Carne de gato, el manjar vietnamita que sobrevive pese a su prohibición

Carne de gato, el manjar vietnamita que sobrevive pese a su prohibición

24 de agosto del 2015

Frita, a la parrilla o en salsa: la carne de gato mantiene su popularidad en Vietnam pese a que su consumo es ilegal desde hace casi dos décadas.

Lea también: En China se comieron 10 mil perros para celebrar el solsticio de verano

La prohibición, promulgada por el Gobierno en 1998 para frenar las plagas de ratas en los arrozales, no parece preocupar a los cuatro amigos que comparten varios platos de gato en un restaurante especializado a las afueras de Ho Chi Minh (antigua Saigón).

Lea también: Los insectos son mejores que la res y el cerdo

Cada pocos minutos dan un respiro a sus mandíbulas y brindan con un licor fabricado con la bilis del felino, a la que atribuyen grandes beneficios para la salud.

Lea también: Las dietas más raras del mundo

“Vengo aquí casi todas las noches, creo que como unos 25 gatos al mes. Nunca me canso de venir a este restaurante porque saben preparar el gato de muchas maneras distintas”, dice Tien, un hombre de 30 años.

El cartel de la entrada, con la imagen de un gato y a la inscripción “Restaurante de bebé tigre” -forma popular de referirse a estos felinos- deja poco espacio para la ambigüedad.

En la trastienda de esta nave industrial reconvertida en restaurante, media docena de gatos de mirada perdida pasan sus últimas horas arrimados los unos a los otros, a la espera de ser sacrificados y preparados para los clientes.

El dueño del establecimiento, que lleva abierto una década, elude revelar el origen de los animales, pero Tien no alberga dudas.

“Tienen una carne muy tierna pero firme, no vienen de ninguna granja. Son gatos callejeros o criados en hogares. Sé que hay gente que se dedica a capturarlos para venderlos en los restaurantes”, afirma.

La teoría del comensal es confirmada por la Asociación de Protección Canina de Asia (ACPA), que ha realizado investigaciones sobre la carne de gato en Vietnam.

Le Quoc Chinh, coordinador de la organización, asegura que en Vietnam no existen granjas de gatos y la mayor parte de la carne proviene de animales callejeros o pertenecientes a particulares, con los consiguientes riesgos sanitarios.

Carne-de-gato-1

“Muchos son secuestrados, pero en la mayoría de los casos es el dueño del animal quien lo vende. No los tratan como mascotas sino que los tienen en casa para controlar a los roedores, por eso no les importa deshacerse de ellos a un precio de entre 7 y 10 dólares por kilo, más cara que otras carnes”, explica.

No obstante, la organización cree que numerosos restaurantes del norte de Vietnam se nutren de gatos criados en explotaciones de otros países de la zona.

Esas sospechas se reafirmaron el pasado enero, cuando la Policía interceptó en Hanoi un cargamento de tres toneladas de gatos vivos provenientes de China.

“Las autoridades creen que esos animales fueron criados en granjas. Estaban muy débiles, casi no podían moverse, es posible que los criaran en jaulas muy pequeñas, como si fueran pollos”, aventura Chinh.

En cuanto a la prohibición gubernamental, el coordinador de ACPA explica que nunca llegó a tener un efecto real y los restaurantes especializados funcionan sin ningún impedimento por todo Vietnam, especialmente en el norte.

“Es incluso habitual ver a agentes de Policía comiendo en esos sitios. Muchos creen que les traerá buena suerte”, dice.

A Tien, consumidor habitual, no le mueven ni esa superstición, ni la extendida creencia de que su ingesta incrementa la potencia sexual masculina, sino sus supuestas virtudes culinarias.

“Muchos vietnamitas no comen el ‘bebé tigre’ porque nunca lo han probado, pero es la mejor carne. La de perro es mucho más grasienta”, argumenta entre bocado y bocado.

El único anhelo que le queda a este devorador de felinos es probar un gato negro.

“Son los mejores, pero su precio es demasiado alto y son difíciles de encontrar. El licor de bilis de gato negro es el más beneficioso para la salud“, comenta.

Pese a que mentalidades como la de Tien y sus amigos siguen siendo frecuentes en todo el país, Le Quoc Chinh asegura que la percepción está cambiando poco a poco.

“Muchos vietnamitas -dice- siempre lo han considerado normal y no ven nada malo en ello, pero cada vez más gente rechaza comer perros y gatos, sobre todo los jóvenes”.