter asistencial para el cuidado de la salud en situaciones o zonas donde existe una afectación de la seguridad pública y se presentan otras calamidades.

La defensora de derechos humanos, Astrith Gualtero, narró los hechos que ocurrieron el 26 de junio del 2002 en puerto Lleras, Meta en relación con la expulsión del municipio de trabajadores de la salud por parte de las Farc.

"Una población se quedó sin prestación de servicios de salud por el simple hecho de tratar de ganar la vida, que volvieran a prestar el servicio no fue fácil, fue un proceso complicado llegar nuevamente a los lugares de donde habían sido desplazados impactó a la población.

La lideresa Gualtero también aprovechó para pedirle al Gobierno que no vulnere los derechos de los ciudadanos, al no prestarles servicios de salud adecuado. Además, indicó que los recursos de la salud están quedando en manos de unos pocos. "En Colombia el sector salud no es héroe, es víctima". 

Por otra parte, según el informe presentado por la Comisión de la Verdad, 27 instituciones de la salud estuvieron en manos de los paramilitares y sus aliados políticos. Por lo que se estima que entre el año 2000 y 2010 unos 530 mil millones de pesos de recursos de la salud quedaron en manos del paramilitarismo.

“Desde ya pedimos que se nos honre con el perdón. En este acto de reconocimiento pedimos perdón por las amenazas contra las personas que ejercieron la misión médica”, expresó Jaime Parra, “Mauricio Jaramillo”, exmiembro del secretariado de las FARC.