Mary Luz Herrán, la mujer revolucionaria que fue esposa de Gustavo Petro

18 Junio 2022, 05:45 PM
Share
Creado Por
Luis Cifuentes
Mary Luz Herrán habló con KienyKe.com sobre su vida de militancia política y su historia de amor con el presidente electo, Gustavo Petro.
Créditos:
Facebook - Mary Luz Herrán

Firme, hiperactiva, decidida y sobre todo comprometida políticamente, así es Mary Luz Herrán, la primera esposa de Gustavo Petro y quien recorrió el país para impulsar la campaña presidencial del líder de izquierda que se convirtió en presidente el pasado 19 de junio.

Su interés por la política comenzó desde muy niña, a los 11 años se involucró en un grupo juvenil para realizar labores sociales en inmediaciones al barrio Gaitán de Bucaramanga; desde ese momento se sintió comprometida con las necesidades que padecían las personas de este sector obrero.

Estudió su bachillerato en el Colegio María Goretti, lugar donde se vinculó con la juventud comunista, la Unión Patriótica y posteriormente al M-19, agrupación donde conoció a Gustavo Petro. Su militancia política le traería grandes problemas para su seguridad, aun siendo muy joven.

A los 15 años ya me reconocía mucha gente”, dice, antes de mostrar las cicatrices en su brazo, producto de la persecución que vivió por defender sus ideas.

“Le pagaron un sicario de la Brigada Quinta para que me matara y grité, me defendí. Quedé viva y con la marca de por vida. Ahí se habían llevado a mi papá, quien estuvo siendo torturado por el General Farouk Yanine Díaz en Aguachica”, cuenta.

Por su militancia, el ejército creyó que el padre de Mary Luz Herrán era un comandante guerrillero y por esa razón fue torturado. “Él nada tenía que ver”, asegura.

Al consultarle sobre las razones que la llevaron a creer en ese momento en una revolución responde que son las mismas de ahora, para ella  las condiciones del país no han cambiado desde entonces.

“En Colombia hemos crecido en un país marcado por la violencia; ni nuestros abuelos, ni nuestros padres han vivido en un país que tenga paz. El terrorismo de Estado siempre ha estado a la orden del día”.

Vea la entrevista completa acá:

A los 16 años Mary Luz fue llevada a los calabozos del F2, un comando de la Policía Nacional que se encargaba de realizar operaciones secretas y posteriormente fue relacionado con desapariciones forzadas, limpieza social y vínculos con los paramilitares.

Allá me golpeaban con un revólver y me decían ‘quién le lavó el cerebro’ y yo decía ‘a mí nadie me lavó el cerebro cuando nosotros estamos viendo alrededor tanta pobreza tanta discriminación y tanta exclusión’”.

A muy temprana edad ejerció funciones de liderazgo; siendo mujer y en una época machista su fuerza es más que notable.

“Yo siempre he tenido como algún papel de liderazgo, estoy siempre proponiendo ideas, nunca me quedo quieta, soy un poco hiperactiva. Siempre estoy pensando qué más cosas podemos hacer, cómo lo podemos hacer”.

Así conoció a Gustavo Petro

 

Precisamente, desde ese lugar fue que conoció a Gustavo Petro. Carlos Pizarro, comandante general del M-19, envió a Petro a Santander, tal vez él ya había escuchado de Mary Luz y por eso insistió tanto en reunirse con ella, pero no iba a ser una misión fácil.

Logró ubicarla en el Parque de la Sagrada Familia, pero ella decidió no atenderlo, sino delegar esa función a uno de sus compañeros de militancia.

Se volvió sospechoso que fuera insistente, volvió otra vez y yo le dije a los camaradas que Petro era sospechoso, que estaba muy raro por insistir tanto en hablar conmigo, y dije: ‘le vamos a echar la policía’”

Dos días después, y luego de tanto insistir, se encontraron en una cafetería, recuerdo que Herrán mantiene intacto, tanto así que hasta describe como estaba vestida ese día. Al caer la noche, se fueron a la Rontonda del Estadio y allí los robaron, a Petro le quitaron 80 mil pesos de la época y a su futura esposa un reloj.

“Luego él mismo se fue haciendo planes sin consultarme, sin decirme nada; como que pensó que esa era la mujer que él quería para que estuviera con él e hizo muchos planes. Hasta alcanzó a arrendar una casa en Barrancabermeja y no sé qué más cosas pensó el hombre. Allí fue donde lo cogieron preso, y cuando salió de la cárcel, me buscó y me fui con él”.

Para ese entonces Herrán era menor de edad, por esa razón su padre se opuso rotundamente a esa relación y hasta intentó  denunciarlo ante la Policía.

“’Se robó mi hija’, dijo mi papá, pero bueno, no pasó nada porque ya después lo conocieron y se dieron cuenta que era un excelente hombre”, dice.

De allí se fueron para el departamento del Tolima. Petro tomó la comandancia de la compañía Jorge Eliécer Gaitán, mientras ella se dedicaba a instruir a los militantes en Historia y Geografía.

Después, fue encargada de contactar a periodistas en Bogotá para dar a conocer la disposición del grupo guerrillero para entablar diálogos que llevaran a un acuerdo de paz, pero un compañero la delató y fue capturada por la Policía.

Tuve el apoyo de Gustavo Petro permanentemente, él todos los sábados me visitaba y llevaba una chuspita con el mercado”.

Mary Luz Herrán y Petro

En la cárcel, también sacó a relucir sus atributos de liderazgo. Luego de reunirse con el director de la cárcel, logró ampliar el horario al aire libre de las presas, de cinco a ocho de la noche, privilegio del que solo gozaban los hombres.

De la misma manera, organizó  e impulsó comités de salud, deportes, música, entre otros, dentro del centro carcelario.  Su interés no era otro que dignificar a las mujeres privadas de la libertad.

“Allá conocí situaciones muy complejas de mujeres que duraban en la cárcel 18 meses porque no permitían ser violadas por los policías en el CAI de la 21, en la ciudad de Ibagué”.

Incluso, dentro de la cárcel conoció a alias “La pistolera”, una mujer, que según cuenta Herrán, fue contratada por el F2 para asesinarla dentro del centro penitenciario.

“La señora al ver mi liderazgo, mi proceso con las mujeres, me dijo: “mamita, me mandaron a matarla pero yo a usted no le voy a hacer nada’”.

Cuando salió de la cárcel, Petro fue a recibirla y desde momento comenzaron su vida juntos. Él la impulsó a terminar su bachillerato y así lo hizo. Por haber obtenido un gran resultado en el ICFES, Herrán decidió postularse a la carrera de Relaciones Internacionales en el Externado, pero no fue aceptada por haber integrado en el pasado las filas del M19. En ese momento ya estaba embarazada de su primer hijo, Andrés.

Finalmente, optó por estudiar en la Universidad Autónoma, Relaciones Económicas Internacionales y también hizo un postgrado en Derechos Humanos.

Con el nacimiento de su hija Andrea, Petro y Mary Luz Herrán decidieron contraer matrimonio en 1991, relación que mantuvieron hasta el 2003, año en el que se divorciaron.

Sus dos hijos se exiliaron en Canadá, tras ser amenazados durante el periodo que duró en el Congreso Gustavo Petro y en el que denunció la relación entre la política y paramilitarismo.

Actualmente Mary Luz está vinculada a la Colombia Humana de Gustavo Petro, lo hace siendo fiel a sus ideales de cambio. Hasta llena de elogios a quien fuera por más de una década su esposo y padre de sus dos hijos. No lanza ni siquiera una sola crítica en su contra, solo recuerda lo bueno de él y sus luchas.

KienyKe Stories