La exguerrillera que extraña a las Farc, la historia que conmueve a EEUU

Publicado por: admin el Jue, 28/04/2016 - 06:49
Share
'Mélida' militó en las Farc, grupo al que llegó engañada con la promesa de una existencia mejor, desertó, pero hoy extraña algunos aspectos de su paso por la insurgencia porque "esta vida es d
La exguerrillera que extraña a las Farc, la historia que conmueve a EEUU
'Mélida' militó en las Farc, grupo al que llegó engañada con la promesa de una existencia mejor, desertó, pero hoy extraña algunos aspectos de su paso por la insurgencia porque "esta vida es dura aquí". La historia fue rescatada por el New York Times y puede leerse en su edición on line. La mujer, cuyo nombre fue cambiado por motivos de seguridad, entró a las Farc a los nueve años con la promesa de que en la guerrilla comería mejor. Hoy tiene 20 años y vive en Caldas. Regresó a la casa paterna a los 16, su familia creía que había muerto en combates. En ese momento"Mélida" solo logró reconocer a su abuelo por un lunar que éste tenía en su mejilla. A su regreso tenía una granada y una pistola. Después de creer que todo en su vida estaba volviendo a la normalidad, el ejército llegó a su casa para arrestarla. Le sorprendió saber que su papá había informado a los militares de su presencia. El hombre buscaba reclamara una recompensa. Aunque  la joven ha vuelto a la vida civil, confiesa que muchas veces ha considerado volver a las Farc. "A veces pienso en volver a la guerrilla porque esta vida es dura aquí", dijo Mélida al diario neoyorquino. Lea también: El pueblo donde las prostitutas ganan más que el alcalde El medio estadounidense denuncia que las Farc aún siguen reclutando niños. Esto lo comprobaron en una visita realizada a uno de los campamentos del grupo guerrillero, donde encontraron media docena de jóvenes de casi 15 años que habían declarado haber sido reclutados en meses cercanos a la fecha de la visita. El artículo cuestiona los programas de reintegración que desarrolla el gobierno colombiano. Varios jóvenes sienten que son juzgados por su pasado y piensan que volviendo al grupo guerrillero estarán mejor. “Si los programas de reintegración fallan al ofrecerles oportunidades a los niños excombatientes, los poderosos grupos paramilitares y de narcotráfico del país les pueden ofrecer una alternativa tentadora”, dice Adam Isacson, analista de la Oficina de Washington para América Latina, un grupo de derechos humanos. Dentro del artículo también se cuenta la historia de otros dos jóvenes (Fabio y Freddy) que fueron reclutados por grupos ilegales cuando tenían 9 y 13 años de edad. Uno de ellos fue entrenado para matar soldados mientras estos dormían por la guerrilla  . El otro se unió al grupo guerrillero para vengar la muerte de su primo.