Así nació el “Síndrome de Estocolmo”

Así nació el “Síndrome de Estocolmo”

23 de agosto del 2017

Este 23 de agosto, hace 44 años, en Estocolmo (Suecia), se produjo el robo de Norrmalmstorg. Lo que sucedió ese día pasó a la historia luego de que se acuñara el término “Síndrome de Estocolmo”. Esa tarde Jan-Erik Olsson entró al banco Kreditbanken dispuesto a llevarse una fortuna.

La sucursal del banco estaba ubicada en la plaza Norrmalmstorg. Al ingresar hirió a dos guardias de seguridad y tomó a cuatro clientes como rehenes. Para liberarlos, Olsson exigió tres millones de coronas suecas y la presencia de un amigo suyo, Clark Olofsson, que estaba preso.

El secuestro duró seis días y a pesar de que el captor amenazara con quitarles la vida a los rehenes, estos manifestaron que se habían sentido seguros en manos de los secuestradores. Establecieron lazos afectivos con ellos y declararon públicamente que Olsson y Olofsson solo eran víctimas de una sociedad enferma.

Al cuarto día la policía taladró el techo de la bóveda. Olsson amenazó con matar a las personas que tenía en su poder, poniéndoles sogas al cuello e hirió a uno de ellos con un tiro. Una de las víctimas comentó que nunca se imaginó que su secuestrador iba a dispararles.

Al sexto día la policía soltó gas lacrimógeno en la bóveda y a los pocos minutos Olsson se rindió sin que hubiera heridos. Los rehenes se negaron a salir antes que sus captores, por miedo a que fueran atacados. Al despedirse de ellos lo hicieron con abrazos y buenos deseos.

“Se que puede sonar un poco raro, pero no queríamos que la policía les hiciera daño”, comentó  Birgitta Lundblad una de las rehenes.

La frase fue acuñada como una explicación por el criminólogo y psiquiatra Nils Bejerot. La mayoría de las personas no entiende que pasó. ¿Cómo se pueden desarrollar sentimientos positivos hacia su captor?

Kristin Ehnmark, otra de las victimas comentó en una entrevista explicó, “entras en una especie de contexto en el que todos tus valores, la moral que tienes, han cambiado de alguna forma”. En uno de los informes, fue Ehnmark quien desarrolló la relación más fuerte con Olsson.

En una de las llamadas con el primer ministro sueco Olof Palme, ella pidió salir del banco con los secuestradores. Los especialistas comentan que es muy raro que se de este caso pero la bondad y cuan involucrado esté representa un papel esencial.

El psicologo colombiano Emilio Meluk agregó: “en la medida en que haya sido más negativo, violento, agresivo, la posibilidad de que se presente disminuye sensiblemente. En cambio, si ha sido muy bueno, sin haber mucha violencia, entonces la posibilidad aumenta”.

Otro de los factores para que ocurra este fenómeno es la edad. Mientras más joven es la persona, está inclinada a presentar el síndrome, agregó el psicologo.