Una vida de clandestinidad y combate: la historia del hijo menor de ‘Tirofijo’

Dom, 28/05/2023 - 09:52
El primer capítulo de ‘Hijos de la Guerra’, llevó a Kienyke.com a entrevistar al hijo menor del fundador de las Farc, ‘Tirofijo’.
Créditos:
Hijos de la Guerra

Fueron varias semanas gestionando esta entrevista, en una primera oportunidad se habló de que iba a ser en un café en el centro de Bogotá, otra que podría ser en las mismas instalaciones de Kienyke.com y una última y más difícil que debíamos trasladarnos hacia el Meta.

Tras varios intentos fallidos por disponibilidad del personaje, decidimos ir hasta donde el entrevistado, queda bien en este punto el refrán “Si la montaña no va a Mahoma, Mahoma va a la montaña”.

Nos embarcamos un martes a las 3 de la mañana en una camioneta Kía, rumbo al municipio de Mesetas, departamento del Meta. ¿Por qué tanta insistiera en un personaje? La razón: es el hijo menor de ‘Tirofijo’, el fundador de las Farc y compartió con él hasta el final de sus días, seguramente tiene historias relevantes que contar de su padre.

Su pseudónimo es ‘Rigoberto Marulanda’ y vive en el ETCR (Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación) Mariana Páez, un lugar que dispuso el Gobierno Nacional tras la firma de los Acuerdos de Paz, para que excombatientes de las Farc hagan su tránsito hacia la sociedad civil.

Hay aproximadamente 250 kilómetros de Bogotá a Mesetas, las cuentas decían que era un trayecto de duración de cinco horas, por lo que estaríamos en el lugar sobre las 8:00 de la mañana; sin embargo el tráfico en carretera rindió y llegamos antes de lo esperado. A las 6:30 de la mañana estábamos desayunando en el pueblo.

A Rigo lo contactamos a las 7:30 am para que por medio de su esquema de seguridad, nos pudiese recoger y llevar al ETCR, ya que no quedaba dentro del pueblo, sino en zona rural.

Su respuesta fue: “No tengo la camioneta en el lugar, hay que esperar que lleguen porque están haciendo unas diligencias en la ciudad de Villavicencio”. Lo que nos ponía en la situación de tener calma y esperar el llamado.

Lo que no sabíamos era que la espera iba a ser larga y angustiante, tras varias llamadas con Rigo después del mediodía en el que nos dejaba claro siempre lo mismo: “Hay que esperar que lleguen. No puedo hacer más”, hubo momentos en los que no nos respondió más.

Si bien Mesetas es un pueblo pequeño, conocíamos reportes que en el lugar hacían presencia disidencias de las Farc. No sabíamos porqué o cómo, pero el pueblo ya conocía de nuestra presencia en el lugar.

Nos estacionamos frente a la plaza principal de Mesetas. El calor y la sed nos hizo salir del vehículo y ponernos a caminar y conocer un poco del lugar mientras esperábamos esa llamada que llegó a las 7:00 de la noche. “La camioneta está esperando por ustedes”, nos dijo Marulanda.

Dejamos al conductor del vehículo que nos transportó hasta Mesetas en un hotel hospedado en el pueblo, y emprendimos junto con los camarógrafos en una camioneta blindada con dos guardaespaldas hacia el espacio territorial.

La entrevista que pensábamos hacer ese mismo martes, evidentemente la noche no nos iba dejar. El trayecto duró unos 40 minutos por una carretera destapada, al llegar nos recibió el mismo Rigo, un hombre de estatura corta, pues tiene una condición de enanismo no identificada.

“Bienvenidos, ¿Cómo les fue en el viaje? Que pena con ustedes hacerlos esperar tanto”, dijo mientras estrechábamos las manos.

Eran las 8:00 p.m. y estábamos exhaustos. Rigo nos acomodó en habitaciones muy cómodas, en nuestra mente estaba que íbamos a ir a un lugar donde tal vez dormir no iba a ser fácil; no obstante este ETCR Mariana Páez, tiene una pequeña construcción de habitaciones tipo hotel para potenciar el turismo.

Acordamos que la hora de entrevista al día siguiente iba a ser a las 9:00 de la mañana. “Que descansen, mañana les cuento sobre mi padre”, dijo al cerrar la puerta del cuarto en el que nos hospedamos.

Al día siguiente, tras desayunar y dar un pequeño paseo por el territorio, nos encontramos con nuestro entrevistado, finalmente íbamos a hacer lo que nos llevó recorrer más de 250 kilómetros en carro y esperar más de 10 horas.

La razón de su enanismo y la identidad de su madre

Muy amable Rigo dispuso contestar todas las preguntas que le hiciéramos. - ¿Dónde nació usted, en qué año, quién es su mamá? 

Rigo Marulanda: “Yo nací en el Páramo de Sumapaz en el año 1983, en la época de diálogos con Belisario Betancourt, en casa verde donde se encontraba el secretariado. Mi madre fue guerrillera por un determinado tiempo, es una caucana que conoció a mi papá en la misma organización”.

Rigo es el menor de cinco hijos que tuvo ‘Tirofijo’ con Gladys Mora, aunque el mismo Rigoberto no nos dio mucha información a detalle, pudimos conocer que era indígena y se conoció con su padre en el Sumapaz.

Tuvo un tratamiento especial, bien se conoce que las mujeres que quedaban en embarazo dentro de las Farc, las obligaban a abortar o las sacaban del movimiento, con Gladys fue diferente, y claro, era la madre de los hijos del máximo comandante de la organización.

“A mi madre la licenciaron debido a que quedó embarazada en la guerrilla, no se permitía personal en gestación en las filas. Se dedicó a cuidarnos”, dice el hijo de Marulanda.

Sobre su condición física de personas de baja estatura, era difícil hacer la pregunta de porqué nació así, sin embargo muy tranquilamente nos respondió. “Mi madre no supo que estaba en embarazo y los compañeros un día le aconsejaron purgarse… creemos que eso fue un condicionante para que no hubiera nacido con una estatura del común”.

Conozca al hijo de 'Tirofijo' aquí:

Clandestinidad y la trágica muerte de un hermano

Bien decíamos que Rigo es el menor de los cinco hijos que tuvo ‘Manuel Marulanda’ con su madre Gladys. Todos fueron hijos varones, pero teníamos conocimiento que uno de ellos había fallecido.

“Casualidades de la vida o razones de la guerra, un hermano muere en un bombardeo en el 2013, incluso casi para la misma fecha que falleció nuestro padre, un 26 de marzo. Eso fue en Vista Hermosa. No niego que fue un golpe duro para la familia, pero tuvimos que llenarnos de valor y seguir. Además que nos encontrábamos todos en frentes diferentes, por lo que la comunicación y el duelo no fue sencillo”.

La infancia de Rigo no fue fácil, tuvo que vivir en clandestinidad y con otros padres durante un determinado tiempo. El hostigamiento del Estado por encontrar a ‘Tirofijo’ era tal, que llegando uno de sus hijos, creían que podían extorsionar al máximo líder de las Farc.

“Mi padre tomó la medida de salvaguardarnos, tuve que hacerme bautizar con otros nombres y apellidos, vivir en la clandestinidad y desconocer el movimiento. Fue una familia de guerrilleros viejos los que me adoptaron”, dice Carlos, el verdadero nombre de Rigo, que con dificultad no lo dice, pues no le gusta dar mayor información sobre sus datos personales ya que según él “es por seguridad”.

La historia de Rigo Marulanda, el hijo menor de 'Tirofijo'
Créditos:
Hijos de la Guerra

Incorporación a las Farc y encuentro con su padre

Aunque su niñez fue alejada de su madre y su padre, tuvo una vida tranquila, sin embargo, nació con el mismo espíritu luchador de su padre. Desde siempre supo que quería integrarse a las Farc en cualquier momento, y así fue, un día se escapó de sus padres adoptivos y se enfiló.

“Yo llegué a la guerrilla a la edad de 15 años. Recuerdo que estábamos en negociaciones con Pastrana. El Estado en la persecución contra mi padre, ya nos tenía identificados a todos, en ese momento tomo la decisión de vincularme. A la primera unidad que llegó es a una que estaba ubicada por las sabanas del Yarí, allí conozco al ‘Mono Jojoy’, quien sería un gran compañero en mi vida guerrillera; él me dice cómo iba a ser el trámite para llegar a mi padre”.

Finalmente llegó hasta donde su padre y mentor, se convirtió en un guerrillero más para el frente, hacia parte de la guardia especial del máximo comandante de las Farc.

“Mi padre nunca fue un hombre de lujos, siempre fue cercano a los subalternos. La única exclusividad que tenía era su alimentación y era por su salud que debía tener una dieta estricta”, afirma Rigo, quien añade:

“Él siempre fue muy estricto, incluso con nosotros sus hijos, debíamos hacer todas las labores que hacía un guerrillero raso. Pero con todo y eso que debía demostrar templanza, era alguien con un corazón muy grande. Para ser el líder de la guerrilla más grande no solo de Colombia sino de América Latina, no era necesario ser el más valiente, había que tener liderazgo y tener don de gente".

Rigo es de los pocos, por no decir el único de los hijos de 'Tirofijo' que accede a entrevistas con medios, aparte de la seguridad, todos tienen una noción negativa de los diarios, pues consideran que crearon una equivocada concepción tanto de las Farc como de su padre.

"Mi padre no es el monstruo que construyeron los medios de comunicación. Claro, nosotros entendemos que el desprestigio hace parte de una faceta de la guerra, pero a mí padre lo pusieron al nivel de increíbles criminales", asegura Rigo.

La historia de Rigo Marulanda, el hijo menor de 'Tirofijo'
Créditos:
Hijos de la Guerra

La inesperada muerte de su padre

Si hubo un personaje al que los medios de comunicación informaron incontables veces su muerte, fue 'Tirofijo'. Tanto desinformación de la prensa, cómo también de las fuerzas militares en su afán por acabar con el creador de las Farc.

Y aunque pareciera difícil de creer, Manuel Marulanda termina falleciendo de forma natural, el guerrillero alzado en armas más viejo del mundo, murió a los 77 años en su "cambuche" al lado de sus fieles guerrilleros.

"Nosotros estábamos departiendo con los compañeros cuando escuchamos a la compañera de él que gritó. Rápidamente fuimos a verlo, yo tuve la posibilidad de tocarlo y tenía el calor corporal pero ya no había nada que hacer, se había ido. Para nuestra organización es un triunfo que él haya muerto de manera natural, fueron alrededor de más de 7 presidentes que quisieron darle de baja y ninguno pudo" dice Rigo enorgullecido.

Proceso de paz y nacimiento de su hija

La muerte de su padre, seguida de los golpes duros que recibieron como organización con los asesinatos de 'Raúl Reyes', el 'Mono Jojoy' y demás, hizo replantear a las Farc en que la salida al conflicto armado si o si debía ser mediante la palabra, o sea un proceso de paz.

"Ya llevábamos más de 60 años en los que ningún actor declinaba o eliminaba al otro, veíamos que la salida podía ser dialogada. Llega Santos con ese anhelo y empezamos un proceso que sabíamos no iba a ser fácil. Evidentemente las estructuras tenían escepticismo de si se iba lograr llegar a la paz, ya habíamos pasado por esto varias veces y nada. Por fortuna dimos en el tiempo que era", agrega Rigo:

"Aunque nuestras operaciones eran militares pensando en tomarnos el poder del Estado vía las armas, todo combatiente tenía en su mente que en algún momento tenía que llegar la paz, y así fue. Un producto de ese Acuerdo de Paz es que me convertí en padre, me enamore de una compañera y hoy tenemos una niña de 6 años, la vida le cambia a uno cuando se convierte en padre".

Apagamos cámaras y micrófonos, nos dice Rigo: "Espero le sirva mi relato. Aunque pensábamos que este gobierno nos iba a ayudar más a la implementación del Acuerdo de Paz, no ha sido así. Nuestra única arma seguirá siendo la palabra. Sueño con que mi hija crezca y pueda tener una educación de calidad y pueda caminar sin correr riesgo. Que tengan un buen viaje de regreso".

Más KienyKe
La delegación dorada, que hizo escala en Bogotá, embarcó rumbo a Sao Paulo, en donde busca conquistar la victoria.
El presidente argentino volvió a arremeter contra el mandatario colombiano.
Dos escoltas, y el excombatiente de las FARC, fueron capturados por transportar el ilícito en un vehículo oficial.
El artista, que recientemente se presentó en la Casa Blanca, sigue llenando de orgullo a los colombianos.
Kien Opina