Ingeniería Ambiental, formación para el desarrollo del planeta

Publicado por: anamaria.gomez el Lun, 31/08/2020 - 14:01
Share
La facultad de Ingeniería Ambiental de la Universidad Santo Tomás está comprometida con la formación de profesionales capaces de aportar al desarrollo sostenible de la sociedad.
Ingeniería ambiental
Créditos:
Freepik

Entre las profesiones que destacan por su compromiso con el desarrollo sostenible de las sociedades y por dar solución a los problemas relacionados con la calidad de vida de las comunidades está la ingeniería ambiental. A diario, esta profesión debe afrontar el reto de encontrar un equilibrio entre la producción económica, el progreso social y la protección del medio ambiente. 

“Nuestra vereda va a producir agüita alegre para vivir, agüita alegre para gozar”: esos son algunos de los versos del maestro Gustavo Adolfo Rengifo, que pronunciaba la actual decana de la facultad de Ingeniería Ambiental de la Universidad Santo Tomás, Ana Paola Bercerra Qurioz, en sus clases para introducir a los futuros ingenieros en una profesión al servicio de la sociedad y de los diferentes ecosistemas.

Las diferentes expresiones artísticas, así como cualquier otra herramienta que estimule la creatividad hacen parte del día a día de la facultad de Ingeniería Ambiental de la Universidad Santo Tomás. Lo anterior, en línea con las exigencias del entorno y los procesos de construcción social de las comunidades. 

Según la decana de la facultad, “los ingenieros ambientales están comprometidos a aportar con el cumplimiento de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de forma directa e indirecta.” Por esta razón, entre el plan de estudios de la carrera se encuentran clases, semilleros de investigación y pasantías que están dirigidas a la formación de profesionales que tengan conciencia de cómo aportar a partir de su conocimiento al cumplimiento de estas metas.

Entre el pénsum se contempla la materia de `Salud y Bienestar’, en la cual se realizan estudios sobre la calidad de aire y el agua, dado que en los últimos años las enfermedades respiratorias y otras afectaciones en el cuerpo han sido causadas por la contaminación de estos dos elementos. 

Por su parte, desde el centro de Proyección Social los estudiantes asisten a salidas de campo en donde comparten con comunidades en situación de vulnerabilidad. En estos espacios, los jóvenes tienen la oportunidad de aportar en la optimización de recursos como la energía o el agua y mejorar su calidad de vida sin afectar el planeta.

Entre los versos de la canción del docente Gustavo Adolfo Rengifo, ‘Agüita Alegre’, destacan estas palabras: “las quebraditas son un tesoro, que nadie puede comprar con oro.” Esta frase evidencia la misión que tienen los ingenieros ambientales en la actualidad, “generar nuevas alternativas para el desarrollo, hacer seguimiento a cómo los cambios de clima están afectando al planeta”, precisó la decana Ana Paola Becerra.

Los ingenieros ambientales deben tener la capacidad de reconocer el potencial de los recursos naturales para dar respuesta a algunos problemas que presentan sociedades desiguales como Colombia, “el ingeniero posiblemente tiene las soluciones técnicas, pero necesita del acompañamiento de soluciones políticas” enfatizó la ingeniera. 

En los 13 años de creación de la facultad de Ingeniería Ambiental en la Universidad Santo Tomás, se ha inculcado uno de los versos de ‘La Rumba de las flores’, canción del cantautor colombiano Jorge Luis Velosa Ruiz que dice: “cada colombiano convertido en flor”, pues como lo explica la decana del programa el ingeniero ambiental, debe entender que tiene una relación con el ecosistema, está involucrado en él y por lo tanto debe analizar y entender que los recursos son limitados. 

Partiendo del entendimiento de que todos somos parte de un mismo ecosistema existen muchas oportunidades y campos de acción donde los ingenieros ambientales pueden empezar a desarrollar negocios que surjan del reciclaje y la reutilización de materiales. En el programa de la Universidad Santo Tomás se contemplan las cátedras de Formulación y evaluación de proyectos y Fundamentos de economía y administración, para el diseño y la ejecución estas iniciativas. 

Como lo explica la decana del programa, el ingeniero ambiental “debe buscar tecnologías que permitan prevenir y corregir aspectos ambientales como emisiones y consumo de energía, que afectan los recursos naturales”. 

Vea aquí la entrevista completa: