El crudo relato de una familia que dejó a su perro en una guardería y fue devuelto muerto

Publicado por: luis.cifuentes el Mar, 03/05/2022 - 19:45
Share
Una familia en Bogotá denunció a una guardería por la muerte de uno de sus perros. KienyKe.com habló con los dueños de las mascotas y el encargado del hotel canino para profundizar sobre el caso.

Durante los últimos años cada vez más personas comparten su vida junto a una o varias mascotas, con lo cual las familias ya no solo se componen de humanos, sino de una mezcla también con otras especies, principalmente perros y gatos.

Sin embargo, a pesar del cambio cultural, los animales siguen siendo víctimas de maltratos, violencias y perjuicios, incluso en algunos establecimientos que tienen como propósito velar por su seguridad y el bienestar.

Este es el caso de una familia bogotana que en las últimas horas denunció la muerte de uno de sus perros, luego de ser dejados en una guardería durante algunos días.

La familia Bautista planeó pasar unas cortas vacaciones durante el fin de semana del 30 de abril, sin saber que sería la última vez que verían con vida a Tato, su perro de raza Schnauzer, de 14 años.

Aunque acostumbraban a llevar a todos lados a sus mascotas, el lugar al que acudieron durante esos días para descansar no lo permitía, por esa razón tomaron la decisión de buscar una guardería. A través de la recomendación de una veterinaria de la zona dieron con Boston School, que en sus redes sociales aparece como “colegio y guardería canina”.

Tras contratar el servicio, una camioneta recogió en casa de la familia Bautista a Tato y también a Zeus, de raza Bullterrier, el pasado viernes 29 de abril. Confiados en la responsabilidad del hotel para mascotas contratado, aunque con el vacío de la ausencia de sus perros, viajaron para pasar un fin de semana de descanso.

Durante esos días la familia se comunicó con Andrés Osorio, encargado de Boston School para pedirle fotos de sus dos perros y corroborar que estaban en buenas manos.

“Desde el día viernes ellos no nos enviaron videos ni fotos. Yo intenté comunicarme con ellos en muchas ocasiones y ellos siempre sacaban excusas. El señor me dijo que no podía porque era el cumpleaños de su esposa”, denunció Valentina Bautista, una de las dueñas de los perros en diálogo con KienyKe.com.

Tato y Zeus
Créditos:
Cortesía de Valentina Bautista

El día lunes 2 de mayo, a las tres de la tarde, Valentina recibió una llamada de Andrés Osorio para que bajara del edificio en donde vive a recoger a sus dos perros. Luego de eso, ella se preparó para bajar, pero unos segundos después Osorio volvió a llamar muy preocupado para notificarle que supuestamente Zeus había matado a Tato dentro del guacal durante el recorrido desde la guardería ubicada en La Calera hasta la casa en el barrio Ciudadela Colsubsidio, al norte de Bogotá

“Que ellos hayan dicho que Zeus mató a mi perro en cuestión de cinco minutos antes de habérmelo entregado, es el colmo, eso no tiene sentido común”, denuncia.

Según cuenta Valentina Tato y Zeus convivían desde hace 9 años juntos sin ningún tipo de inconvenientes, por eso para ella la versión del encargado de la guardería es inconsistente.  “Ellos llevaban conviviendo toda la vida juntos, en nueve años de convivencia nunca había pasado nada”.

Tras enterarse de la muerte de su mascota, Valentina decide llamar a sus padres y su hermano. Posteriormente, llevan a las mascotas a la veterinaria y, según la revisión, otra versión distinta a la de Andrés Osorio comienza a cobrar fuerza.

“Tanto la veterinaria como la funeraria nos indican, según los exámenes que le realizaron a mi perro Tato, que él llevaba más de 12 horas muerto y claramente las heridas que tenían no eran de Zeus, sino era un perro más grande”.

“Mi perrito tenía su cara destrozada, el cuerpo lleno de sangre muy seca, por lo que se eso había pasado hace mucho tiempo”, agrega.

Valentina también señala que el guacal en donde venían sus dos mascotas no tenía rastro alguno de sangre y Zeus, el compañero de Tato, tampoco.

Así también, aseguró que Zeus se encuentra en un estado emocional preocupante. “Mi otro perro está muy mal, no se ha querido parar, no ha querido comer, no ha querido salir y se la ha pasado llorando”.

Además, la familia Bautista denuncia que Andrés Osorio, luego de acudir con ellos a la veterinaria, decidió escapar para no responder por lo sucedido, versión que Andrés Osorio niega en diálogo con KienyKe.com.

La versión de Boston School

 

“Yo no me escapé, yo estaba dentro de la veterinaria y el señor que estaba ahí me estaba tratando muy mal… el señor se sale de la veterinaria, toma su celular, realiza una llamada y por mi seguridad y evitar más confrontaciones, opté por irme”, asegura Osorio.

Según la explicación del propietario de Boston School, durante los días que los perros estuvieron a su cuidado nunca tuvo contacto con la familia Bautista.

“No son clientes míos porque nunca había tenido contacto con los propietarios de las mascotas  en cuanto a servicios de colegio o guardería. Ellos son clientes de una veterinaria que está ubicada por la calle 68 con Boyacá, en esa veterinaria hicieron la contratación. La persona que me contacta a mí para prestar este servicio, se llama Liliana”

De acuerdo a lo señalado por Osorio, Liliana incluso fue la encargada de pagarle el servicio por 150 mil pesos, sin embargo, Valentina aseguró que fueron 280 mil a una cuenta de Nequi, que la misma guardería les indicó.

“Este fue un tema tercerizado, el cual llegó a mis manos y que ahí comienzan unas falencias de comunicación debido a tantas personas en medio de esto”, señaló el encargado de la guardería.

De la misma manera, niega que Tato haya muerto 12 horas antes, como lo aseguró la veterinaria, para él ese tipo de dictámenes se realizan en lugares especializados. Incluso, asegura que el lunes 2 de mayo a las 10 de la mañana él mismo le envió fotos a Valentina de los dos perros en buen estado.

También, aseguró que Zeus si tenía manchas de sangre en sus patas delanteras y que durante el recorrido “el perro con la saliva se limpió el hocico”.

De acuerdo a las declaraciones de Valentina Bautista, fue interpuesta una denuncia ante la Fiscalía General de la Nación para llegar hasta las últimas consecuencias en este caso.

Entretanto, Osorio denuncia amenazas en su contra y asegura que no se esconde por miedo a la justicia, sino por temor a su seguridad. “No me estoy escondiendo para no responder, sino me estoy escondiendo de miedo y de susto debido a este tipo de amenazas que me están llegando desde el día de ayer”.

KienyKe Stories