Una conejita empresaria

Publicado por: admin el Mié, 02/03/2011 - 12:39
Share
Después de conocer medio mundo, Viviana Castrillón, Miss Playboy TV Latin América & Iberia en 2004, decidió lanzarse al mundo de la ropa íntima con pijamas, corsés y juguetes para la intimid
Después de conocer medio mundo, Viviana Castrillón, Miss Playboy TV Latin América & Iberia en 2004, decidió lanzarse al mundo de la ropa íntima con pijamas, corsés y juguetes para la intimidad, V.C. Dreams. Ella no esconde la única cirugía que se ha hecho en la vida, la de sus senos,  pero sí guarda con celo la fecha de su nacimiento. Viviana estudió publicidad y es amante del tango. ¿Cuántos años tiene? [Risas, risas]. Lo que sí sé es que voy a cumplir menos de 35. ¿Cómo y por qué una chica ex Playboy termina de empresaria? Antes de terminar mi carrera profesional ya estaba vinculada al sector de las ventas en el mundo textil, y mientras estaba en el mundo de las ventas de telas y promocionaba los productos de la empresa a la que estaba vinculada, recorría muchos barrios de Bogotá y eso me permitió ver cómo se crea una empresa. ¿Cómo llegó a ser elegida Chica Playboy? Puede ser que parezca un cliché, pero me pasó lo que a mucha gente le sucede. Fui acompañar a una amiga a un casting para una agencia de modelaje y mientras yo estaba con ella, me dijeron que presentara la prueba y quedé vinculada a la agencia. De igual forma seguía con la venta de publicidad de la empresa de textiles Zephir. Al poco tiempo comencé a modelar con  unos cambios que me realizaron en la agencia, como el corte y el color del pelo y también en la forma de vestir. Ahí mismo me empezaron a salirme trabajos en desfiles, fotografías para catálogos, presentación de eventos y empecé a modelar mientras estaba vinculada con la empresa de textiles. Pero los pasos reales para el camino a Playboy llegaron cuando fui modelo para una versión diferente de la canción Tu boca, de Cabas, era un video sensual que era para Playboy y ahí comenzó el contacto de manera leve. Después hubo un concurso nacional para elegir señorita Playboy TV Colombia y entonces ahí quedé de segunda. En ese año ganó Renata González, luego al año siguiente me llamaron para saber si quería volver a participar y dije que no. Me parecía quemar mi imagen, pero me lograron convencer porque la versión anterior era con mucha gente y modelar ante tantas personas no me gustaba. Pero el jurado me convenció en que en esa ocasión sería el concurso sería a puerta cerrada y con el jurado nada más y que el casting se realizaría en todo el país y me propusieron que representara a Bogotá y quedé elegida Miss Playboy por decreto. ¿Qué dijeron sus papás cuando salió elegida? La verdad antes de ser elegida lo consulté con ellos, con mi novio y  conmigo misma de si quería ser o no.  Me fui con todo.  Pero mi mamá pegó el grito en el cielo. Mi papá lo tomó con más cordura. Al final aceptaron con más tranquilidad. ¿Qué fue lo mejor que le pasó por haber sido chica Playboy? Lo más chévere de haber tenido ese rol fue haber viajado a varios países. Y fue también haber conocido la cultura, las formas de ser y las formas de comportarse de las personas de países como España, Guatemala, México, Argentina, Perú, Estados Unidos y Chile, entre otros. Además que el pago del salario es muy bueno y eso va acompañado de que te cuidan mucho. ¿Conoció a Hugh Hefner? No lo conocí. Me hubiera gustado haberlo conocido, a pesar de que estuve en una fiesta en la mansión Playboy en Las Vegas, en la que se decía que iba estar, pero no fue porque estaba enfermo. Pero sí conocí a Christie Hefner, su hija, a Kendra Wilkinson y a Bridget Marquardt, una de sus novias. Pero sí pude conocer y vivir el life style que se obtiene por estar al lado de un emporio económico llamado Playboy. ¿Qué es lo peor de ser chica Playboy? La verdad creo que no hay nada malo, sólo que en Colombia existe mucho tabú alrededor del tema y de pronto la gente lo ve a uno como una persona que se quita la ropa con facilidad por el dinero, cuando no es por eso, sino por el gusto del modelaje. De hecho salir desnuda en televisión o en revistas no es nada malo. Y si no miren la cantidad de mujeres que se desnudan en Colombia, y ni siquiera les pagan. ¿Haría películas pornográficas? [Risas nerviosas]. Nunca las haría. Sólo he participado en videos eróticos. Me lo han ofrecido muchas veces. Pero creo que es un pequeño paso en la carrera del modelaje. ¿Pero por qué no dar entonces ese paso? Creo que lo mejor es no dar ese paso. Me gusta el erotismo, pero la verdad no quiero darlo. Hasta lo sensual llego y no a lo vulgar. Es mejor dejar que la gente quiera imaginarse lo que uno es cuando está en la cama. Varias empresas, en especial una estadounidense, me ofrecieron trabajar en una película de la productora Vivid con sede en Miami. Pero yo respeto y amo a mis papás. La verdad me parece que los afectaría y les dolería mucho. Lo consulté con ellos y me pidieron que no lo hiciera. De hecho Esperanza Gómez, que fue a quien le entregué el título de Chica Playboy, está vinculada y sus ganancias económicas han sido súper. La misma productora con la que trabaja Gómez son los que me han ofrecido trabajo. ¿Ve películas porno? Sí y muchas. Cada vez que estoy en mi cama. Antes y durante el momento en el que estoy con mi pareja. Soy una fiel consumidora. Veo películas, tengo canales para adultos en mi servicio de televisión por cable, descargo vídeos de internet. De hecho, cada vez que Esperanza Gómez saca una nueva película yo la compro. ¿Usa vibradores? Creo que cuando no se tiene pareja, lo mejor es poder consentirse uno mismo. Por eso utilizo todos esos juguetes. Porque me encanta el sexo y me parece súper importante. ¿Qué es lo más atrevido que ha hecho para la televisión? Hacer una serie sensual para Playboy llamada Intimidades. De hecho, cuando hacía esa serie exigía que si mi pareja de grabación estaba desnuda, él solo podía estar con pantalón y que se le viera el pecho, pero si era él quien estaba desnudo, yo estaba mostrando los senos. Nada más. Ese es mi límite. Pero con el manejo de cámaras pareciera que yo estaba en una relación sexual. ¿Qué sigue ahora con Viviana Castrillón? Ahora estoy muy concentrada con el tema de la creación de nuevas tiendas en todo el país, y desarrollar el concepto del erotismo a través de las prendas íntimas. Y adelanto con Proexport asesoría para importar en diferentes partes del continente. En el tintero tengo varios programas de televisión. ¿Los colombianos son mojigatos? Sí y muchos. Practican la doble moral. Porque la gente no le gusta hablar del sexo, pero le encanta. A los sex shops no van, pero se mueren por ir, pero sí buscan otras alternativas para disfrutar de otras herramientas que produzcan placer.

Siga a KIENYKE en Google News