Los Nule se van contra sus socios

Los Nule se van contra sus socios

28 de julio del 2011

El abogado Álvaro Dávila, exasesor del Grupo Nule, tendrá que responder por los presuntos delitos de concusión, falsedad en documento privado, fraude procesal y celebración indebida en contrato dentro del ‘Carrusel de Contratación’ de Bogotá. La fiscalía lo citó a una audiencia de imputación de cargos el próximo 31 de Agosto.

Este no sería el único problema judicial que debe enfrentar este influyente abogado, ex asesor de los Nule y amigo desde sus tiempos de estudiante en la Universidad del Rosario del exalcalde Samuel Moreno, quien le dio mucho poder durante su administración. Miguel, Manuel y Guido Nule lo acaban de denunciar por concierto para delinquir y peculado por apropiación. Según ellos, Dávila sirvió como intermediario de solicitudes de porcentajes indebidos a favor del exalcalde Moreno y de su hermano, el exsenador Iván, dentro de la suscripción de contratos de la malla vial de Bogotá los cuales sumaron más de 70.000 millones de pesos.

Según la denuncia, radicada el 27 de julio pasado, Dávila sirvió como intermediario en las mismas actividades a favor del ex contralor de Bogotá Miguel Ángel Moralesrrusi.

En el escrito, conocido por Kien&Ke, los Nule denuncian por los mismos delitos a Emilio Tapia, su antiguo amigo de parranda, viajes  y negocios. Aseguran que fue él quien intercedió para que el Distrito les quitara el contrato de un tramo de Transmilenio de la calle 26. Agregan que Tapia participó de las exigencias económicas (30 mil millones de pesos) que hicieron los hermanos Moreno por la cesión de ese contrato a la empresa Conalvías, que en la actualidad desarrolla la obra.

Los Nule también dedican buena parte de su denuncia al empresario Julio Gómez, quien ha sido señalado en varias oportunidades por apropiarse de millonarios recursos de obras en Bogotá que quedaron a mitad de camino. En este sentido, aseguran que Gómez participó en la adjudicación del contrato de la tercera fase de Transmilenio, por la cual solicitó 1.750 millones de pesos.

Por ahora, nadie sabe si esta denuncia tiene que ver con la estrategia de los Nule para recibir beneficios por parte de la Fiscalía, o se trata de una venganza contra quienes en algún momento participaron, junto a ellos, del ‘Carrusel de Contratación’ de Bogotá.

Podría tratarse de una medida desesperada de los empresarios costeños, de quienes se sabe, están acorralados  en una casa fiscal de la cárcel La Picota, porque sobre ellos no hay decisiones judiciales al ritmo que esperaban.