Marketing

Ciclo, la máquina que cambia envases por dinero

Publicado por: admin el Dom, 24/09/2017 - 02:26
Share
Luego de pasar un tiempo buscando su trabajo de grado, Francis Osorio, de 24 años, comenzó a hacer su proyecto en compañía de Lucas Tobón, un amigo de toda la carrera. La idea nació de la herman
Ciclo, la máquina que cambia envases por dinero
Luego de pasar un tiempo buscando su trabajo de grado, Francis Osorio, de 24 años, comenzó a hacer su proyecto en compañía de Lucas Tobón, un amigo de toda la carrera. La idea nació de la hermana de Francis y fue el origen de lo que hoy conocemos como Ciclo, la primera máquina que convierte el reciclaje en dinero para viajar en el Metro de Medellín. Lejos de conocer a los que serían sus otros compañeros de Ciclo, Francis conversó sobre el viaje que su hermana tuvo a Alemania. La mujer les contó que en ese país existen máquinas de reciclajes que permiten devolverle a las personas el cobro de la botella, pues, según contó, en el país europeo cuando se compra un producto embotellado, se paga por el producto y por la botella, y en estas máquinas lo que se hace es que se deposita el envase y la máquina hace la devolución del dinero. Después de conocer eso, Francis en compañía de su amigo Lucas comenzó a desarrollarla y a hacer todo lo correspondiente con la parte tecnológica del proyecto. Mientras eso pasaba, Felipe Restrepo, Santiago Higuera y Miguel Uribe, todos de 23 años, estudiantes de ingeniería administrativa en la Escuela de Ingenieros, buscaban realizar su trabajo de grado. Ellos querían hacer un proyecto de emprendimiento y luego de varias ideas, de varias búsquedas, Miguel encontró unas máquinas que daban beneficios por reciclar y de inmediato quiso impulsar eso en Colombia y comenzaron con el desarrollo de la idea de negocios para importar el producto. [caption id="attachment_756416" align="aligncenter" width="852"] Cortesía: Miguel Uribe[/caption] Teniendo ya la idea estudiada, los tres hombres deciden presentarse al concurso Capital Semilla, un proyecto de la Alcaldía con otra empresa aliada. En ese evento, ellos tenían el propósito de importar las máquinas, pero no contaban con que allí se encontrarían con un profesor de la universidad de ingeniería mecatrónica. Él les contó que en la misma universidad había alguien desarrollando el prototipo que ellos querían importar, por lo que les dio el contacto y allí comenzó a surgir lo que hoy es Ciclo, la primera máquina que da beneficios por reciclaje en Medellín. Todos se reunieron, se contaron los avances que tenían y rápidamente hicieron conexión, aseguró Miguel en diálogo con kienyke.com. Contó también que eran el complemento necesario porque por un lado avanzar en la parte tecnológica con Francis y Lucas, y por otro en la parte de mercadeo y la parte administrativa con Miguel y sus amigos. De esa sinergia nació entonces este proyecto de emprendimiento. Desde el comienzo en que surgió buscaron tener un compromiso ambiental, pero a través de ese proceso ambiental se creó un desarrollo social, un beneficio para todos los que se unieran a la causa de reciclar.
“Hay otros modelos en el mundo en los que por tu botella te dan un descuento en algo, entonces eso te lleva a gastar más. Nosotros lo que buscamos es un ahorro, que la máquina no le dé un descuento o un cupón sino que lo ayude a transportarse” Miguel Uribe
El proyecto siguió su desarrollo con fines académicos, pero un día se toparon con que el Metro de Medellín estaba buscando implementar esas máquinas para su sistema, y en febrero de este año sacaron una solicitud de precios donde se presentaron tres empresas con diversos productos, pero fueron los jóvenes los que se ganaron esa licitación y comenzaron a cumplir su sueño de materializar su trabajo de grado en su estilo de vida. En marzo firmaron el contrato que los vinculó con el Metro, y tardaron hasta agosto para entregar la máquina, que con un software diferente tiene la capacidad de entregar recargas en las tarjetas Cívica a los ciudadanos. Han pasado aproximadamente tres semanas desde que la máquina comenzó su operación en la estación Universidad del sistema Metro, y ya se está pensando en montar más máquinas para implementar la costumbre de reciclaje en la ciudad, y también para que las personas por medio de ellas tengan beneficios para sus necesidades más primordiales, como alimentación, servicios, entre otros. Los recursos utilizados fueron en parte gracias a Capital Semilla, y también fue un esfuerzo grande de los cinco integrantes por reunir dinero propio para la creación de la máquina, que hasta el día de hoy ha recogido cerca de 52.000 botellas y ha generado más de dos millones de pesos en recargas a los ciudadanos. [caption id="attachment_756417" align="aligncenter" width="768"] Cortesía: Miguel Uribe[/caption] Ahora, llenos de carisma, los cinco jóvenes están analizando más opciones para seguir creciendo como empresa. Esperan que esta prueba piloto cumpla las expectativas, aunque aseguran que va por muy buen camino, pues no esperaban recoger cerca de 2.000 botellas diarias.