Juan Diego Alvira, el hombre detrás del periodista

Publicado por: luis.cuellar el Mié, 24/02/2021 - 12:55
Share
Juan Diego Alvira es uno de los periodistas más reconocidos y queridos de Colombia, en KienyKe.com conocimos sus miedos, retos y dificultades en medio de la pandemia.
Juan Diego Alvira, el hombre detrás del periodista

Oriundo de Ibagué, Tolima, Juan Diego Alvira es actualmente uno de los presentadores y periodistas más reconocidos de la televisión colombiana. Es admirado y seguido por un gran número de personas en sus redes sociales e imprime un sello propio en sus contenidos periodísticos, los cuales siempre generan polémica y marcan tendencia.

Alvira habló con KienyKe.com sobre sus retos, dificultades y los cambios que tuvo su profesión durante la pandemia, los cuales afrontó y ha sacado adelante a su particular manera. Juan Diego es consciente de su lugar destacado en Caracol Televisión. No es para menos, pues ciudadanos de todo el país reconocían su trabajo periodístico desde que estuvo en CityTv. 

“Es por un lado una gigantesca alegría, emoción, pero al mismo tiempo una enorme responsabilidad. Ser reconocido y tener esa posibilidad de entrar a las casas de miles y miles de hogares del país significa una actividad de muchísimo compromiso, responsabilidad, de unas obligaciones enormes de la búsqueda de tener un ejercicio periodístico honesto, franco, cercano y sobre todo procurando la imparcialidad y equilibrio periodístico”, confiesa. 

El periodismo durante la pandemia

La pandemia generada por la covid-19 forzó al cambio a diversos sectores sociales y laborales, incluido el suyo. Sobre hacer reportería y contenidos para televisión, cuenta Juan Diego Alvira que “antes de la pandemia sonaba imposible y hasta ofensivo suponer que un noticiero de televisión pudiera emitirse desde la sala de una casa y que el presentador, el anchor o quien quiera que estuviera presentando la noticia, lo hiciera desde esa área”.

Los primeros días de este cambio no fueron fáciles. El periodista cuenta que “al comienzo hubo hasta nerviosismo, suponiendo uno que no se sabía qué impacto se podía tener. Muchas veces, simple y llanamente las cosas se hacen de la mejor manera y no para despertar ningún tipo de emoción, ni sensación diferente de hacer las cosas sencilla y honestamente”

Los televidentes, sin que él pudiera controlarlo, comenzaron a fusionarse con la vida privada del periodista. Las cámaras del estudio en casa mostraron desde su familia hasta las mascotas y habitaciones. Para Juan Diego Alvira significó todo un reto: “fue extraño, raro. Rompía, además, una muralla de rigidez, de cuadriculados que a veces tenemos en un escritorio y en un set”. 

Lo que no se ve en cámaras

Las noticias en tiempos de teletrabajo obligaron a los periodistas a hacer una serie de maromas y aprovechar las herramientas en el hogar para entregar la información con la mejor calidad posible, pero ¿qué pasa cuando los acontecimientos externos se escapan de las manos? Juan Diego Alvira, con una sonrisa en su rostro, recuerda los traspiés que ha vivido en tiempo de pandemia, desde fuertes ruidos hasta momentos incómodos.

“Yo tengo acá tres perros que detestan y odian a muerte al perro vecino. Preciso pasa el perro vecino, que lo están sacando a las 7 u 8 de la mañana, y estos tres perros se van en gallada contra la puerta con unos ladridos desesperantes. ¡Imagínese eso al aire, mientras uno habla de lo que puede estar sucediendo con la covid-19!”, cuenta el presentador sobre algunas de las experiencias que sucedieron en plena emisión de la mañana. 

Eso sí, las interrupciones no vienen solo de sus adoradas mascotas. También debe prever las posibles fallas técnicas que ocurran en medio de la emisión. Emocionado, Alvira recuerda que, en medio de una trasmisión, el encargado de la cámara instalada en su hogar corrió para poder cambiar la batería. El periodista quedó “ponchado” en cámara mientras movía sus manos para que no lo sacaran del aire.

Juan Diego Alvira fuera de las cámaras

Alvira es reconocido a nivel nacional por su dedicación con los informes periodísticos.  “Yo trato de domingo a viernes de estar supremamente metido en el mundo de las noticias, entonces vivo en función de eso”, cuenta el comunicador, quien desde tempranas horas del día se ‘empapa’ de información para mantenerse actualizado.

Eso sí, una vez se apagan las cámaras inicia la otra faceta: la del esposo y padre que afronta retos como cualquier otro. “Yo me considero como cualquier otra persona común y corriente, que usa la misma ropa, que tiene los mismos afanes, que tiene los mismos inconvenientes propios de la vida casera”.

La constante búsqueda de información no lo aleja de su familia. Como bien cuenta, constantemente se comunica con su esposa vía celular y se acerca a su familia para saber cómo se encuentra en los pequeños espacios que tiene disponible.

Una vez llega el fin de semana, Juan Diego Alvira trata en lo posible de no leer un solo artículo o titular noticioso y se desconecta de lo que sucede en el mundo para centrarse en quienes lo rodean. Incluso cuenta que en sus días de descanso se levanta sobre las 7 de la mañana para pasar el mayor tiempo posible junto con su hija y esposa. 

De presentador a… ¿Boxeador?

Entre los aspectos menos conocidos del presentador están sus hobbies y pasiones fuera de las cámaras; entre ellos, hacer unos amplios y complicados recorridos en bicicleta y leer libros, como se puede evidenciar en su amplia y vasta biblioteca. Pero uno de sus mayores intereses es el boxeo.

Escuche aquí la entrevista con Juan Diego Alvira:

“Desde que estaba en el colegio me gustaba el boxeo. Tal vez fue en la época de Happy Lora, Fidel Bassa, los boxeadores de la época; esos eran los referentes deportivos de uno. Yo me crié en un pueblo que se llama Ortega, en el Tolima, donde se acomodaba un grupo de gente alrededor de un televisor para ver las peleas”, cuenta Juan Diego Alvira. También recuerda con nostalgia cuando emulaba las peleas junto con sus compañeros de colegio. Usaba guantes y se sentía, desde pequeño, como un gran boxeador. 

De esa disciplina aprendió a levantarse siempre que la vida lo obliga a caer. Además, pone en práctica en su día a día una frase dicha por el reconocido entrenador de boxeadores Constantine "Cus" D'Amato, quien en su momento mencionó “la suerte se reparte a las 7 de la mañana”. Entonces, él creció pensando que la suerte lo tiene que encontrar preparado si quiere recibirla. 

¿Amado entre las mujeres?

No es un secreto para nadie que Juan Diego Alvira es admirado profundamente entre las mujeres de Colombia. Incluso en sus redes sociales tiene un amplio séquito de seguidoras que comentan sus diferentes publicaciones. Sobre esto, el presentador reconoce que se siente hasta intimidado. No es para menos, pues en diferentes ocasiones son sus seguidoras quienes lo increpan por una fotografía sin importar el momento o el lugar. 

“Te confieso que yo no me considero el tipo galán, el más arrollador. Digamos que la televisión es agradecida con uno, la cámara es agradecida con uno. Bien o mal, no te voy a negar, eso genera ese tipo de simpatías y me parece chévere”, dice el presentador. 

Luego de ver por televisión a un Juan Diego Alvira que derrocha expresividad y elocuencia en nombre de la información, sorprende conocer su lado B: es una persona que se intimida en la calle. “A veces me sonrojo. Yo soy en esas cosas tímido, inclusive hasta con mi esposa; pero ella es muy comprensiva y sabe que, al final, pues qué le hacemos”, reconoce el presentador.

Su camino para entender a los “haters” y los memes

Al estar en televisión y ser uno de los periodistas más reconocidos del país, Juan Diego Alvira se encuentra ampliamente expuesto a críticas y comentarios de todo tipo, los cuales debió aprender a afrontar poco a poco. Según sus palabras, “no te voy a negar, a uno lo amargan. Yo, como periodista, no garantizo infalibilidad. Lo que trato de ofrecer, mi sello y garantía, es honestidad, franqueza, amor por lo que hago, sin sesgos, ni prejuicios; siempre trato de estar del lado del más débil de la historia”.

“Cuándo hay comentarios desobligantes, que se meten ya con cosas que son hirientes y demás, al comienzo me dejaba tocar. Me decía ‘hombre, pero ¿por qué? Si esa no era mi intención’, es decir, el propósito no es eso. Fui entendiendo la dinámica del asunto y poco a poco aprendí a no dejarme influenciar por el qué dirán en las redes”, puntualizó el presentador. 

Al tocar el tema de la política, desde su posición como figura pública , señala una dinámica estrechamente relacionada con el ejercicio periodístico, que se esconde tras las redes sociales y que poco a poco entendió: “si tu cuestionas algo, te encasillan en el bando contrario y si cuestionas y criticas a los de este, se te vienen los del otro andén”.

En redes sociales, especialmente en Twitter, es común ver de tendencia el nombre de Juan Diego Alvira acompañado por comentarios e imágenes que se podrían considerar ocurrentes y graciosos. Hasta el mismo presentador reconoce que ha visto algunos bastante creativos. “De pronto hay algo de meme en lo que uno hace y por eso se vuelve fácilmente un meme”, admite.

Después de todo, el periodista se ha encontrado con situaciones tan extrañas que hacen pensar en el propio ejercicio periodístico como meme. Recordó cuando encontró a un ladrón robando útiles escolares en una institución académica mientras hablaba sobre el retorno escolar.

“Lo más absurdo y sorprendente de todo es que creo que son las cosas que uno como periodista debe encontrar y saber contar. Uno presenta lo que la gente no siempre ve o no siempre se le muestra”, expresa el comunicador.

Hoy por hoy, Juan Diego Alvira es reconocido como uno de los presentadores más populares del país. Sus notas periodísticas y sus ingeniosos pasos en cámara son solamente una parte del ser humano que, sin duda, sorprende en sus diferentes facetas.