El mapa de la obesidad en Colombia

El mapa de la obesidad en Colombia

21 de abril del 2013

En Colombia una de cada dos personas tiene problemas de sobrepeso. San Andrés y Providencia lideran las cifras de exceso de peso y obesidad. Por el contrario los habitantes de Vaupés, Amazonas, Sucre y Bogotá son los más delgados.

Mery Carillo convive con la obesidad mórbida desde hace veinte años. El mismo tiempo que lleva sin poder ir a una sala de cine. Desde niña siempre tuvo kilos de más. Creció en una familia dedicada al negocio de restaurantes en Cáqueza (Cundinamarca), municipio donde cada semana se sacrifican cerca de cien cerdos que son convertidos en chorizos, morcilla y trozos de carne.

La madre de Mery fue asesinada, lo que desencadenó en su hija una depresión aguda que terminó en un deseo incontrolable de comer y beber. Gastaba a diario entre 80 y 100 mil pesos en aguardiente y ron. En una ocasión, bebió 17 litros de licor junto a un amigo durante dos días consecutivos. Luego, con apetito voraz, se comió una gallina entera, un pedazo de costilla y dos bananos. Al día siguiente vomitó un balde de comida sin digerir y su piel olía a alcohol. Superó los 150 kilos de peso y tuvo que conseguir un cuidador, una persona que la bañaba, vestía, ayudaba a bajar escaleras y la aseaba luego de ir al baño. No pudo volver a conducir su carro ni a mirarse al espejo. Poco después llegó la resignación.

Según Fernando Ramírez, subdirector de la unidad de enfermedades crónicas no transmisibles del Ministerio de Salud, la obesidad es producto de malos hábitos alimentarios y de insuficiente actividad física; factores que relacionados con el consumo de tabaco y alcohol pueden causar enfermedades como cáncer de seno, colon y próstata. Además, de diabetes, enfermedad cardiovascular, apneas del sueño, altas probabilidades de infarto, enfermedad pulmonar crónica y luxaciones en los miembros inferiores, cadera y rodilla.

Obesidad, Colombia, Infografía, Kienyke

Un paciente con obesidad significa un alto costo para su familia y el sistema de salud. Es un enfermo susceptible a sufrir un infarto, tener un accidente cerebrovascular y requerir de diálisis renal. Todos son acontecimientos catastróficos que producen discapacidades prolongadas (ausencias laborales largas), y complicaciones para los parientes del paciente: el enfermo resulta aislado del entorno familiar, sus hijos tienen el riesgo de faltar al colegio o al trabajo para cuidar al paciente. Además, importantes sumas de dinero deben ser gastado en cuidados médicos.

Pero Mery solo reaccionó cuando sintió que su cuerpo era una cárcel. Tenía cortaduras en la piel, llagas olorosas y varios pliegues que debía cuidarse con talcos, desodorantes en crema y bañarse entre tres y cuatro veces al día. También se vio obligada a usar zapatos de hombre, mandar hacer su ropa, comprar brasieres de talla 46 que debía arreglar para hacerlos más grandes al igual que los calzones de talla doble XXL. Escasamente cabía en una cama doble, donde dormía sentada, apoyada en un montón de cojines.

El 5 de noviembre de 2010 Mery alcanzó los 241 kilos. Conoció su peso real luego de subirse a una báscula donde pesan el mercado que entra al Hospital Universitario La Samaritana. Estaba allí porque iba a comenzar el proceso médico para someterse a un bypass gástrico. Había contactado a Salvador Palacio, director de la Fundación Gorditos de Corazón, quien le ofreció su ayuda para volver a tener una vida normal. Aunque no tiene problemas de diabetes, colesterol o triglicéridos, las hemorragias vaginales la volvieron anémica.

Para John Duperly, médico internista y especialista en medicina del deporte de la Fundación Santa Fe de Bogotá, es fundamental atacar la causa que genera la obesidad: el consumo excesivo de calorías. Los procedimientos quirúrgicos más populares para combatir la obesidad son el balón gástrico, aquel que consiste en inflar un balón dentro del estómago para que no quepa tanta comida, y la manga gástrica, que reduce la capacidad del estómago. Se trata de procedimientos costosos que tienen como objetivo que la persona se llene más rápido y la comida se absorba muy poco. “En mi posición, las cirugías son para casos muy especiales y debe ser discutido con el grupo interdisciplinario que maneja al paciente obeso”, dice Duperly.

Obesidad, Colombia, Infografía, Kienyke

Mery Carillo logró bajar 110 kilos en dos años. Todo con ayuda de su psiquiatra, quien la estimuló a cambiar sus hábitos alimenticios y programar su mente. Mery ahora solo come una papa a la semana, dejó definitivamente el arroz, las carnes rojas, el pan y los lácteos. “Quité la gaseosa y el piquete. En la cabeza me había metido: voy para otra vida”, asegura. Ya usa zapatos de mujer, se baña y viste sola. Su deseo es hacer un recorte de piel sobrante que puede alcanzar los 50 kilos. Aunque Mery todavía tiene obesidad mórbida, enfermedad que mata a 200 mil personas anualmente en el país, siente que ya está preparada para volver a ver una película en el cine.

Mery Carrillo, Obesidad, Colombia, Kienyke

Después de que Mery Carrillo perdió casi todos sus negocios, volvió a la casa que heredó de sus papás y tuvo abandonada por cinco años.