El deterioro del estadio Pascual Guerrero

24 de mayo del 2012

Después de una inversión cercana a los 90 mil millones de pesos, el personero de Cali encontró graves fallas en la construcción de las obras de adecuación para el mundial Sub 20 y en la interventoría.

Deterioro estadio Pascual Guerrero Cali

Nadie en Cali quedó contento con el nuevo Estadio Pascual Guerrero. Desde el comienzo hubo cuestionamientos sobre la manera como se invirtieron los cerca de 90 mil millones de pesos en su adecuación para el mundial Sub 20 de Fútbol. El personero de la ciudad, Andrés Santamaría, junto a 20 personeros delegados en infraestructura, pusieron la lupa sobre el escenario en una visita de inspección que evidenció un deterioro prematuro debido a problemas en su construcción.

Salieron a la luz grietas, filtraciones en los camerinos y acabados de mala calidad. También se descubrió que buena parte de la estructura metálica se encuentra oxidada, la silletería en mal estado y la pista atlética deteriorada.

El Estadio Pascual Guerrero presenta grietas, filtraciones en los camerinos, tubos y silletería oxidados.

La entidad busca determinar por qué se contrató una sola interventoría y un supervisor que no eran suficientes para la remodelación. A juzgar por la entidad de vigilancia, la obra requería más vigilancia y control.

Estos descubrimientos se suman a los de la Contraloría de Cali, que en 2010 encontró 11 hallazgos administrativos en las obras de remodelación que podrían vincular de manera formal a altos funcionarios de la administración de Iván Ospina. Lo peor de esta triste historia del Pascual es que aunque se han encontrado irregularidades en la remodelación, todavía falta invertir en el escenario 3.5oo millones para concluir su reconstrucción.

Todavía falta invertir en el escenario 35 mil millones para concluir la reconstrucción del Pascual Guerrero.

El personero Santamaría Garrido aseguró a KIEN&KE que la idea era mostrar las deficiencias de la inversión y hacer un llamado para que las obras se hagan bien. “Aquí hay obras de mala calidad que le tocará a la nueva administración pagar por ellos y será una inversión imparable. La ciudad perdió un porcentaje importante. Fue un estadio mal planificado, mal diseñado y entregado a dedo. Mire, por ejemplo, el sobrecosto de la pantalla, que pasó los 1.000 millones de pesos, cuando valía menos de 500 millones”, concluyó el funcionario.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO