El portal de las drogas en internet

El portal de las drogas en internet

12 de abril del 2012

Marihuana, Cocaína, Mescalina, Ketamina, Extasis, LSD, opio, anfetaminas, metanfetaminas, cualquier droga se puede conseguir fácilmente en esta página web, producto de adicciones, ambición y madre de las ventas de narcóticos por internet.

Silk Road es un portal web en el que solo se puede acceder a través de un servicio de anonimato en línea llamado Tor. La mayoría de los productos que se encuentran en esta página se adquiere a través de contrabando, a pesar de que sus administradores dicen no permitir la venta de productos que afecten la salud de sus compradores. La forma en la que se transa en Silk Road es por medio de ‘bitcoins’, un valor monetario encriptado que permite la anonimidad en las transacciones.

Se encuentran pocos escritos sobre este sitio web. La revista Gawker es uno de ellos. Su artículo, sobriamente titulado ‘El sitio web donde puede conseguir cualquier droga imaginable’ fue atacado incesantemente por senadores de Estados Unidos, pero hizo público por primera vez el portal web. Comenzó así:

“Mark, un desarrollador de software, ha pedido 100 microgramos de ácido a un sitio web de ventas Silk Road, por medio de un software que permite el anonimato online. Él encontró un vendedor con muy buenas referencias que parecía saber de qué estaban hablando, agregó la cantidad que quería de LSD a su carrito de compras y dio clic al botón “cuenta”. Puso su dirección y pagó al vendedor 50 Bitcoins –un valor digital imposible de rastrear-, que equivalen a 150 dólares. Cuatro días después las drogas, provenientes de Canadá, llegaron tres semanas después a su casa por el servicio postal de los Estados Unidos”.

La única forma de ingresar a Silk Road es por medio de Tor, un software que permite navegar internet de forma anónima.

El escrito fue atacado, evidentemente, por el lenguaje tan común con el que se presenta un sitio en internet que vende narcóticos de manera sencilla, que sólo permite usuarios a través del software que impide rastrear a los usuarios, que tiene su propia moneda que no permite el reconocimiento de quién hizo la transacción y que, además, le deja su pedido en casa. El artículo lanzó el sitio a la fama, pero fue aún más lejos: evidenció que el negocio se digitalizó, que la distribución se facilitó, que el consumo aumentó y que, por ende, la guerra contra las drogas se complicó aún más. Abrió de nuevo el debate.

Tres décadas de lucha contra los narcóticos han probado que la inversión económica de esta guerra aumenta al mismo nivel que la violencia, que la destrucción ambiental a causa de cultivos ilícitos, y que la oferta y demanda por parte de los usuarios. Estas tres décadas también han un indicio: al parecer, la lucha contra los efectos adversos de las drogas no radica en la prohibición de estas sino en la educación a los posibles consumidores, aunque sea tabú.

Oportunamente lo dijo Walter Cronkite, periodista de CBS, en relación con una de las políticas anti guerra que apoya, Drug Policy Alliance: “la histeria de la guerra contra la droga debe ser contrarrestada con análisis serios y exactos sobre los verdaderos peligros de estas”.

Y no fue el único. El diario británico The Guardian (www.globaldrugsurvey.com ) ratificó con un reciente estudio sobre el consumo de droga a nivel mundial que, a pesar de la guerra, el consumo de Marihuana, Cocaína, Mescalina, Ketamina, Extasis, LSD, opio, anfetaminas, metanfetaminas y demás narcóticos solo aumenta.

La encuesta liderada por el diario The Guardian fue realizada a 15,500 personas a nivel mundial.

De las 15,500 personas que hicieron el test a nivel mundial, el 92% afirmó haber tomado alcohol en el ultimo mes; el 53% cannabis; el 34%, MDMA y el 22%, cocaína. Entre el 2010 y el 2011 aumentó en un 10% el consumo de nuevas sustancias y, comparado con el 2005, en un 23%. Esto a pesar de la lucha contra la producción, la distribución y el consumo.

El 15 de noviembre de 2011, el presidente Juan Manuel Santos manifestó que aceptaría la legalización de algunas drogas, si ésta se coordina internacionalmente. Se celebra la VI Cumbre de las Américas, en donde jefes de estado del hemisferio se reunirán el 14 y 15 de abril, en donde se discutirán las problemáticas sociales, políticas y económicas que atraviesa el continente. En la agenda de este evento habrá debates sobre integración física de las Américas, reducción de la pobreza, atención de desastres naturales, acceso y utilización de tecnologías, seguridad y drogas. En cuanto a esta última temática (la más candente), Estados Unidos ya tiene una posición clara: insiste en la lucha contra los narcóticos. Michael McKinley, embajador de Estados Unidos en Colombia, aseguró, en entrevista con Caracol Radio, que “se debe luchar contra el comercio de drogas tanto adentro como afuera de Estados Unidos”. Punto.

¿Pero, qué opinan los demás dirigentes del mundo? El pasado 13 de marzo se realizó una ponencia mundial en Inglaterra. Su nombre, contundente, ‘Es tiempo de terminar la guerra contra las drogas’. A esta asistió una muestra de la autoridad mundial, personajes íconos de la fama y del poder: Julian Assange, Richard Branson, Russel Brand, Eliot Spitzer (gobernador de New York), Fernando Henrique Cardoso (ex presidente de Brasil), Bernard Kouchner (ministro de Relaciones Internacionales de Francia), entre otros. El resultado: el 64% de los asistentes concluyeron que se debería acabar la guerra contra las drogas.

A pesar de que importantes estudios como el de The Guardian apuntan a que esta lucha no ha dado resultados para acabar contra el consumo, se continuará hablando de drogas y, al parecer, todo apunta a que no se tomarán decisiones. Con respecto a la posición del presidente Santos, lo dijo el analista político Juan Manuel López en su columna en Kien&Ke: “Lo que realmente sucede no es que sea un propósito de nuestro mandatario liderar una especie de revolución al respecto, sino que las condiciones objetivas donde se mueve esa temática lo han llevado a eso”. Hay temor hablar de legalización y nadie asegura que ésta dé resultados positivos. Al parecer, por ahora continuará la guerra contra las drogas y las ingeniosas ventas por internet de todo tipo de sustancias alucinógenas, como Silk Road. Este fin de semana en Cartagena sólo se aspirará diplomacia y de la VI versión de la Cumbre de las Américas quedará la foto.