Enigmático: el poder oculto de las calaveras

Enigmático: el poder oculto de las calaveras

27 de agosto del 2017

Una de las imágenes más célebres de la literatura universal, es cuando Hamlet está sosteniendo la calavera de su amigo de infancia y bufón de la corte Yorick, un recordatorio de William Shakespeare que hace referencia al inevitable destino del ser humano: la muerte. Así es, desde la antigüedad las tribus tenían un gran respeto y valor por los cráneos humanos, pues se creía que albergaban el alma del difunto. En la Edad Media, los intelectuales lo llamaban “Memento Mori” que en latín significa “Recuerda eres mortal”. Nuestra transitoriedad en el mundo, llevó al hombre a considerar  al cráneo como un trono de fuerza vital, de ahí el deseo de muchas culturas de conservarlos, como objetos sagrados y elementos transmutadores.

De igual manera, se han empleado en actos y ceremonias mágicas, esotéricas y en logias como los masones, simbolizando el ciclo iniciático: la muerte corporal como preludio del renacimiento a un alto nivel espiritual, que al estar adornada por dos tibias en forma de X, representa la sumisión de la naturaleza bajo la influencia predominante del alma, en otras palabras la perfección. Por está razón, la calavera es utilizada hoy en día no solo en el arte, sino también en la música especialmente en las bandas de rock, al igual que en algunas divisiones militares y en la tradicional fiesta del Día de los Muertos en México, diferentes alegorías para un mismo sentido; lo efímero de nuestro paso por el mundo.

Precisamente en este país se originó la famosa leyenda de las 13 calaveras de cristal, que cuenta cómo los Mayas dispersaron por el mundo trece calaveras talladas que heredaron de los habitantes de la legendaria Atlántida, antes de que su continente se hundiera en el mar. El día que éstas sean reunidas en un mismo lugar, será el tiempo propicio para conocer la sabiduría de los atlantes. Existe también otra versión, en donde explican como las calaveras corresponden cada una a los trece mundos habitados por los seres humanos, entre esos la Tierra.

En la actualidad, se han encontrado ocho de las trece calaveras y están distribuidas en diferentes museos del mundo:

  1. Calavera Jesuita: Data de 1532 y el fundador de los jesuitas San Ignacio del Loyola la tuvo en su poder, dicen que atraía toda clase de pájaros.
  2. Calavera Baby Luv: labrada en cuarzo rosa y hallada en 1700 por un monje en el monasterio de Luov en Ucrania.
  3. Calavera ET: es de cuarzo ahumado y fue encontrada en 1906 en Guatemala. Se caracteriza por la forma del cráneo puntiaguda y la mandibular pronunciada, que le da un aire no tan humano. Se dice que posee poderes curativos y hace parte de la colección privada de Broma Van Dietan.
  4. Calavera Maya: se descubrió en 1912 en Guatemala y está tallada en cuarzo.
  5. Calavera Lazuli: esculpida en lapislázuli y fue descubierta en 1995 al norte del Perú, las personas decían que era una obra de espíritus malignos.
  6. Calavera Shui Ting Er: el arqueólogo chino Yeng Fo Huu la encontró aproximadamente hace 130 años en el suroeste de Mongolia y está hecha de amazonita.
  7. Calavera Oceana: labrada en cuarzo, perteneció a un campesino brasileño que vivía en la región de la Amazonia. En el año 2004 fue donada al Museo de Minerales en Brasil.
  8. Calavera MAX: la mayor calavera de cristal conocida y descubierto en Guatemala. Se cree, que fue utilizada en rituales de sanación y terminó en manos de la espiritualista tibetana Joann Parks en Houston, Texas.

El misterio que rodea a estos objetos, sigue siendo fascinantes y las personas insisten en los propiedades paranormales de las mismas. Aún quedan muchas incógnitas al respecto, pues hoy en día no existe ninguna herramienta capaz de esculpir tales piezas, porque fueron hechas de un solo trozo del más puro cristal y talladas en contra del eje natural de la roca. Un secreto más, heredado de los sabios indígenas.

Por: Armando Martí