Valentina Lizcano da detalles inéditos de su embarazo y su vida en Cartagena

Publicado por: felipe.lopez el Vie, 26/03/2021 - 12:46
Share
Creado Por
Felipe López
En entrevista con KienyKe.com, Valentina Lizcano habló de su experiencia como actriz mientras se encuentra embarazada de su segundo bebé.
Valentina Lizcano

Valentina Lizcano regresa al ojo público en 2021 gracias la nueva temporada de ‘La Nena’, la serie web digital de Caracol que con su cuarta temporada vuelve, pero en formato de teatro, específicamente para la plataforma Teatro a un Clic.

De esta manera, los espectadores podrán ver la nueva entrega desde la comodidad de su casa y reírse con las ocurrencias de estos personajes. Cada capítulo se estrena a lo largo de los fines de semana del mes de marzo y eventualmente estaría disponible en la plataforma de streaming, Caracol Play.

KienyKe.com entrevistó a la actriz que interpreta al peculiar personaje de Astrid, para conversar sobre esta experiencia de trabajar en pandemia, pero también sobre algunos detalles de su vida personal.

KyK: ¿Cómo fue la experiencia de haber participado en las grabaciones de ‘La Nena’ teniendo presenta la coyuntura de la pandemia?

VL: “Fácil no fue porque hay un agravante más y es mi estado, yo estoy en embarazo, estoy llegando al séptimo mes, en ese momento estaba transitando el cuarto mes. Siempre hay un cuidado más grande porque frente a una enfermedad de la que conocemos qué puede pasar, pero todavía no tenemos una solución como a la mano, pues obviamente todo el mundo tira a proteger a la nueva vida y por ende a su mamá.

Caracol lo hizo muy bien, yo también al mismo tiempo estaba haciendo ‘La Reina del Flow’, terminando la segunda temporada, se me cruzaron muchas grabaciones, pero bajo los cuidados necesarios se puede hacer.

No deja de ser tensionante, o sea, para llegar al set tú tienes que pasar por una cantidad de protocolos, desde los días antes porque tienes que tener una prueba, yo no sé cuántas pruebas me han hecho a mí en los últimos meses, luego la tienes, llegas, te toman la temperatura, te hacen una encuesta, luego pasas, y así son como cinco cercos de seguridad, hasta que llegas al set.

En La Nena lo chévere es que como éramos un grupo tan chiquito, no tuvimos que estar tan distanciados, en La Reina sí. Pero en La Nena éramos muy poquitos y todos muy claros en que debíamos cuidarnos, porque eso también es un compromiso de uno, no es solo que la empresa cumpla con los protocolos, sino que cada uno de los implicados tenga el nivel de responsabilidad, es suficiente para proteger la vida del otro.

A continuación puede ver la entrevista completa con Valentina Lizcano:

KyK: ¿Tiene alguna anécdota curiosa que recuerdes del tiempo de grabaciones de la nueva temporada?

VL: Una cosa curiosa que ya casi llegando al final, cuando las mujeres estamos en embarazo estamos muy hormonales, yo estaba terminando el primer trimestre, que es el más hormonal, donde uno se siente más sensible, pero en la penúltima escena simplemente empecé a gritar, no sé, estábamos todos discutiendo por algo, somos un equipo que interactúa mucho, Dago interactúa mucho con nosotros.

Yo no sé qué fue, porque no puedo recordarlo, pero pegué una explosión que grité que ya no aguanto más, así roja, yo sentía que me subía y me bajaba el fuego por el cuerpo, hasta que me di cuenta yo donde estaba y dije: ‘ay, perdón’, pero súper desubicada, se me desconectó un cable y Dago muerto de la risa diciéndome: ‘¿Ya? Listo, la embarazada se pronunció, sigamos’.

KyK: ¿Cómo ha sido la experiencia de estar trabajada y estar embarazada por segunda vez?

VL: Este embarazo ha sido totalmente distinto, ha sido desde el comienzo, hasta supongo el final, diferente a lo que yo viví con mi hijo Salvador, por ejemplo, yo con Salvador no trabajé, yo terminé de hacer una novela, un antagónico que hice para ‘Dulce Amor’ de Caracol, terminé ahí y yo perfectamente sabía que yo quería quedar en embarazo, entonces había hecho mi ahorro para no trabajar y efectivamente quedé en embarazo a la semana.

Esta vez no, esto fue un gol del universo, precioso gol porque no puedo decir que no lo he gozado, me he gozado al máximo mi embarazo, dentro de lo que se puede gozar en una situación de estas porque sí se le activa a uno como mamá todas las alarmas de protección.

A nivel de grabar con Alma, que es el nombre de mi hija, ha sido maravilloso porque obviamente hay una sensibilidad especial, una conexión especial, a todo nivel, no solo en mi trabajo como actriz, en mi trabajo como coach, en mis diferentes áreas, me ha potencializado porque yo en todas esas áreas trabajo con las emociones y sentimientos, entonces ha sido una parcera, se ha portado súper bien.

 Al principio tuve síntomas súper fuertes y tuve un accidente en grabación, me caí, eso nos puso en riesgo, pero como al mes ya estábamos otra vez de pie, trabajando. Ha sido sobre todo bonito encontrarme, sentir eso de tener que trabajar y tener la bendición de tener trabajo, en un momento histórico y justo estar en embarazo, lo que me hace es conectarme más con las otras mujeres, pienso mucho en la lucha de mi mamá, de tantas mujeres que han tenido que sacar a sus hijos solas.

KyK: ¿Cuáles fueron las razones para decidir mudarse a Cartagena?

VL: Era una decisión tomada desde antes de la situación pandémica, yo sé que todavía hay gente que comenta: ‘no, fue por la pandemia’ y sé que muchos tomaron durante la pandemia la sabia decisión de moverse de dónde no estaban cómodos, porque no es el lugar, es uno.

Yo tenía un sueño desde hace mucho tiempo de no vivir en Bogotá (…) seamos honestos, yo soy calentana (…) había pensado en irme para Medellín, pero me enamoré y ese hombre se vino a trabajar aquí, aún así pensamos en que él viviera en Cartagena y yo en Medellín.

Pero cuando empezamos a venir a visitarlo con mi hijo desde Bogotá, yo me di cuenta el cambio de Salvador, el cambio de actitud, era un niño que se me estaba volviendo miedoso, un niño de 5 años que se me colgaba al cuello y no quería soltarse en el mar sabiendo nadar, se me estaba volviendo otra cosa.

Cuando empecé a ver esto, cómo lo iba liberando el mar, el sol, la brisa, yo dije: ‘no, este es el lugar donde yo quiero que crezca’, por lo menos que estemos una etapa, además siempre le prometí a Salvador, y a Alma también se lo prometo, siempre es aprender a adaptarnos al cambio, aprender a ser gitanos en todos los sentidos de la vida, no apegarnos a nada, a disfrutar de la transformación y no sufrirla.